Un matrimonio perfecto

Ganadores de la competición, arropados por J. Medina (izq.) y J. F. Martínez (2º por la derecha). /M.J.P.
Ganadores de la competición, arropados por J. Medina (izq.) y J. F. Martínez (2º por la derecha). / M.J.P.

Dimovil Mercedes Benz y Golf Altorreal celebran 24 años de alianza, haciendo llegar a Murcia uno de los circuitos de mayor calado nacional

Mª JESÚS PEÑASMurcia

Cuando José Antonio Tomás salió de su casa el pasado viernes, dispuesto a darlo todo en el segundo tiro del Torneo Dimovil 2018, dijo a su mujer e hija: «Venid luego a verme a recoger el trofeo de ganador». Es de esos jugadores con confianza. De partida de amigos y de torneos sociales desde que le picó esto del golf, un día que su cuñado le trajo a un campo. Y la confianza le dio alas, a pesar de que ningún trofeo acreditara ese espíritu de campeón -hasta hoy- en el salón de casa.

«Me ha salido todo», diría horas después, mientras esperaba los resultados oficiales, vacilante de si sus 47 puntos podían auparle por primera vez a la 1ª plaza de una prueba oficial. Sería estupendo. Porque además había conseguido durante la jornada, «mi primer 'eagle'». Su familia le confirmaba por el móvil que iban hacia la entrega de premios. No perderían el tiempo. Tomás se hacía con la 1ª plaza de la clasificación de 2ª categoría que, además, le enviaba directamente a jugar la final nacional del Mercedes Trophy 2018, prevista en la PGA de Cataluña (Gerona), para este junio. Un premio al que optaba porque además de conseguir ser campeón de la competición, «pertenezo desde hace años al 'mundo Mercedes'» (a la final solo viajan los campeones de las pruebas locales que sean clientes de la marca automovilística). «Ya llevo dos -el actual es un GLE- y volveré a tener un Mercedes», afirma completamente convencido Tomás. Seguramente para entonces lo que conducirá este jugador murciano sea un vehículo inteligente. La marca alemana ya ha lanzado ese primer automóvil al mercado hace un par de semanas. Un modelo, que como indicaba el director comercial del concesionario Dimovil, José Fulgencio Martínez, «es la avanzadilla de los próximos vehículos. Una nueva evolución en la automoción. Autos que interpretan las sensaciones del conductor e interactúan con él», refiriéndose a la nueva Clase A de Mercedes Benz, presentada con éxito el pasado 10 de mayo, en Murcia, coincidiendo con su lanzamiento a nivel nacional.

Bodas de plata

La relación de Dimovil Mercedes Benz y Golf Altorreal viene de lejos. El actual gerente del campo, Joaquín Medina, recuerda perfectamente la fecha de 1994, como el arranque de la competición y del propio recorrido. Desde entonces no se han separado nunca, y ninguno de ellos ha faltado a la cita anual con los jugadores 'amateurs'. Suman 24 años de relación ininterrumpida con la edición 2018 del Torneo Dimovil. Un matrimonio perfecto entre empresas, basado en la profesionalidad de ambos equipos de trabajo, y del respaldo que la masa social de jugadores del campo molinense ha demostrado por esta competición en estas más de dos décadas.

«Pertenezco al mundo Mercedes; ya llevo dos y volveré a tener un tercero»

Tanto interés siempre ha despertado este invitacional, que los responsables del concesionario y del campo optaron para esta edición, por ampliar la competición a dos días de juego -los pasados, jueves, 17 y viernes 18-, con cuatro tiros en total y cuatro plazas para la final. Una manera de descongestionar una prueba que llegan a disputar 300 jugadores. De cada prueba salieron dos campeones con plaza para Gerona. El joven Eduardo Recalde la consiguió en la 1ª jornada y en 1ª categoría, con 41 puntos y, Juana Vivancos (46 puntos), en 2ª. La única mujer en lo alto de una clasificación indistinta, cuya actuación fue todo un espaldarazo para el golf femenino local.

El viernes lo consiguieron un ilusionadísimo Tomás y un agradablemente sorprendido, Eduardo Pastor. Pastor había perdió sus opciones de quedar campeón en el hoyo 18, al escapársele un 'birdie' que a priori parecía claro. Pero la bola no quiso entrar tras relamer el hoyo. Así que con sus 39 puntos tuvo que conformase con la 2ª plaza de la 1ª categoría, y ver como Fulgencio Meseguer, con 40, se hacía con el trofeo y la plaza geronense. Matrimonios de la vida. Meseguer declinaba su premio porque su hijo se casa precisamente ese fin de semana de la final del Mercedes Trophy, y por lo tanto su plaza fue a parar a Pastor, que también conduce un Mercedes, «un Clase B», dice radiante con la boda de los Meseguer y que le permitirá viajar con su mujer, Lola, hasta la PGA de Cataluña.

El torneo contó con otros ganadores. Enrique Moya y Purificación Rodríguez, como subcampeones de 2ª, y Juan Pujadas, en 1ª, además de los premios especiales. La organización avisa. Habrá bodas de plata. Medina lo confirmó. «Ya hemos cerrado la proxima edición», en la que no duda volverá a contar con el apoyo de «nuestra masa social, que es el ingrediente para el éxito».

Temas

Golf

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos