Lo mejor de Europa se da cita en La Manga Club

. El equipo español posa con su medalla, junto con parte de los voluntarios murcianos. /M. J. P.
. El equipo español posa con su medalla, junto con parte de los voluntarios murcianos. / M. J. P.

España consigue la plata en un sub 18 masculino que ganó Dinamarca y en el que participaron 16 delegaciones

MARÍA JESÚS PEÑASCARTAGENA

«¡Siempre nos gana España... y a todo!». Así que para el danés Christian Berg -afincado en nuestro país desde hace 25 años-, ver ganar a Dinamarca durante el Europeo sub 18 masculino que por equipos se dirimía en La Manga Club (LMC) desde el pasado día 11, y cuyo desenlace por el oro se produjo el sábado en el 'green' del 18 durante la última partida, resultó «¡tremendamente emocionante!». Lo expresaba su cara y un perfecto castellano: «Ha sido fantástico ver este duelo» en directo. Él asistió como público al reputado campeonato junto a su hijo, con quien comparte nombre y amor por el golf; el joven Christian además es miembro de la Escuela de la Federación de Golf de la Región de Murcia (FGRM). El corazón del alumno quedó compartido entre ambas selecciones 'boys'. «Yo salía ganando, venciera quien venciera», aducía al preguntarle al final de la prueba por el resultado.

Tenía razón Berg. Tener la oportunidad de presenciar una competición de tan altísimo nivel 'en casa' es todo un lujo, al alcance de pocas instalaciones. De hecho es la primera vez que este Europeo pisa la Región. Un internacional donde los mejores jóvenes de 16 de países afrontan una prueba en la que los dos primeros días se elimina a la mitad de los equipos, para que solo ocho se enfrenten a las eliminatorias.

Los componentes del equipo español abanderaron desde el inicio la competición, convirtiéndose en cabezas de serie en la fase clasificatoria. Tras superar a Irlanda en la 1ª eliminatoria por un 5-2, los madrileños Alejandro Aguilera, Eugenio López-Chacarra e Ignacio Montero, el sevillano Gonzalo Leal, el donostiarra Borja Martín y el barcelonés Eduard Rousaud, se enfrentaron a Italia en la 2ª eliminatoria. No tuvieron piedad. Volvió a subir al marcador un 5-2 que los encumbró hasta la final contra Dinamarca en el último día. Y apenas un 'putt', unos centímetros en el espléndido césped del campo Sur y en su último 'green', apartaron a los españoles de hacerse con el preciado metal, tras una ardua jornada. Por la mañana se habían perdido los dos 'foursome' y todo quedaba en manos de los cinco partidos individuales de la tarde. El marcador final quedó 4 a 3 a favor de los vikingos.

Solo ha habido otro Europeo de las dimensiones de este, disputado en la comunidad murciana. Fue en 2010. Se trató del absoluto femenino (también por equipos) que, comandando por la jugadora Macarena Campomanes, consiguió una plata tras perder en el 'playoff' el oro. Recientemente, la propia Campomanes supo lo que es quedar segunda al intentar revalidar el título de campeona de Europa sénior el pasado mes de junio, frente a la alemana Susanne Lichtenberg. La madrileña, con un palmarés excelso en títulos y medallas, lo tiene muy claro. «Al día siguiente estás jodida. Pero según van pasando los días me gusta más mi plata». Sabe mejor. Y pronostica que les terminará pasando lo mismo a ellos. «Aunque aún son demasiado jóvenes para entenderlo ahora (...). A esta edad solo piensas en ganar y ganar».

España suma tres platas con la de este año y tres bronces, además de haber ganado en seis ocasiones el Europeo sub 18 por equipos. la última en 2011, frente a la República Checa y de la mano de Pep Anglés, Adriá Arnaus, David Morago, Javier Sainz, Mario Galiano y Jon Rham.

Otro padre e hijo que no se perdieron la posibilidad de estar en 'primera línea', fueron José Pérez y su vástago Ángel. Ambos formaron parte del equipo de voluntarios que realizaron labores de apoyo en el campo para los equipos y de marcadores en la última jornada. Tampoco dejaron pasar la posibilidad de participar en el evento los hermanos Pablo y Almudena González, Marcus y Víctor Hartmann, Clara Bayón, Federica Tavelli y Pablo Albacete. La mayoría alumnos de la escuela de golf de la FGRM, más dos propietarios de LMC, Marion y Alan Kessack. Ángel Pérez salió encantado. «He aprendido mucho de esta experiencia. Verlos jugar, cómo encaran un 'match play', la estrategia a seguir... ¡Me ha gustado mucho!». No es el único que está feliz de su paso por una prueba de esta magnitud. Los dos árbitros murcianos Vicente Olmos y Pedro Jota Lucas, que participaron en la prueba, también entienden que es una de las mejores experiencias en su trayectoria.

Los voluntarios concluyeron la intensa jornada final con una satisfactoria foto junto al equipo español. Quién sabe. Quizás dentro de unos años sean ellos quienes sujeten entre sus manos un preciado metal, en un campeonato tan prestigioso como es un Europeo sub 18.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos