Clara González, campeona de España cadete en canoa y segunda en kayak

Clara González.
Clara González. / LV

La murciana se ha convertido en una de las grandes promesas del piragüismo nacional con solo 14 años

JUAN A. CALVOMURCIA

Está claro que la piragüista murciana Clara González está dispuesta a dar este verano una alegría tras otra a su familia y a los que siguen el piragüismo regional. Ayer mismo volvió a hacerlo y por partida doble, al conseguir proclamarse campeona nacional en canoa y subcampeona de España cadete en kayak, en los Campeonatos de España en aguas bravas celebrados durante todo el fin de semana en la localidad leonesa de Sabero. Clara González (Murcia, 29 de noviembre de 2002) ha logrado, con su triunfo, revalidar un título que ya tenía desde hace dos años, pues este es el tercero consecutivo que atesora en la especialidad de canoa.

Además de esta tercera corona en canoa, Clara ha sido subcampeona dos años también seguidos en kayak, lo que habla bien a las claras de su supremacía en el panorama nacional como cadete de primer año, su categoría.

Pero Clara González no se da tregua. Tras este Nacional y tras regresar hace días de Bratislava (la capital eslovaca), donde disputó el Campeonato del Mundo júnior, ahora tiene previsto ir a la localidad alemana de Hohelinburg, donde va a participar del 17 al 19 de este mes en el Campeonato de Europa júnior y sub 23, luchando con competidoras de 17 y 18 años.

La piragüista murciana de 14 años se clasificó para este torneo tras competir en el Campeonato del Mundo de aguas bravas de categoría júnior, a pesar de que ella es cadete. Era su primer torneo de esta categoría y ella misma avisó de que «lo que pretendo es coger experiencia para futuros campeonatos». Y le sirvió para eso y para conseguir una plaza en el inminente Europeo.

Esta joven murciana veranea y entrena en Calasparra, donde tiene su hogar deportivo a orillas del Segura. Llama la atención que sea especialista de aguas bravas en un río como el Segura. «Hay muy pocos tramos de aguas bravas en el Segura y lo poco que hay, está en Calasparra. Por eso entreno aquí. Luego, para entrenar más a fondo y para competir, suelo ir al Noguera Pallaresa, en Lérida, que es el paraíso de las aguas bravas», ha explicado la piragüista con anterioridad al diario 'La Verdad'. Sobre el origen de su afición al piragüismo en Calasparra dice: «Una vecina mía de aquí me dijo que había unos cursillos. Eso fue hace tres o cuatro años. Me apunté, me gustó y le cogí afición».

Fotos

Vídeos