Santa Mónica pagó a empleados de la RFEF

El auto del juez revela ingresos del grupo que presidía Samper a trabajadores de la Federación, entre ellos a Rafael Cortés Elvira, ex secretario de Estado para el Deporte

C.G.G.MURCIA

Continúa el goteo de informaciones relacionadas con la trama de corrupción encabezada por Ángel María Villar y su presunta vinculación con el Grupo Santa Mónica (GSM) que presidía el expresidente del Real Murcia Jesús Samper, ya fallecido, con quien firmó un contrato para la explotación comercial de los derechos de la selección española y que fue resuelto en 2013, con un perjuicio de más de 50 millones de euros para el patrimonio de la Federación (RFEF), según el juez. En el auto se llega a hablar de «una relación próxima al clientelismo» entre el grupo y la RFEF, y se aporta, entre otras pruebas, el nombre de varios empleados de la Federación que cobraban de Santa Mónica de forma simultánea.

Así, en el auto del juez se explica que David Antonietty Hellmanns, director de Marketing de la RFEF, percibió ingresos del GSM de más de 175.000 euros entre 2009 y 2015. Asimismo, se hace referencia a Isabel Warleta del Río, responsable de Publicidad, así como del área de Audiovisual e Imágenes de Archivo de la RFEF, y que al mismo tiempo fue jefa del departamento de Producción del GSM entre 2009 y 2013. Otro de los nombres que aparecen es el de María Elena Herrero González, jefa de los Servicios Médicos de la RFEF desde 2003, así como el de su marido, Rafael Cortés Elvira, administrador único de General de Asesoramiento Corell, «quien percibió ingresos del GSM por importe de más de 1,5 millones de euros entre 2010 y 2012», aclara el auto.

Hay que recordar que Cortés Elvira fue secretario de Estado para el Deporte durante el último gobierno de Felipe González. De él dice el juez, además, que «participaba en la sociedad Esinet, constituida en enero de 2004, siendo la otra socia Mónica Han, esposa de Gorka Villar y nuera de Ángel María Villar».

Ademas, el juez deja claro que los contratos con el grupo Santa Mónica «conceden unos márgenes muy elevados al adjudicatario». Pedraz se refiere a los contratos que Samper y Villar firmaron desde 2004 para gestionar los derechos comerciales de la selección, que incluían las retransmisiones de los partidos.

En el primer acuerdo se establecía que el GSM pagaría algo más de 16 millones de 2004 a 2008 como contraprestación. El contrato, así como la contraprestación, fueron ampliados en 2006 y fue extendido hasta 2010. Además, el juez aclara que se volvió a firmar un nuevo contrato en 2011 hasta 2014. Los informes revelan que el GSM debía unos 20 millones a la RFEF y que Villar pagó por la resolución de los contratos en 2013 otros 20 millones.

Fotos

Vídeos