Márquez, campeón del mundo al estilo Márquez

Marc Márquez. / Foto: Afp | Vídeo: Eva Frías/Photocall3000

El español alcanza su cuarto título de MotoGP tras una carrera llena de tensión en la que casi se cae y en la que su rival Dovizioso fue el que acabó por los suelos

BORJA GONZÁLEZCircuito Ricardo Tormo de Cheste (Valencia)

«Márquez's style!», decía en inglés y entre risas Marc Márquez nada más llegar al parque cerrado después de haber disfrutado de la euforia de la celebración de su sexto título de campeón del mundo. 'Al estilo Márquez', en referencia al momento más eléctrico -una casi caída- de una carrera llena de tensión, con muchas segundas lecturas en un día en el que muchos factores tenían que sumarse para que el piloto de Cervera no se llevase su cuarto MotoGP, y que este terminase en las manos de Andrea Dovizioso. Muchos o tal vez sólo dos: que Márquez sufriese un incidente, o mecánico o en forma de caída; y que Dovizioso ganase la carrera.

El italiano intentó hacer su parte, y pese a llegar a la carrera con un menor ritmo después de unos entrenamientos no demasiado brillantes, supo aguantar en el quinteto de cabeza, también conocedor de que no era un domingo en el que a su rival le fuese a tocar arriesgar, lo que iba a hacer que tuviese que guardarse unas décimas en el bolsillo como colchón de seguridad. Y Márquez lo hizo, aunque también hizo una de las suyas e hizo detonar una carrera que vuelta a vuelta mantenía su guión: el cada vez menos sorprendente Zarco liderando desde la salida, Márquez a su rueda, Dani Pedrosa siempre a menos de un segundo de su compañero de equipo, y la pareja Lorenzo-Dovizioso circulando muy cerca de la segunda Repsol Honda.

Más información

«Era muy consciente de que no tenía que arriesgar más de la cuenta pero el error no ha sido por ir pasado de vueltas, ha sido por miedo, cosa que no tengo nunca», confesó el campeón del mundo sobre su enésimo milagro, levantar la moto cuando ya estaba en el suelo tras un error en la primera curva de la vuelta 24 justo después de pasar a Zarco. «He tenido miedo, respeto, de que Zarco entrara y lo último que quería era que cayeran dos pilotos, y yo dentro. Porque ahí sí que Dovi ganaba muchas plazas de golpe».

Márquez levantaba la moto y volvía a la pista por detrás de sus cuatro rivales, y lejos de ellos, aunque con bastante margen sobre el grupito perseguidor en el que estaban, entre otros, Iannone, Rossi y Rins, que a la postre terminó cuarto, su mejor resultado en este año de debut en la clase reina. Pero al líder de la general la tensión del fallo se le fue de golpe cuando vio lo que se terminó cociendo por delante, en concreto lo que ocurrió con la dupla Ducati.

Error de Dovizioso

Dovizioso se había mantenido siempre a rueda de Lorenzo, dejando por momentos la sensación de que estaba siendo frenado por su compañero de equipo en el objetivo de apretar a Márquez. Es por eso que desde el box Ducati repitieron la maniobra de Sepang: mostrar a Lorenzo en la pantalla de su moto el mensaje 'Suggested mapping 8', es decir, 'deja pasar a Dovizioso'. Una acción que no tuvo ningún efecto: seis veces se lo pusieron desde la vuelta 13, más otras tres vueltas con un mensaje en la pizarra del muro pidiendo que se dejase rebasar por el italiano, un consejo que el mallorquín desoyó. «Sabía que lo mejor para todos, para mí, para Ducati y para Dovizioso, era seguir tirando hasta el final ya que tener mi rueda justo delante le hacía mejorar esa décima o dos que le permitía mejorar su ritmo», argumentó Lorenzo, un pensamiento compartido por su compañero de equipo. «Me ha ayudado a pilotar más fluido, algo que durante el fin de semana no había conseguido en ningún momento y al final he podido pilotar de manera constante hasta que he cometido el error». Y el error fue la caída en la vuelta 25, justo una después del susto de Márquez y segundos después de que Lorenzo se hubiese ido al suelo. El segundo falló encendido en agarrarse a las ruedas de Zarco y Pedrosa; Dovizioso desconcertado tras la caída de su referencia en carrera. Una situación que dio ya el título a Márquez, mientras en Ducati se abrazaban y aplaudían al subcampeón del mundo, como reconocimiento a la gesta de este 2017, el ser capaz de llevar el Mundial hasta el último acto de manera inesperada.

Con todo resuelto, la carrera se convirtió en un duelo por la victoria entre Zarco y Pedrosa, y en el disfrute y la pre fiesta de Márquez. Pedrosa supo derrotar al francés de Yamaha, para firmar su segundo triunfo de 2017, el segundo en España. Márquez también supo disfrutar de su fiesta: vuelta de honor, parada en la curva 6 para todo el ritual de honores preparado por su club de fans, paseo de la bandera con el 1 de campeón, locura en el parque cerrado con su grupo más cercano con el que celebraron un campeonato mayúsculo y espectacular, con una segunda mitad de año excelsa y casi perfecta por su parte que le y les ha llevado a seguir inscribiendo su nombre en el libro de la historia del motociclismo.

Fotos

Vídeos