Torre Pacheco se reinventa

López, en las dos esterillas de salida del hoyo 2. Una a 82 metros del 'green' y la segunda a 73 metros.
López, en las dos esterillas de salida del hoyo 2. Una a 82 metros del 'green' y la segunda a 73 metros. / M. J. P.

El recorrido cuenta con dos salidas diferentes para cada hoyo, lo que supone la posibilidad de encarar el trayecto de manera muy distinta

MARÍA JESÚS PEÑASMURCIA

Lucas López es el presidente del Comité de Competición del Club de Golf de Torre Pacheco y uno de los artífices de haber puesto en marcha este año una nueva manera de jugar el reputado 'pitch and putt' murciano. Un recorrido de hoyos pares 3, de entre 74 metros a 120, reconocido por la Real Federación Española de Golf (RFEG) como el primer campo de Pich & Putt (P&P) de toda España con escuela pública.

López no asume el mérito de la novedad. «En el Comité de Competición somos seis personas (...) y nuestra labor es trabajar por los demás, para intentar hacer las cosas lo mejor posible». Desde que asumió la presidencia del comité hace unos tres años, este miembro de la Armada -«es que me fui a hacer la mili y se habían acabado las plazas para Tierra y Aire», dice divertido- ha ido incorporando iniciativas o retomando ideas para el club. «Hemos rescatado la Orden de Mérito o incorporado como novedad el Pleno de Birdies; también nos hemos encargado desde hace dos años del reglamento para escoger a los mejores jugadores que formen parte del equipo de P&P que represente a la Región en el autonómicos». Pero quizás el 'cambio' más significativo implantado, sea el de las distancias. Conseguir que el jugador tenga una percepción muy diferente de un hoyo y por lo tanto lo juegue de otra manera, al reducir los metros de este. «Tenemos socios que nos demandaban hoyos más cortos y aunque el campo no podemos variarlo, sí nos permite la posibilidad de crear dos salidas». Dicho y hecho. Cada hoyo cuenta desde hace una semanas, a expensas de la homologación oficial correspondiente por parte de la RFEG dentro de unos meses, con dos esterillas que marcan dos maneras diferentes de poder jugar el hoyo. Pero ojo. Acortar no significa facilitar. «Una salida corta con una bandera fácil es más accesible que una salida larga, pero una salida más corta de 40 metros, con una bandera muy corta, se vuelve más difícil que una salida de 90», asegura López. Los 898 metros de la vuelta tradicional del campo pasan a ser con las nuevas mediciones de los hoyos, de 564 metros. Con la nueva tarjeta el emblemático hoyo 1 del campo de 104 metros se juega desde 58; el 2 de 82 desde 56; el 3 de 120 pasa a 73... y así hasta el hoyo 9, con la variación correspondiente. «Con ello hemos conseguido que hoyos temidos como precisamente el 3, que asustaba a mucha gente, dejen de ser imposibles para algunos jugadores», afirma López, y además, sin perder por ello el recorrido su dosis de entretenimiento, de precisión y de necesidad de nivel de juego para afrontarlo con garantías de éxito.

Lucas López. Presidente del Comité de Competición «Con el segundo recorrido mejoraremos la experiencia de los jugadores»

Lucas López es un leonés de 44 años que se enamoró del golf en la Región de Murcia. Llegó a esta tierra a principios de los 90, de noche, con calor y en tren. Pronto se aclimató. Y fue precisamente viajando en un vagón de ferrocarril, donde un mes de abril de 2010 vio en la edición impresa de 'La Verdad' un anuncio de cursos de iniciación al golf promovidos por la Territorial . Se apuntó. «Yo tenía la idea de que era un deporte más relajado... y ya ves. Evidentemente, ahora se (ríe) que es bastante más deporte de lo que pensaba por aquel entonces». En 2013 se hace socio del Club de Torre Pacheco, «para poder jugar sus Masters». Poco tiempo después este componente de la denominada Partida Naval de golf, es 'captado' por la gerente del club pachequero que le plantea, conocidas sus demostradas dotes organizativas, que forme parte del Comité de Competición. En 2015 asume la presidencia y, hasta hoy. Con la incorporación de la nueva tarjeta del recorrido corto (al que le están buscando nombre) «mejoramos la experiencia de los jugadores».

La idea no es nueva pero tampoco está muy extendida. «Yo lo he visto en el campo de Vistabella (Alicante) o en Las Ranillas (Zaragoza)», dice López haciendo memoria. En el campo maño los 9 hoyos pares 3 tienen cada uno dos esterillas, jugándose cada vuelta desde una de las dos salidas; «Los hoyos pares desde las alfombrillas adelantadas y los impares desde las retrasadas», confirman desde el caddy master zaragozano.

Desde 2014 los 18 hoyos del campo almeriense de Aguilón Golf se juegan con sus nuevas tarjetas de recorrido. Si. En plural. Porque el recorrido cuenta hasta con cinco. Tarjetas: 'Águila', 'Halcón', 'Perdiz', 'Gorrión' y 'Lorito rojo'. Y es que el director gerente del campo, José Javier Serrano -'Jota' para todos-, cree firmemente en que «hay que fomentar el golf, consiguiendo que el jugador tenga una buena experiencia en el campo. Que la gente se divierta con este deporte y no pierda ¡50 bolas!». De ahí nace la necesidad de este inquieto y audaz amante del golf, de hacer que su recorrido sea factible para todos. «Porque tú no te levantas igual todos los días...». Así que Jota acomodó Aguilón a distintas distancias, «pasando de colores» que determinan géneros. La tarjeta águila supone para el jugador los 6.012 metros -la máxima distancia- pero, desde halcón son 5.756 metros; desde perdiz, 5.099; desde gorrión, 4.503 y desde lorito rojo, 4.147. Y no solo para las partidas de los amigos sino también en torneo oficial se puede jugar una u otra distancia, computando los resultados. Jota lo consiguió tras insistir en ello frente a la RFEG. «Se ajusta el hándicap al 'slope' del campo y así cada jugador puede salir desde el recorrido que prefiera. Saben que pierden puntos, pero ganan en distancia que recuperan al tirar desde más cerca». Y asume: «Es mucho más trabajo para nosotros, cierto»; pero Jota sonríe sabiendo que ello le procura golfistas contentos.

«Los jugadores se acostumbran enseguida a esta posibilidad e incluso en competición acortamos tiempos porque la gente se conciencia más de que debe estar en su 'tee'. Además se pierden menos bolas y por lo tanto se buscan muchas menos, lo que también ayuda a la fluidez del juego (...). A mis golfistas les encanta». Y si sus jugadores son felices y vuelven, Jota es feliz.

Fotos

Vídeos