«Para vivir de esto hay que llegar al top 100»

Alba Carrillo celebra un punto durante un partido. / Paula Mari Aragó

Alba Carrillo Tenista. Pese a las dificultades, la jugadora más prometedora de la Región lo tiene claro: «Lo he apostado todo a esto y voy a luchar a muerte por ser profesional»

CÉSAR GARCÍA GRANEROMURCIA

El paisaje de sus primeros raquetazos es una calle al uso en Beniaján, donde Alba, su hermano y los amigos de su hermano jugaban al tenis sobre el mismo asfalto con cuidado de no darle a un coche, «y no siempre lo conseguíamos», bromea Alba Carrillo, la jugadora más en forma de otro paisaje, el del tenis femenino en la Región, que está en ayunas, huérfano de grandes nombres desde que María José Martínez se apartase a un lado para centrarse en la maternidad. Alba Carrillo (Murcia, 1996) acaba de ganar en Lisboa su tercer torneo internacional y tiene un sueño desde hace mucho: poder llenar un día el hueco dejado por la yeclana. Para eso juega desde que era niña, cuando escuchaba la campana del cole y salía pitando para el club Cordillera, donde aprendió a jugar y donde se quedaba tras las clases de tenis para seguir jugando.

-¿Cuál es su mayor virtud para llegar a ser profesional?

-Lo mejor que tengo es mi fortaleza mental. La gente se cree que un tenista prospera por sus habilidades en un porcentaje alto, pero no es así. La mente es un 60 o 70% de los progresos del deportista. El tenis es un deporte muy mental.

-¿Se entrena eso?

-Sí, por supuesto. Yo trabajo con un psicólogo desde hace tiempo. Es una ciencia en la que creo de forma firme. Me gusta tanto que incluso estudio Psicología. Me gustaría dedicarme a ello cuando no sea posible seguir jugando al tenis.

-¿Cuál es la mejor directriz que le ha dado el psicólogo?

-Me ha servido mucho para saber estar más centrada en el presente. Marcarse objetivos más allá del reto que afrontas en el momento solo entorpece, no sirve de nada. Se trata de limpiar la cabeza, de centrarte en lo que es importante. Y lo más importante es lo que tienes entre manos, no lo que está por venir.

-¿Se ve en profesionales?

-Es un camino muy difícil. Para llegar a ser profesional tienes que tener fuerza mental, habilidad, también suerte por ejemplo con las lesiones, pero lo estoy dando todo por esto, llevo luchando desde los seis años por conseguirlo y espero lograrlo. Lo he apostado todo a esto y voy a luchar a muerte por ello.

-¿Ya le saca dinero al tenis?

-Uff, qué va. Yo me encuentro ahora en torno al puesto 800 del ránking mundial [ha llegado a estar en el 625]. Hasta que no llegas al 300 o 250 no le sacas un euro al tenis; y para vivir de este deporte tienes que estar en el top 100, si no, es imposible.

-Pero algo irá sacando con los triunfos que logra.

-Sí, pero lo que gano solo cubre una parte pequeña del presupuesto. Tengo que viajar por toda Europa y eso cuesta mucho. También tengo dos patrocinadores, Head y Nutrifitness, que me ayudan y a los que estoy muy agradecida, pero no son suficiente.

-¿Qué papel juega su familia en todo esto?

-Si no fuera por la ayuda de mi familia, no podría jugar al tenis a un cierto nivel, es tan claro como eso. Además, me inicié jugando con mi hermano. En aquella época también veía jugar a mi padre, aunque se pasó al pádel cuando cogí nivel para poder decir que su hija nunca le había ganado [bromea].

-¿Se siente afortunada?

-Sí. Solo digo que cuesta mucho, pero no quiero dar la idea de que todo es sufrimiento; al contrario, me siento muy afortunada, porque hago lo que me gusta, conozco todo el continente y las lesiones me están respetando.

-¿Usted es una jugadora...?

-Pasional. No entiendo este deporte sin pasión. No soy de las que se vuelven locas o pierden los nervios, pero sí vivo este deporte con intensidad. Es normal oírme gritar en los encuentros.

-¿Habla consigo misma durante los partidos?

-Sí, continuamente. Es importante para no descentrarse.

-Aunque está adscrita a la federación murciana, juega con el Sabadell, ¿por qué?

-Sí. La verdad es que entreno en Murcia y me siento muy murciana, pero el problema es que en Murcia no hay un equipo femenino en Primera y por eso me enrolé en el Sabadell, que sí lo tiene.

Temas

Tenis

Fotos

Vídeos