«El 25% del resultado de la Ryder Cup tendrá que ver con el campo»

«El 25% del resultado de la Ryder Cup tendrá que ver con el campo»

MARÍA JESÚS PEÑASMURCIA

No podía hablar de cómo va a estar el campo en septiembre ni de cuál va a ser el proceso de decisión sobre su estado en los días de Ryder Cup. Además, desde el 1 de marzo, Alejandro Reyes -el superintendente de la que será la sede de uno de los mayores eventos golfísticos mundiales este año- ya no realizaba más exposiciones públicas sobre los trabajos realizados en estos últimos seis años en Le Golf National (Francia), aunque concertada desde hacia tiempo, sí hizo una excepción. Viajar hasta tierras murcianas para la que contabilizará como su última ponencia al respecto. Y es que no podía dejar pasar la invitación de participar en la VI Jornada de Formación de Greenkeepers de la Federación de Golf de la Región de Murcia (FGRM), prevista para el pasado 20 de abril.

Porque volver a esta comunidad «me trae muy buenos recuerdos. Desde que pisé esta mañana la Región no he dejado de sonreír», admitiría Reyes al dirigirse al nutrido grupo de profesionales presentes en la sala acondicionada en la Casa Club de La Serena Golf (Los Alcázares). En su mayoría ingenieros técnicos en Agronomía, responsables del mantenimiento de campos de golf tanto de esta comunidad como de otras colindantes, porque este espacio de trabajo se ha convertido en toda una cita anual donde intercambiar opiniones, compartir experiencias, conocer nuevas técnicas, materiales o herramientas de trabajo y, escuchar o impartir trabajos. Todo ello bajo la cualificada supervisión y dirección del agrónomo Sylvain Duval y la tutela y organización de la FGRM.

Este español está desde hace seis años a cargo de todo el proyecto La competición bienal se celebrará entre el 28 y el 30 de septiembre Albatros es el nombre de los 18 hoyos renovados para la contienda No se permite comentar nada sobre la preparación del recorrido

Su vínculo con Murcia

«Quedan cinco meses y tres días para la Ryder Cup». A partir de julio y, tras la disputa del Open de Francia, «comenzaremos a contar en semanas», comentaba Reyes a sus colegas, mientras ponía en marcha su 'power point' sobre el Nacional de Golf. Su hogar galo desde 2012, tras ser seleccionado entre varios candidatos para dirigir todos los cambios que supondrían acondicionar un campo público, propiedad de la federación francesa, a las 'necesidades ryder'. Se eligió a este español. «No fue fácil al principio», confiesa Reyes abiertamente, aunque ha sabido transmitir sus decisiones e 'imponer' su criterio, creando a lo largo del tiempo un equipo fuerte y cohesionado de trabajo del que dice sentirse «muy orgulloso». Partió hacia Saint Quentin en Yvelines, desde Murcia, el que fuera su hogar durante años, formando parte del equipo de mantenimiento de los antiguos campos Polaris World (hoy campos GNK), donde asumió la dirección del Signature de Condado de Alhama. De ahí todo el cariño que profesa a esta tierra y a ese recorrido en concreto, a pesar de ser almeriense. Prometió volver aunque fuera de visita y lo hizo en 2014. «Tuve muy buenas sensaciones entonces», recuerda Reyes, y ahora, en 2018, vuelve a sentirse bien, tras aceptar la invitación de Duval.

A modo de introducción Alejandro Reyes repasó los datos básicos: «El Nacional de Golf se construyó en los años 80 y se inauguró en los 90. Cuenta con dos recorridos de 18 hoyos y uno de nueve, distribuidos en una superficie que fue un antiguo campo de maíz»; precisamente será en el recorrido conocido como Albatros donde se disputará la Ryder Cup. El Nacional disfruta de unagran superficie de prácticas y una gran cantidad de 'chipping green'. «Cuenta con 65 empleados, de los cuales 30 forman parte del equipo de mantenimiento».

En mente, que el campo será visitado entre 28 al 30 de septiembre por más de «60.000 espectadores» de manera diaria. Es la cifra que maneja Reyes. Aunque sus primeros números fueron conocer el presupuesto con el que contaba, 7.500.000 euros, «que parecen mucho, pero con ese presupuesto es más fácil hacer un campo nuevo que mejorar uno». Además ha manejado un calendario lleno de presiones ya que las obras debían acometerse entre la celebración de varios Open de Francia. En la pizarra de trabajo, coordinar a nueve empresas diferentes, con más de 140 empleados y con un reto inicial en mente: «El drenaje. Es lo único que puede parar la competición», afirma Reyes. «En un evento deportivo de tres días debes recuperar la jugabilidad, pongamos el caso de que lloviera, en al menos tres horas». Drenar, pero también ahorrar agua y mantener las mismas condiciones agronómicas en todo el campo; cualquier variación puede mejorar o perjudicar a un 'bando', ya sea el americano o el europeo, así como las decisiones que se puedan tomar con respecto a la presentación del Albatros. Reyes es de la opinión de que «el 25% del resultado de la Ryder Cup tendrá que ver con la preparación del campo y con el apoyo de la afición», y aseguró que «haremos una preparación de torneo basada en la consistencia y uniformidad».

Más números

El espectador verá los dos embalses pluviales construidos -de 12.000 y 7.500 metros cúbicos-, las numerosas paredes de traviesas colocadas y la renovación de la arena en todos los búnkeres -«el European Tour pide que sea fina y que drene»- , además de los nuevos caminos y viales, y los pabellones de tres plantas (una altura que es una novedad para esta edición), para albergar en cada uno de ellos entre 6.000 y 8.000 personas, con todo tipo de servicios.

Lo que el espectador no verá es un ingente trabajo previo. Las 3.000 toneladas de arena que anualmente se han vertido en el campo (de base arcillosa); los 9 kilómetros de zanjas que se han abierto para la instalación de la red de agua potable y de fibra óptica y los 50 kilómetros para la instalación de un nuevo riego, además de la colocación de 1.550 aspersores que han conseguido un coeficiente de uniformidad de riego superior al 90% (antes era del 60), que se ha traducido en una mayor eficiencia para la misma cantidad de agua utilizada. O los 5.500 metros cuadrados de revestimiento en búnkeres y el sistema de gota a gota en las caras de los obstáculos de arena, para evitar que se sequen sus caras expuestas al sol. Tampoco los 18 kilómetros de drenaje secundario de calles y 'rought'.

Todo está pensando y «son 24 jugadores. ¡Es un torneo más fácil de preparar que cualquier otro!», dice sonriendo Reyes, que concluye diciendo: «¿Qué puede salir mal?». Ha dedicado seis años de su vida a este momento. Ahora solo queda esperar que quien gane sea el equipo europeo. Él también lo desea.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos