La Tercera arde por la zona noble

La gran sorpresa. Un momento del partido entre El Palmar y el Bala. / Edu Botella / AGM
La gran sorpresa. Un momento del partido entre El Palmar y el Bala. / Edu Botella / AGM

ANDRÉS CREMADES

La Tercera se comprime, se junta por todos lados, no hay un líder autoritario ni unos candidatos muy claros al descenso, porque en las últimas jornadas los de abajo han recuperado terreno y los de arriba no han logrado sumar de tres en tres. El Yeclano ganó al Murcia y vuelve a poner tierra de por medio, mientras que el Mar Menor y el Águilas quieren ser las alternativas. El problema es que cuando no fallan dentro, lo hacen fuera y esa irregularidad ha llevado a que el próximo domingo hasta ocho equipos tengan opciones claras de meterse en la zona de 'playoff'. Por abajo, el Bala Azul de Gustavo Cantabella ganó en El Palmar y el Huércal-Overa empató con un Águilas despistado.

El Yeclano tuvo en la grada de La Constitución a su jugador número doce. Sandroni, su entrenador, sabía que el Imperial es uno de los rivales más incómodos de la categoría, pero a los azulgranas les salió el guion perfecto, con goles en momentos clave y juego rápido que el equipo de Víctor Basadre no supo nunca contrarrestar. Javi Muñoz brilló con luz propia el día que Tonete comenzó en el banco.

Partido extraño en El Pitín

El Muleño se baja de los siete primeros

Sensaciones raras en El Pitín. El Mar Menor no mandó nunca y paradójicamente, cuando lo tenía todo en contra fue cuando jugó mejor. El Muleño se las prometía felices con el gol de Fuentes y más tras la expulsión de Juanjo, pero los del Camino Curtís se dejaron birlar dos puntos y se bajan de los siete primeros. Al final, 1-1.

Lo trabajó mucho el técnico del Águilas, Gaspar Campillo, durante la semana. «El Huércal no es una perita en dulce», había dicho, y tanto fue así que los almerienses se pusieron por delante y tuvieron posibilidades de matar el partido, al final empate (1-1) que deja al Águilas a cuatro puntos del Yeclano.

En el duelo de filiales, tal para cual. Pudo ganar el Lorca B, pero lo hizo el UCAM B (2-1). El partido se mereció el reparto de puntos, pero la suerte, esquiva otras veces para los universitarios, en esta les fue favorable y, entrando en el descuento, Diego les daba un triunfo que lleva a los azulones a un punto del 'playoff' de ascenso.

Ibáñez critica a La Unión

«Solo ha venido a defenderse»

El Estudiantes volvió a ganar y además lo hizo goleando. Juanfran Ibáñez se sintió satisfecho por ganar a un equipo que «solo ha venido a defenderse y a hacernos daño con balones largos». A La Unión, que juega mejor fuera que en casa, le afectó lo desangelado del Campus Universitario, donde apenas había cuarenta personas viendo un partido de los más interesantes.

El Pinatar vuelve a coger aire. En un campo complicado como el de Las Tejeras los de Esteban Quintas ganan y se suben a la cresta de la ola. Los de San Pedro son séptimos y pueden meterse en 'playoff', si consiguen ganar al Huércal. «Teníamos estudiado a Los Garres, este triunfo es de oficio», dijo el técnico. Los franjiverdes pierden fuerza y ya están a cuatro puntos del descenso.

Adrián Hernández no estaba a gusto y Luis Franco tampoco. Al final, el empate condenó a dos equipos muy conformistas. Sí que uno puede decir que tenía un jugador menos y el otro, que en un campo tan pequeño la superioridad no se nota tanto, pero lo cierto es que el partido fue muy igualado, tanto que el Churra y el Minerva se repartieron los puntos (2-2).

Indignación en la Minera

El árbitro añade más tiempo del anunciado

En el miniderbi cartagenero, la Minera volvió a perder en su visita al campo de Ciudad Jardín (2-1). Ya sobre el 95 los portuarios se llevaron el choque. Indignación de las importantes en los de El Llano del Beal, ya que el colegiado dio cuatro minutos de descuento y el gol se metió en el quinto. El Cartagena B repetirá el derbi murciano de sus mayores con el Murcia B el próximo fin de semana, mientras que los mineros tienen un papelón al recibir al Mar Menor.

Al Pulpileño le ha sentado muy bien el cambio de entrenador: goleada a un Cieza (4-1) que fuera de casa es una hermanita de la caridad. Los de Tote vuelven a ver los puestos bajos muy cercanos, mientras que los almerienses cogen aire y algo más para afrontar el derbi comarcal ante el Águilas.

Nadie podía pensar que El Palmar la pifiaría en casa ante el Bala Azul (1-2). Todos querían ese partido para salir del descenso, pero el filial lorquino se hunde más. Gustavo Cantabella, que debutaba con el equipo de Puerto de Mazarrón, demostró que sabe jugar los partidos tácticos. Carlos Rivera, por su parte, necesita de todo un poco, pero sobre todo necesita gol.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos