Un renovado 'tic-tac'

Juntos. Un reloj Rolex y la práctica del golf se unen en las manos de Alejandro Olivares para dar vida a una nueva edición del torneo de golf de la marca de relojería./MARÍA JESÚS PEÑAS
Juntos. Un reloj Rolex y la práctica del golf se unen en las manos de Alejandro Olivares para dar vida a una nueva edición del torneo de golf de la marca de relojería. / MARÍA JESÚS PEÑAS

El Trofeo Rolex vuelve a la Región de la mano de Pedro Luis Olivares Joyero, tras años de ausencia

Mª JESÚS PEÑASMURCIA

Desde la antigüedad todos los pueblos se han afanado en conseguir 'atrapar' el tiempo. Pero no es hasta el siglo XII cuando aparece el primer reloj mecánico. Desde entonces, todo un mundo de ingenios a disposición del ser humano hasta llegar al tan identificativo y familiar sonido del 'tic tac' de nuestra muñeca; el sonido del mecanismo que mide el tiempo.

Muchos son los relojes que hacen 'tic tac', aunque los hechos bajo la atenta y experta mano de un artesano relojero - como lo son los Rolex-, dominan la medida del tiempo con increíble precisión. Una facultad que nace del sueño de un joven relojero alemán, Hans Wilsdorf, que a sus 24 años funda en 1905 una empresa especializada en la distribución de relojes, y donde imaginó uno de pulsera que gozara de esa característica, hasta entonces, poco usual. La búsqueda de esa precisión cronométrica da resultado, y en 1910 Rolex recibe el primer Certificado Cronométrico Oficial suizo, que el organismo encargado del control de la marcha de los relojes, ubicado en Berna (Suiza), otorga a un reloj de pulsera. En 1914 llegaría el certificado de alta precisión, una cualidad que quedaría ya intrínsecamente ligada a la marca.

La prueba la disputarán socios del Real Club de La Manga y varios de los campeones del Absoluto Regional

El vínculo con el deporte

Alejandro Olivares, el nieto de José Olivares y Manolita Cano, los fundadores de un taller artesanal de joyería en Murcia en los años 50, es un apasionado de la relojería. Hoy en día y junto con su hermana Isabel dirige el negocio familiar iniciado por sus abuelos y mantenido por su padre (José Luis Olivares). Olivares lleva un Rolex en su muñeca; «su brillo, su color, su canto, el clic de su corona, como se mueven sus agujas..., son todo un cúmulo de sensaciones que alertan tus sentidos; el oído, la vista, el tacto... todo, y lo hacen, de una manera muy placentera». Olivares habla de la belleza y las cualidades de este hermoso cronómetro, no como un objeto de valor, que lo es, «sino como un objeto emocional» que suele contar una historia. La del propio Rolex está salpicada de momentos trascendentales. Los vinculados al golf y, en el ámbito 'amateur', son los que Olivares hijo pretende volver a poner a disposición de los jugadores de la Región, retomando el prestigioso Trofeo Rolex. Ya le ha puesto fecha: el próximo 14 de junio, en La Manga Club (LMC) y bajo el nombre de Torneo Rolex - Pedro Luis Olivares Joyero.

Desde su nacimiento la marca Rolex -Wilsdorf combinó cinco letras que formaran una palabra corta y que pudiera recordarse en cualquier idioma- no ha dejado de estar ligada a grandes gestas o acontecimientos deportivos; ya fuera en la travesía del Canal de la Mancha (1927) de la nadadora inglesa Gleitze, donde se puso a prueba su hermetismo, o en la primera misión que sobrevoló el Everest, en 1933. Aviación, automovilismo, alpinismo, exploración científica... y citas deportivas, que en caso del golf vinculan a Rolex con reputados profesionales y eventos de primera clase: Masters de Augusta, US Open, Open británico, Rolex Series..., Ryder Cup o Solheim Cup.

Un premio diferente

Este año el Trofeo Rolex en España cuenta con 10 pruebas. Pero también con un espíritu diferente. El que se puso en marcha en 2016, rompiendo con la tradición de regalar a los campeones de ediciones anteriores un reloj. «Un Rolex puede adquirirse con dinero, la experiencia que ha puesto en marcha la casa suiza es imposible de comprar». Olivares se refiere a que los finalistas del Trofeo Rolex 2018, pasarán tras las pruebas locales, a disputar una final en Valderrama (Sotogrande - Cádiz), como último escalón para llegar a disfrutar del gran tesoro para el campeón. Asistir con acompañante, a uno de los Majors patrocinados por Rolex, con todos los gastos pagados y con 'tratamiento Rolex'; o lo que es lo mismo, vivir la experiencia como un privilegiado. Una circunstancia esta al alcance de casi nadie.

Desde hace dos años se ha estado trabajando duro para conseguir que la prueba regresara a la comunidad murciana. «La figura de Eduardo Ruiz, el director de deportes de LMC ha sido clave en este empeño», pone de relieve Olivares. «Gracias al trabajo conjunto hemos conseguido traer la prueba y me encantaría que de aquí saliera el jugador que disfrutará del premio final. Ojalá salga de la Región». Olivares ha querido imprimir al torneo ese espíritu competitivo y deportivo del que habla, y por ello ha incluido en la competición local del Torneo Rolex - Pedro Luis Olivares Joyero, una premisa. Además de los socios del Real Club de LMC, optan a jugar este invitacional el campeón femenino y masculino 'scratch' del Absoluto por categorías de la Federación de Golf de la Región de Murcia y, los campeones de 1ª y 2ª de caballeros y 1ª y 2ª de damas. Sus nombres se sabrán el próximo día 9 de junio, tras la conclusión del absoluto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos