Marcha

Superlópez defiende su corona en Londres

Miguel Ángel López, el pasado viernes, entrenando en Londres. / LV

«No soy el favorito, por muy campeón que sea, pero llego a tope y cualquiera, incluido yo, puede ganar hoy», dice el marchador de Llano de Brujas, que busca revalidar el título mundial en 20 km

JUAN ANTONIO CALVO

Han estado más de 40 días fuera de casa, dedicados a preparar la cita que llega hoy poco después de las 15 horas: la prueba de los 20 km marcha de los Campeonatos del Mundo de atletismo en la que el murciano Miguel Ángel López (Llano de Brujas, 1988) intentará revalidar el título que consiguió hace dos años en el Mundial de China. Han sido siete días en Sierra Nevada y 38 en Font Romeu (en los Pirienos franceses), lugar habitual de las concentraciones en altura que elige José Antonio Carrillo, padre del Athleo Cieza y entrenador de Miguel Ángel, para preparar las citas importantes. Y esta de Londres lo es.

«Estoy francamente bien, física y anímicamente, y, además, muy ilusionado por realizar un buen Mundial. En mejores condiciones no puedo ir. Luego el circuito pondrá a cada uno en su sitio, pero a priori las condiciones no pueden ser mejores», explica Superlópez ya en las calles de Londres, donde llegó hace unos días.

«Miguel Ángel está muy bien -tercia Carrillo-, con ganas e ilusión por revalidar el título. Ha superado ya el contratiempo que tuvo en vísperas del Campeonato de España, un resfriado que le mantuvo acatarrado durante varios días, y se encuentra en plenas condiciones físicas para afrontar este reto tan importante, nada menos que un Campeonato del Mundo».

«Miguel Ángel se ha preparado a fondo y está perfecto», dice su entrenador, José Antonio Carrillo, que lo acompaña en el MundialEl técnico y su pupilo se han tirado más de cuarenta días entrenando en altura, primero en Sierra Nevada y más adelante en Francia

Lo que sí quiere dejar bien claro Miguel Ángel es que no acude a Londres con ningún tipo de presión, pese a ser el actual campeón del mundo. «Solamente la justa y necesaria para competir -apunta el marchador-. Por ser el actual campeón del mundo no me van a exigir más que a los demás. No tengo ninguna obligación de revalidar el título, sino simplemente de hacerlo lo mejor que pueda y quedar contento conmigo mismo. Con eso me basta. Luego, el resultado depende de muchas cosas, a veces incluso ajenas a uno mismo».

Carrillo corrobora lo dicho por su pupilo. «Miguel Ángel acude a Londres sin ninguna presión. Quien crea que por ser el actual campeón del mundo va a estar presionado para intentar revalidar el título está completamente equivocado. Precisamente este mes largo que hemos estado en Font Romeu uno de los temas más importantes ha sido conseguir quitarle toda la presión que pudiera sentir. Y creo que lo hemos logrado. Miguel Ángel ya ha sido campeón del mundo (2015) y de Europa (2014) y lo que tenía que demostrar ya lo ha demostrado. Ahora la presión será de otros que quieran conseguir lo que nosotros ya hemos logrado. Nosotros iremos a superarnos, a demostrar que estamos entre los favoritos para ganar, pero que no lo necesitamos a vida o muerte».

Carrillo y Miguel Ángel tendrán una posible ventaja, y es que ya conocen el circuito. «Es exigente -afirma Carrillo-. Ya lo pudimos comprobar en los Juegos Olímpicos de 2012, donde Miguel Ángel obtuvo el diploma olímpico. Le han quitado la subida que había justo antes del palacio de Buckingham, pero sigue siendo duro, aunque ha mejorado algo. Lo único que no me gusta es el horario de la prueba. La han puesto a las 14.20, hora local de Londres (15.20, hora peninsular), por lo que estos últimos días hemos estado adelantando la comida a las 12.30 para habituarnos y poder marchar en plenas condiciones».

Superlópez añade que «a mí me gusta el circuito. Tengo muy buenos recuerdos de él de cuando conseguí el diploma olímpico en los Juegos de 2012. Es rápido y a mí eso me va bien. Además, he de decir que llego muy bien y con muchas ganas. Lo mejor es el gran ambiente que habrá, está en un sitio privilegiado, y recuerdo el excelente ambiente que había en la calle el día de la prueba. Es uno de los más gratos recuerdos que tengo de los Juegos de 2012».

Sobre la posibilidad de revalidar el título, el marchador comenta que «eso ya es más difícil. Cada campeonato es diferente y no soy el favorito, por muy campeón que sea. Lo único que puedo decir ahora es que llego a tope y cualquiera, incluido yo, puede ganar hoy».

Carrillo interviene para afirmar que «Miguel Ángel es consciente de lo que está en juego y de la importancia que tiene el que tenga una buena actuación. Pero sin excesiva responsabilidad. A fin de cuentas, el circuito colocará a cada cual en su sitio y espero que el de Miguel Ángel sea el podio o cerca de él».

Claro que todo eso será contando con sus rivales, a los que Carrillo cataloga como «muy cualificados. Hay dos ingleses muy buenos que además competirán en casa. Y luego, los de siempre: los chinos, un colombiano, los japoneses, un alemán muy bueno, el español Álvaro Martín, que está en gran forma... Pero Miguel Ángel les conoce bien y sabrá en todo momento qué táctica debe seguir. Yo confío mucho en él y, como está en plena forma, podemos esperar lo mejor. Hay doce marchadores que son la élite de este deporte, entre los que está Miguel Ángel. Cualquiera de ellos puede quedar el primero o el duodécimo. Y espero que el primero sea Miguel Ángel».

Hay que decir que China, una de las grandes potencias de la marcha, cuenta con tal profusión de talentos en este deporte que se ha permitido el lujo de prescindir del campeón olímpico, Wang Zhen, y del subcampeón, Cai Zelin, pero cuenta con el líder mundial del año, Wang Kaihua, que el 5 de marzo hizo marca personal en Huangshan con 1h17:54.

Aunque quedó tercero en el último Campeonato de España, Miguel Ángel, como campeón mundial, está hoy entre las figuras a seguir y en el grupo de favoritos, aunque si quiere luchar por las medallas, deberá mejorar su 1h20:21 de este año.

El propio marchador corrobora que «la competencia será mucha y buena. Será un campeonato muy abierto en el que cualquiera podrá ganar. No estarán los clásicos chinos porque se han retirado y ahora vienen con unos chicos jóvenes nuevos y poco conocidos pero excelentes; estará un australiano que fue bronce en Pekín hace dos años, un alemán, los propios ingleses, que competirán en casa y ante su público, los sudamericanos y, ¿por qué no?, los españoles, sobre todo Álvaro Martín (actual campeón de España), que está en gran forma (el equipo lo forman Miguel Ángel, Álvaro, Luis Alberto Amezcua y Diego García). Lo dicho: está muy abierto y no hay un favorito claro».

Fotos

Vídeos