Ana Carrasco: «Mi objetivo será luchar por el Mundial en 2018»

Ana Carrasco, con la moto que usa para entrenar en el circuito de Bullas. / LV

La piloto ceheginera de 20 años explica que no ha tenido «mucho apoyo de empresas dentro de la Región» y quiere consolidarse en los primeros puestos de la clasificación en la categoría Supersport 300

SERGIO CONESAMurcia

El Mundial de Superbikes en la categoría de Supersport 300 acaba de terminar tras nueve carreras durante siete meses en distintos países de Europa. Sin embargo, Ana Carrasco, lejos de tomarse un descanso y disfrutar de unas merecidas vacaciones, ya piensa en la temporada 2018 y sigue entrenando como si tuviera una competición el siguiente fin de semana. En septiembre consiguió en Portugal una épica victoria que hace que la piloto ceheginera de 20 años pase a la historia al ser la primera mujer que vence en una carrera de un mundial de motociclismo. Sobre la pista prefiere verse como una más, sin pensar en el género de cada piloto, ya que en el asfalto todos son rivales que luchan por victorias en las que cada milésima de segundo puede cambiar el resultado final. Ana Carrasco demuestra una gran confianza en sí misma y en que con la moto y el equipo adecuados los buenos resultados van a llegar, lo que podría hacer que regrese al Mundial de Motociclismo.

-¿Cómo valora la temporada que acaba de terminar?

-Estoy bastante contenta con la temporada. Al principio tenía otras expectativas de cara al campeonato, pero no sabía las motos que iban a funcionar mejor. En las primeras carreras tuve dificultades porque la moto con la que corro, Kawasaki, estaba un poco debajo del resto de marcas y me costó empezar. Trabajé mucho con el equipo para encontrar soluciones y llegar a ganar una carrera compensa todo el esfuerzo de la temporada y se puede decir que ha sido positiva. No he obtenido los resultados que quería en todas las carreras, pero he demostrado que soy una de las pilotos más rápidas de la categoría.

-¿Cuáles son sus planes de futuro?

-De cara a la próxima temporada el objetivo principal es luchar por el campeonato, es una buena oportunidad y tengo la capacidad para hacerlo. Ahora mismo estoy trabajando para tener la mejor estructura y material posible. Para luchar por el campeonato hacen falta muchas cosas y voy a intentar estar rodeada de los mejores. Continuaré en la misma categoría y casi seguro con la misma marca, pero pasaré a ser una piloto de fábrica, lo que será un plus. Estoy barajando equipos porque busco que la estructura sea lo más profesional posible y me haga el trabajo más fácil. Con el equipo de este año estoy contenta pero es una escuela y al final la gente está aprendiendo. Estoy valorando si están capacitados para luchar por el Mundial o si debo cambiar de equipo para encontrar algo más competitivo.

-¿Cómo se lleva que la diferencia entre un éxito enorme como fue su victoria en Portugal o un 'fracaso’ de segundo puesto sea de tan solo 53 milésimas?

-Tuve un fin de semana muy bueno tras llegar con dudas. Yo no había corrido allí, otros equipos sí habían hecho pruebas, pero para mí era un circuito totalmente nuevo. Llegaba a la expectativa de ver la adaptación y fue todo muy bien y el equipo me dio una moto muy competitiva todo el fin de semana. La carrera fue casi perfecta y estoy muy contenta de ganar porque nos lo merecíamos. La gente que me ha apoyado todo este tiempo y yo necesitábamos un resultado así para seguir trabajando con más ilusión todavía.

-¿Qué cantidad de dinero hace falta para competir en un campeonato como el suyo?

-Depende de muchos factores, como el equipo, la moto o el campeonato; no podría decir una cifra exacta. Todos los deportes de motor son caros y hacen falta muchos apoyos. Gracias a mis patrocinadores, que han hecho un gran esfuerzo, tengo la posibilidad de estar ahí. Una familia normal como la mía no puede pagar algo así y agradezco a toda esta gente el apoyo que me han dado.

-¿Con qué patrocinadores de la Región de Murcia cuenta?

-De la Región me ayuda por segundo año Grupo Lucas, una empresa de venta de verduras y hortalizas frescas, y Bh Terra, de fertilizantes agrícolas. Son las únicas empresas de Murcia que están ayudándome. En mi vida no he tenido mucho apoyo de empresas dentro de la Región y ahora sí estamos encontrando más puertas abiertas. Me alegra porque creo que hay que apoyar a la gente de la tierra y sin ello no seguiremos creciendo. A nivel personal, fuera de las carreras, me patrocina también la UCAM y estudio allí Derecho.

-¿Qué porcentaje de importancia tiene una buena moto en los resultados?

-Un piloto bueno y una moto mala no van a ganar un mundial, y al contrario tampoco. Esto es como el fútbol, si juega uno solo, por muy bueno que sea, es imposible. Las motos cuando pones la tele ves el piloto, pero hay mucho trabajo detrás de mucha gente. Tiene que funcionar bien y los que la preparan son los ingenieros y la gente que sigue los pasos que tú indicas. No sabría decir un porcentaje, pero al final es un deporte de muchos factores y todos tienen que funcionar para ganar. Si uno falla lo normal es que los resultados no sean buenos.

-¿Cómo son sus entrenamientos?

-Los entrenamientos en moto suelen ser en el circuito de Bullas o en Cartagena. Practico casi todos los días de la semana con la moto y aparte tengo la preparación física que son tres o cuatro horas al día entre gimnasio, crossfit, salir a correr, bicicleta... al final es un deporte que no es específico en un aspecto pero se necesitan muchos.

-¿Cómo fueron sus inicios en el motociclismo?

-Empecé con tres años porque mi familia siempre ha estado relacionada con este mundo. Mi padre fue piloto de joven y luego estuvo de mecánico de otros. Desde que nací siempre ha habido motos en casa, con tres años me regalaron la primera y con cuatro empecé a competir. Mucho más tarde llegó la opción de pensar en dedicarme a ello. Primero empecé por diversión, los fines de semana o los días de fiesta estaba siempre encima de la moto pero no pensando en dedicarme a ello. Fui pasando por diferentes categorías y por suerte obtenía buenos resultados. Con catorce años di el salto al Campeonato de España, el más importante antes del Campeonato del Mundo, y ahí empecé a pensar en la posibilidad de poder llegar a ser profesional algún día.

-¿Cree que abre el camino a otras mujeres en un mundo considerado de hombres?

-Lo que busco son mis objetivos como piloto y me considero una más. Por suerte o por desgracia soy la primera mujer en ganar y el hecho de poder abrir la puerta a otras mujeres es un orgullo. Espero que en el futuro otras que lo intenten vean el camino más fácil o tengan más ayudas.

-¿Cómo se lleva desde dentro sucesos tan trágicos como la muerte de Luis Salom el año pasado?

-Cuando pasa algo así es un palo para todos. En este caso yo viví de cerca lo de Luis porque era un buen amigo. Ha pasado otras veces como con Simoncelli o Kato y te hace replantearte las cosas. Nunca piensas que te pueda pasar a ti, pero ahí te das cuenta de que es un deporte de riesgo y que te juegas la vida. Esto quizá le dé más valor a lo que hacemos y creo que la gente debería apoyar más estos deportes porque tienen más mérito.

-¿Salió con mal sabor de boca del Mundial de Moto3?

-Creo que nunca tuve una buena oportunidad allí. El primer año llegué y tuve buenos resultados, pero las cosas fueron empeorando cada año por el tema económico. No conté con los apoyos que necesitaba y no tuve el material que hacía falta en ese momento para luchar por buenas posiciones. No es exactamente mal sabor de boca, porque estoy satisfecha con mi trabajo, pero tengo una espina clavada. Creo que con una buena oportunidad demostraría que igual que gano aquí lo podría hacer allí. En el futuro me gustaría volver con un equipo que me ofreciera la posibilidad de estar luchando por la victoria en cada carrera.