«De mayor quiero ser golfista o como mi padre»

Los hermanos Dwyer, Nora y Ángel Sean, felices al terminar una de sus clases./Mª J. Peñas
Los hermanos Dwyer, Nora y Ángel Sean, felices al terminar una de sus clases. / Mª J. Peñas

Ángel Sean y Nora tienen 11 y 8 años, respectivamente. Son hermanos y ambos están comenzando a disfrutar del golf. Lo hicieron tomando clase a principios de año, han continuado durante el verano y ahora se incorporan de nuevo a Golf Trining Centre de LMC. Ángel ya había hecho alguna incursión en este deporte en la tierra natal de su padre, Irlanda, pero no ha sido hasta la puesta en marcha de las clases de golf para niños en LMC, -el complejo donde uno de sus progenitores trabaja-, cuando han comenzado a interesarse con gran entusiasmo, por los palos. Y aunque en la Academia de Golf dirigida por Thomas Johansson les han facilitado todo el material necesario para aprender, desde hace unas semanas tanto Nora como Ángel cuentan con sus propia bolsa de palos; «no queríamos hacer una inversión en material hasta no saber cómo respondían; si les enganchaba», puntualiza Brendan, un cauto padre ante las diferentes actividades extra escolares que un menor puede llegar a realizar. Parece ser que si. Los dos están «supercontentos» de su 'encuentro' con el golf, aseguran al unísono. De hecho «con el comienzo del cole me a dado pena dejar de ver tanto a Thomas, Rafa y Anthony. Me gusta estar con ellos», declara una reflexiva Nora, al constatar que el colegio ha mermado su tiempo en el Par 47. La instalación deportiva 'pitch and putt' de 18 hoyos, donde toman clases mientras se divierten. Allí se siente feliz. Sonríe junto a Ángel. Además, en clase de golf está su mejor amiga Carla, a la que animó a apuntarse tras conocer la experiencia. Y Carla vino con su hermana Blanca a un ambiente saludable y «divertido con juegos, con profesores amables y al aire libre, con más niños de mi edad». A Ángel le ha enganchado del golf que es un «deporte de inteligencia y de táctica donde con un palo de base de metal y diferentes grados, debes darle a una pequeña pelota para intentar, en el menor número de golpes, meterla en el agujero». Suena y sabe que no es fácil. Pero Ángel se ha propuesto conseguirlo. De hecho él y su hermana quieren ser de mayores «golfistas o como mi padre», «o ¡cocinera!», anota también Nora.

Temas

Golf

Fotos

Vídeos