El Cronos se sienta con los mejores

La campeona de España infantil Desiré Alacid, durante un ejercicio en el pabellón de Puente Tocinos./Edu Botella / AGM
La campeona de España infantil Desiré Alacid, durante un ejercicio en el pabellón de Puente Tocinos. / Edu Botella / AGM

Esta es la historia de un club que surgió en Puente Tocinos como una escuela y ya es el gran referente de la rítmica en la Región

César García Granero
CÉSAR GARCÍA GRANEROMurcia

El club Cronos es uno de esos ejemplos perfectos de lo que debe ser el deporte base bien entendido, con un motor que no es la ambición codiciosa de parecerse a las estrellas, como a menudo sucede en el fútbol, sino practicar un deporte por el mero placer de hacerlo. Esta mecha es más sana y también funciona. Un club con un amanecer sin pretensiones, nacido como escuela en los 80 para dar de comer a su nave nodriza, el Gymnos, y que, poco a poco, fue cogiendo cuerpo y ganando presencia hasta dejar atrás su idea primera de ser un afluente del Gymnos para constituirse en club y funcionar por sí mismo. Acaba de lograr su segundo ascenso a la élite y tiene a todo Puente Tocinos con la piel de gallina, frotándose los ojos con este grupo que ha convertido la gimnasia rítmica, una especialidad sin el cartel de otras, en un deporte cinco estrellas.

Un resumen rápido: la escuela nace en los 80 al amparo del brío insuflado por Juan Sebastián López a la federación regional quien, junto a Rosa Hernández, da vida al Gymnos en Murcia y a su sombra se fundan varias escuelas de gimnasia rítmica con una idea filial. Una de ellas es la de Puente Tocinos, que, apoyada por la junta vecinal y dirigida por un grupo de entusiastas de la gimnasia, toma fuerza en los 90, cuando llaman a Angus Sánchez, antigua gimnasta y actual presidenta, y pasa de ser solo una escuela a constituirse en club y empezar a competir. Más entrenamiento, más técnicos y más gimnastas dan como resultado un club que ya compite a nivel nacional en 2009, cuando abraza su primer gran éxito con el subcampeonato de España. Las cuotas de sus escuelas, la junta vecinal y las ganas de un equipo de técnicos comandado por Angus hacen que no se ponga el sol para un club que sigue creciendo hasta llegar a Primera en 2015. Pierde la categoría al año siguiente, en Murcia precisamente, pero acaba de recuperarla en Valladolid. Hoy es tentacular: tiene 9 equipos de competición y las escuelas de Puente Tocinos, Espinardo, Javalí y Casillas, y da calor a unas 200 chicas de 6 a 19 años.

Tres bronces

Campeonato de España de Valladolid
El Club Cronos logró el ascenso a Primera, además de tres terceros puestos de sus equipos sénior, júnior y alevín.
Nacional de Alicante
En este torneo el Cronos se proclamó subcampeón benjamín y tercero por comunidades; además, Desiré Alacid fue campeona de España.

La más punzante es Desiré Alacid, de Molina y con 12 años, la nueva reina española de la rítmica infantil. Su entrenadora, la periodista Maite Muñoz, la piropea sin ambages: «Tiene nervio, velocidad, dinamismo, capacidad de lucha y mejora, una tipología bonita, flexibilidad y técnica». Ahí es nada. Y hay que añadirle desparpajo: «En el Nacional, además, compitió con cinta por primera vez, un aparato complicado. Pues bien, desde el minuto cero se la vio tranquila y con dominio de la situación».

Desiré Alacid, la nueva reina de España infantil, es su gimnasta más descollante

La disciplina

Desiré tiene lo que a Maite más le gusta en una gimnasta: disciplina. «Es lo fundamental, una gimnasta tiene que ser exigente consigo misma, tener espíritu de sacrificio para avanzar». Maite es murciana y tiene 23 años. Comenzó en el Cronos con seis años y diez más tarde empezó a picarle el gusanillo del 'banquillo': le gustaba entrenar. Con 16 ya llevaba la escuela de Espinardo y a los 18 empezó con las niñas de competición. En una gimnasta es vital el rigor consigo misma, ¿y en una entrenadora? Ella lo tiene claro: llevar un psicólogo dentro. Es una rama, la de la psicología, a la que tiene especial cariño. En cada torneo se enfrenta a situaciones comprometidas para las niñas, que llevan trabajando meses y en apenas segundos se van a someter al escrutinio de un jurado. Son momentos en los que suele atenazarlas el trallazo de nervios previo. «Les digo que el trabajo ya está hecho, que salgan y disfruten, que lo pasen bien, que tengan pensamientos positivos». Les habla y les da un abrazo para inyectarles todo el ánimo del mundo antes de salir a escena.

El club cuenta con nueve equipos de competición y unas 200 deportistas

El trabajo del Cronos acaba en el tapiz, pero empieza mucho antes. Y es que solo en gastos se les va al año unos 30.000 euros en un deporte para el que no hay más gratificaciones que la satisfacción del trabajo bien hecho y la medalla al cuello. Nada en metálico. Solo este año han estado en Logroño, Guadalajara, Valladolid, Alicante, Córdoba, Granada... La lista es larga y en cada desplazamiento pueden ir hasta 50 personas, entre técnicos y gimnastas. Se financian con las cuotas de las escuelas y lo que les da la junta municipal de Puente Tocinos. «Este año, además, hemos visto que habían vuelto las ayudas que se esfumaron con la crisis y hemos pedido subvenciones a la Comunidad y el Ayuntamiento», dice la presidenta del club, Angus Sánchez o Angustias -«después de 54 años ya me he acostumbrado a este nombre», bromea-. Angus empezó con la rítmica en el colegio, se quedó enganchada y se sacó el carné de entrenadora. Lleva toda una vida trenzada a la gimnasia y las ha visto de todos los colores. Uno de los tragos más amargos fue el de Andrea Barba, la mejor gimnasta que ha parido el Cronos. Andrea llegó al equipo nacional español, «pero con 14 años y justo cuando acababa de entrar en el equipo nacional, le diagnosticaron una hernia de espalda y tuvo que dejar la gimnasia rítmica. Le dijeron que podía seguir quizá, pero claro, nunca al nivel que exige estar en la selección».

Angus lidera un equipo integrado por Marta García, Paqui Contreras, Meli Sánchez y Rubén Hurtado, además de Maite Muñoz, un equipo en el que hasta no hace mucho estaba también Elvira Sánchez, hermana de la presidenta. Ellos son los técnicos del Cronos, apasionados de la rítmica, casi todos formados en las mismas entrañas del club donde ahora entrenan que en un momento dado y, guiados por su amor a este deporte, cambiaron el tapiz por el banquillo para guiar a nueve equipos y las escuelas. Es el Cronos, nombre con el que Angus quiso honorar la mitología griega, el club con mando en plaza en la Región, el que más despunta y el que ya respira en Primera, al lado de los mejores.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos