Dimana Viudes: «El mundo es nuestro»

Mani con su medalla de oro, ya en casa./María Jesús Peñas
Mani con su medalla de oro, ya en casa. / María Jesús Peñas

La murciana Dimana Viudes logra un oro histórico para España en el World Junior Girls Golf Championship

MARÍA JESÚS PEÑASMURCIA

Lo colgó en su facebook 24 horas después de ganar en Canadá el Campeonato del Mundo Femenino 2017, en el que defendía los colores de España junto a la madrileña Blanca Fernández y la asturiana Elena Arias. «El mundo es nuestro», escribiría la joven murciana Dimana Viudes Emilova (2000, Sofía - Bulgaria).

Cierto. Por primera vez España se proclamaba campeona del Mundo en la competición conocida oficialmente como World Junior Girls Golf Championship. Una enorme gesta, teniendo en cuenta que lo disputaban 19 países, entre ellos Corea del Sur, toda una potencia en golf. «Es muy difícil competir contra este equipo», aseguraba Nacho Gervás, el director técnico deportivo de la Real Federación Española de Golf (RFEG), que en este viaje actuó de capitán y 'coach' de la roja. Muy cierto. Mientras las europeas combinan golf y estudios a esta edad, las adolescentes surcoreanas se hacen profesionales pasando a entrenar 10 horas diarias.

«Jugamos con 33 grados y una humedad máxima. Vamos, ¡como en Murcia!», dice Nacho Gervás

Desde la Nacional, los que la conocen bien, destacan de Mani que «es muy valiente jugando»; una de sus mejores amigas dice de ella, «que es muy fuerte mentalmente»

'Birdies' dorados

En los planes de la escuadra española camino de la competición disputada entre el 26 y 29 de septiembre, en The Marshes Golf Club, «estaba quedar entre los cinco primeros equipos -como plan realista-; el más optimista suponía conseguir una medalla -la de bronce- y, el pesimista: quedar entre los 10 primeros», da a conocer Gervás al preguntarle por las expectativas que barajaba España, en una prueba a cuatro jornadas 'stroke play' y donde se contabilizan las dos mejores tarjetas de cada equipo. La realidad las superó. El combinado español ocupó la octava plaza en la primera jornada; en la segunda se situó 6ª a solo dos golpes del 3º puesto y a 11 impactos de una intratable Corea del Sur y, el tercer día remató gesta ocupando la 2ª plaza, con tres golpes menos que las surcoreanas. Este fue el día clave para el capitán. «Hasta entonces jugamos con 33 grados y una humedad máxima, vamos... ¡como en Murcia!», pero el jueves el mercurio «se desplomó 20 grados, con un viento de dos palos»-continúa relatando el capitán-, lo que resultó beneficioso para las españolas a la hora de afrontar ese tercer día.

«En la última jornada sola las dije: 'Todas tenéis dentro una vuelta muy baja. A por ello'». Dimana firmó un impresionante 69 (-3). Empatadas a 562 golpes con las asiáticas, la resolución de la competición se resolvió en un 'play off', en el 18. Elena salió primero y tras ella, Dimana. Dos 'birdies' inapelables que brindaron de manera incuestionable el dorado metal a las españolas. En el palmares nacional solo hay otra medalla de oro como esta. Gervás la recuerda perfectamente. Hay que remontarse «a 1982 y en 'boys'»; fue durante el Campeonato del Mundo Dobles sub-18, y precisamente con él como protagonista junto a Chema Olazábal. Un gran tesoro.

-¿Y para ti, qué significa este oro?

-Algo increíble. Todo un logro. Te confieso que incluso lloré y... ¡yo no lloro nunca! Pero en aquel momento me pudo la emoción. Fue especial.

Mani ha vuelto a la normalidad de sus clases. Estudia 2º de Bachiller en el King's College de Murcia. En su horizonte académico, un futurible salto a alguna universidad americana cuando termine el curso. De momento vive con sus padres y su pequeña hermana Victoria -quien es su completa debilidad-, en Mar Menor Resort. Un enclave que le permite desde hace años tener a un paso un campo de golf. «Siempre hemos vivido cerca de uno, lo que me ha facilitado mucho estar en contacto con este deporte». Mani, como ella misma se puso de pequeña cuando alguien le preguntó cómo se llamaba, llegó con 4 años a España. Hoy es una mujer de 17, por la que corre por herencia materna sangre búlgara, bombeada por un inmenso corazón murciano, adquirido de su padre, Adrián Viudes, «quien fue quien me acercó al golf», confirma Mani. Hace memoria. «Mis primeras imágenes se remontan a Altorreal»; luego llegó la Escuela Municipal de Torre Pacheco -donde hizo grandes amigos- y, la Escuela de Golf de la Federación Murciana a la que están ligados sus recuerdos «de aquel primer interterritorial y mis nervios en competición defendiendo el escudo federativo». Los más destacables de su incipiente vida deportiva. Desde hace unos años viste el escudo de la Comunidad Valenciana, federación a la que se pasó tras cambiar de campo (tiene licencia por Las Colinas) y, ante un calendario más amplio de competición al no tratarse de una comunidad uniprovincial.

«Si fuera fácil, no lo jugaría»

Si a algo le debe el completo enganche de Dimana Viudes con el golf es a «que es un deporte muy difícil; si fuera fácil... -asegura- no lo jugaría». Una afirmación que pone de manifiesto parte de su talante personal. Tenaz y cabezota, Mani es una mujer con un temperamento que no pasa desapercibido y que transpira con su sola presencia en el campo. «Sobre todo en los 'match play'», como ella misma reconoce. En la RFEG lo saben bien. Dimana pertenece a los equipos nacionales desde muy jovencita, una circunstancia que siempre le ha hecho disfrutar muchísimo, porque le gusta defender a la roja. De hecho cuando cumpla los 18 se decantará por la nacionalidad española, al tener que decidir sobre este aspecto.

Desde la Nacional aseguran sobre Mani que: «Es muy valiente jugando». Amigas como la jugadora Patricia Garre lo confirman: «Y es muy fuerte mentalmente». En golf este temperamento, explosividad y fuerza la confieren una actitud ganadora y una intención de lucha sin cuartel; y este deporte, en justo equilibrio, le ha posibilitado y «me ha ayudado a canalizar mi energía». Mani se reconoce como una persona con nervio «y muy directa», además de «alegre, confiada, honesta».

Totalmente cierto. En 2015 los medios se hicieron eco de su renuncia al cuarto puesto en el Campeonato de España sub-16, al percatarse la propia jugadora camino ya de su casa, de un error en su tarjeta de resultados. Un error que supuso la descalificación, pero también un reconocimiento público a su honestidad. Y es que para ella es «uno de los valores más importantes». No entiende la vida, el golf, sin este principio ético.

Amante del chocolate (una de sus pasiones) y al que no le puede echar el diente «porque sigo una dieta marcada por la Nacional», el mordisco se lo ha dado a su medalla a petición de 'La Verdad'. Está exultante de felicidad y sorprendida de la cantidad de misivas de felicitación que ha recibido a través de las redes sociales. Pero ni el interés despertado ni el ganar tan noble metal (en su palmares tiene una plata del Europeo de 2015), le van a suponer una presión añadida. Sabe que hay que seguir avanzando con paso firme. «Porque como siempre me ha dicho mi padre, 'el mundo es de los valientes'». Completamente cierto. Mani lo ha demostrado y ahora, el mundo es suyo.

Temas

Golf

Fotos

Vídeos