«Si lo sé, no subo a rematar»

Dani García Alcón, portero del Alhama./
Dani García Alcón, portero del Alhama.

Dani García Alcón, portero del Alhama. Un gol del guardameta, que se unió al ataque en una falta en el minuto 95, supuso el 4-4 en Alcantarilla e hizo descender al equipo local

César García Granero
CÉSAR GARCÍA GRANEROMurcia

Preferente, última jornada, cielo e infierno en la misma tarde, campo Ángel Sornichero de Alcantarilla, partido Alcantarilla-Alhama, minuto 95, 4-3 para el primero que, si gana, está salvado. Si gana... Ya acaricia el triunfo pero, de repente, una falta lateral contra los de casa. Para el Alhama tampoco es un partido de chichinabo. Se juega el 'playoff' y busca el gol como sea. Por eso sube Dani García Alcón, el portero. Es la última jugada del partido y el Alhama quiere el empate. Saca la falta, la pelota va al lado izquierdo, luego al derecho, y ahí está Miguelín que, casi sin mirar, echa el balón atrás, a lo que salga. En ese momento llega una figura de negro, es el portero del Alhama, Dani, que dispara y, casi de chiripa, marca el 4-4. Empate final, alegría alhameña, desolación en los de casa, condenados por ese gol marcado, quién se lo iba decir, por un guardameta. «¡Porteraco, porteraco!», grita un aficionado solitario en la grada tras el inesperado gol de Dani, 21 años, portero humilde de un club humilde, que empezó justamente en Alcantarilla echando ratos como portero y ratos como jugador y que no sabía que, con ese gol, guillotinaba a su rival.

-¿O si lo sabía?

-No. Subí a rematar porque podíamos dar caza al Plus Ultra y meternos en el 'playoff' de ascenso. El partido era importante para nosotros, pero al final el Plus Ultra ganó y nos quedamos fuera.

-Vaya faena para el Alcantarilla.

-Sí, si lo llego a saber no subo a rematar, pero en el campo no sabíamos cómo iba el Plus Ultra.

-Menudo remate.

-No sé ni cómo le di, fui a pegarle a ver lo que salía. Lo normal es que no pase nada, pero en este caso el balón entró con la mala suerte para el Alcantarilla de que supuso su descenso.

-¿Le dijeron algo?

-No. Solo tras ducharnos, cuando ya nos íbamos, un jugador de ellos me dijo que para qué había subido, pero le expliqué que no sabía cómo iba el Plus Ultra y por eso subí, y lo entendió.

-¿Practica el remate en los entrenamientos?

-No, nunca. Salió de casualidad, como a todos los porteros que alguna vez meten un gol.

-Igual es momento de dejar los guantes y hacerse delantero.

-Ja, ja. Pues de pequeño, en Alcantarilla, jugué un poco de todo, a veces de portero y a veces de lo que fuera, pero me gustaba estar en la portería y al final me quedé con los guantes.

-¿Qué le han dicho en su equi?

-Algunos dicen, en broma, que después de ver lo del domingo se dejan el fútbol.

-¿Cobran en el Alhama?

-No, aquí todos jugamos porque nos gusta esto.

-Tendrán que buscarse las habichuelas de otro modo.

-Pues sí, aquí una parte son estudiantes y la otra trabajadores. Yo, como otros compañeros, trabajo en ElPozo. Los que no estudian, tienen que trabajar, no queda otra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos