Iván Hernández se lleva la 'media'

Una larga hilera de corredores baja por la calle Esparta, con el carril contiguo lleno de vehículos. /Antonio Gil / AGM
Una larga hilera de corredores baja por la calle Esparta, con el carril contiguo lleno de vehículos. / Antonio Gil / AGM

El atleta de Sangonera la Verde, del Mobel Automenor, conquista la edición más especial, la de las bodas de plata de una carrera que también corona a María Isabel Pelegrín, Alberto González y Elena Alcantud

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

Casi 1.500 corredores populares dieron ayer empaque y colorido a la edición más especial de la Media Maratón de Cartagena, la que hizo 25 y sirvió para que los clubes locales mostraran de nuevo su músculo y la Concejalía de Deportes, organizadora de esta prueba de manera ininterrumpida desde 1993, montara una buena fiesta en la pista de atletismo para que todos los atletas disfrutaran cuando cruzaran la meta. Una lástima que el tiempo no acompañara y la mayoría de los corredores optaran por regresar a casa y ponerse a cubierto.

Una cosa fue el desarrollo de la carrera, durante la que no llovió e incluso los participantes agradecieron el aire que sopló durante toda la mañana. Algunos, eso sí, se quejaron de que en las zonas más próximas al mar el viento subió y acabó convirtiéndose en molesto. Y otra cosa distinta fue lo de después. Porque el aire racheado empezó a tirar vallas y tablones y el chispeo inicial mudó a una lluvia incómoda que deslució, en parte, los actos preparados tras la entrega de trofeos. Se cocinó una paella gigante y, desde luego, no daba gusto comer a la intemperie con lo desapacible que quedó el mediodía. El sol se escondió a las once de la mañana y no lo volvimos a ver hasta las cuatro de la tarde.

El aire molestó a los corredores en los tramos más expuestos al mar y chispeó en el tramo final

La 25ª edición de la 'media' cartagenera también dejó detalles que evidencian el margen de mejora a nivel organizativo de cara a futuras ediciones. Los corredores están hartos de recorrer tramos de la Alameda de San Antón o de Ronda Ciudad de La Unión, por citar dos ejemplos claros, rodeados de vehículos y, en ocasiones, jugándose el tipo en los cruces. En este sentido, son mayoría los que piden que el recorrido cambie y se parezca mucho más al de la carrera al Faro de Navidad del Cross de Artillería, donde se ve bastante más el mar y no se atraviesan las grandes avenidas de la ciudad que, por mucho que se vigile y se controle, siempre acaban llenas de coches.

Demasiada suciedad

También hay que resetear en lo que se refiere a la limpieza y concienciación de los atletas, ya que la imagen que se dio ayer al finalizar la carrera fue especialmente lamentable, con aceras, arcenes y calles llenas de botellas de plástico y bolsas de todo tipo. Teniendo en cuenta que los participantes no son profesionales y que no importa demasiado acabar con un tiempo más o menos espectacular, habría que premiar a los atletas más limpios y, sobre todo, intentar que los corredores depositen lo que les sobra en contenedores y no lo tiren al suelo. Con un poco de sentido de común y un mínimo de colaboración de todos, imágenes tan poco edificantes como las que vimos ayer no deberían repetirse en años venideros.

El mal tiempo provocó que muchos se fueran a casa y no se quedaran a almorzar en la pista

En lo meramente deportivo, el campeón de esta 25ª edición de la 'media' de la ciudad portuaria (que también sirvió de campeonato regional de esta distancia) fue Iván Hernández, del Mobel Automenor, con un tiempo de 1 hora, 10 minutos y 23 segundos. 21 segundos después cruzó la meta su compañero de club Ramón Martínez. Y en tercera posición terminó un viejo 'rockero' como Mateo Pesquer, del Mandarache, con una marca de 1:14:28. Los siguientes clasificados fueron Antonio Iniesta, Ramón Navarro, Pedro Antonio Cabrera, Lucio José Martínez, Salvador Sánchez, Aziz Meziane y Francisco D. Olivo.

En la categoría femenina, el triunfo fue para María Isabel Pelegrín, que también pertenece al Mobel Automenor. Su registro fue de 1 hora, 26 minutos y 8 segundos. Le metió un minuto y 20 segundos en línea de meta a la segunda clasificada, que fue Sandra García-Pagán, del Runtritón. El podio lo completó Beatriz Ríos, del Grupo Alcaraz, quien paró el crono en 1:30:59. El 'Top Ten' femenino lo completaron Marta Garrido, Mari Carmen Lorenzo, Ángela Miñarro, Mercedes Velasco, Raquel Miñarro, Juana María López y Olga Martínez.

La prueba pequeña

Desde hace varios años, con el fin de aumentar el número de participantes y llegar al mayor número de público posible, en la Media Maratón de Cartagena se incluye también una distancia más pequeña, de 11 kilómetros. Y ayer se demostró que cada año gana adeptos. Como también viene siendo habitual, el ganador de esta carrera de 11 kilómetros fue el cartagenero Alberto González, que también pertenece al Mobel Automenor.

Hizo un tiempo de 34 minutos y 18 segundos, aventajando en 35 segundos al junior Zacarías Rqiq, del París Grupo Inmobiliario. El podio lo completó José Manuel Martínez. En cuanto a la categoría femenina, el oro en esta distancia fue para Elena Alcantud (Runtritón), otra de las habituales en los primeros puestos en las carreras populares de la Región. Tras ella llegaron María José Roca y Carmen Ruiz.

Varios clubes locales instalaron sobre la hierba de la pista de atletismo sus carpas y aprovecharon para alargar la jornada y vivir un día de convivencia. También se montó un servicio gratuito de podología y fisioterapia en la zona de meta y todos los corredores que lo pidieron fueron atendidos al acabar la carrera. Un centenar largo de efectivos, entre voluntarios, policías y funcionarios de Deportes, velaron durante toda la mañana por el normal desarrollo de la carrera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos