Picos sospechosos y vértigo en los descansos

Una imagen del Jumilla-Écija, uno de los partidos sospechosos, jugado el pasado 10 de diciembre./Siete Días
Una imagen del Jumilla-Écija, uno de los partidos sospechosos, jugado el pasado 10 de diciembre. / Siete Días

Los investigadores empezaron a mirar a la Tercera División de la Región de Murcia a raíz del Imperial-Águilas, que ganó el filial grana por 3-0, y encontraron otros tres encuentros dudosos por diferentes motivos

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

Cuatro de los cincuenta partidos que la Unidad de Delitos Especializados y Violentos (UDEV) de la Policía cree que pudieron ser amañados en Segunda B y Tercera en las tres últimas temporadas se jugaron en la Región de Murcia, tal y como adelantó el pasado martes 'La Verdad'. El primero de ellos fue el Murcia B-Águilas y se disputó el 30 de diciembre de 2016 en el campus de Espinardo. Ganó el filial grana por 3-0, con tres tantos anotados por el lateral derecho Adrián Montesinos en solo 14 minutos. Y este fue el partido que encendió todas las alarmas en el grupo XIII de Tercera División, ya que solo cuatro días más tarde se presentaron en las oficinas del Águilas varios agentes de la UDEV para interrogar a algunos miembros del club aguileño.

En aquel partido, que se jugó doce días después de su fecha prevista por las inundaciones que asolaron la Región el 18 de diciembre de 2016 y que fue el último oficial que se celebró en Murcia ese año, pasaron cosas que llamaron mucho la atención, a ojos de los poco más de cien espectadores que esa noche se dieron cita en el estadio Monte Romero, propiedad de la Universidad de Murcia. Tampoco pasaron desapercibidas para los investigadores.

Especialmente sospechoso fue uno de los goles que marcó Adrián Montesinos. Metió el balón en la red a la tercera intentona dentro del área, tras dos remates seguidos al poste y gracias a la pasividad del portero y los defensas del Águilas. Los goles del lateral derecho grana llegaron en los minutos 12, 23 y 26. Y hubo otro hecho que destacó mucho en ese partido. Tras el tercer gol, el entonces entrenador del Águilas, Sebas López, quitó al defensa Rubén Primo y sacó en su puesto a Piñero. Era el minuto 27 de la primera mitad y de aquello se habló mucho en la Águilas 'futbolera' durante los días siguientes.

LAS CLAVES Saltan las alarmas Adrián Montesinos anotó tres goles en 14 minutos en el Murcia B-Águilas jugado en diciembre de 2016 Cantidades Los integrantes de la última escala de la trama podían sacar 2.000 euros limpios en una tarde Un colegiado El árbitro, también detenido, habría facilitado algunas goleadas y las apuestas más jugosas

Porque para rematar todo aquello, los efectivos de la Unidad de Delitos Especializados y Violentos (UDEV) de la Policía Nacional consultaron los picos de apuestas de aquel encuentro en varias webs de referencia y se echaron las manos a la cabeza. Aquellas estadísticas iban en contra de toda lógica. Entonces se hicieron averiguaciones sobre lo ocurrido en aquel partido contra el Imperial. Y de aquel hilo se ha ido tirando en los últimos 14 meses.

Movimientos en el descanso

El siguiente encuentro que está en la lupa de los investigadores es el que enfrentó al Estudiantes de Alcantarilla, filial del Jumilla, y al Yeclano. Se jugó el 26 de marzo de 2017 y venció el cuadro visitante (1-4). Se adelantó el Estudiantes con un tanto de Ismael y en el siguiente minuto empató Álvaro. Tonete, en la última jugada del primer periodo, marcó el segundo gol del Yeclano.

Los investigadores comprobaron que en el descanso de ese partido, sin estar el balón en juego, cambiaron drásticamente las apuestas y hubo más movimiento del habitual en el intermedio de un partido de Tercera División.

Eso es un indicio de que algo anormal estaba sucediendo. En el primer cuarto de hora del segundo tiempo marcaron los visitantes Vela y Borja y el encuentro acabó con un holgado triunfo del Yeclano (1-4).

Dos rojas en Lorca

Ya en esta temporada, todos los resortes de la UDEV se activaron el 12 de noviembre de 2017, en el encuentro Lorca B-Estudiantes, disputado en el campo de Los Tollos ante 150 espectadores. Ganó el filial del equipo presidido por Xu Genbao, a pesar de que en el minuto 23 fue expulsado, por roja directa, su portero Jesús. También se fue a la calle en ese encuentro el visitante Piñera, en el minuto 60. Y el gol de la victoria de los lorquinos lo anotó Albert, en el 76.

Y el último partido disputado en la Región que fue calificado como sospechoso por la Policía a instancias de Federbet, un organismo sin ánimo de lucro que lucha contra las apuestas ilegales en el deporte rastreando las oscilaciones fraudulentas de las cotizaciones de las apuestas en los principales mercados, fue el que jugaron Jumilla y Écija el pasado 10 de diciembre en el Municipal de La Hoya, renombrado ahora como Estadio Uva Monastrell.

Ese duelo terminó en empate a cero y en el primer tiempo un error de bulto en la cesión del defensa local Álvaro González a su portero posibilitó que el delantero Canillas se plantara solo delante del meta Mandaluniz. El atacante astigitano envió el balón a las nubes.

Porque los investigadores, que tienen pruebas abundantes de las irregularides cometidas en medio centenar de partidos de Segunda B y Tercera en todo el país, hacen hincapié en que no siempre que hay un pacto para amañar un partido al final termina ocurriendo lo que los tramposos han arreglado previamente. «Hay veces que la cosa se complica y todo se para. Los mecanismos están bien activados y los jugadores, que son el último eslabón, reciben órdenes precisas de las mafias que controlan la trama. De hecho, cada fin de semana se centraban en un solo partido. O en dos, como mucho. Para tenerlo todo bien atado», explican a 'La Verdad' fuentes de la investigación que ha terminado desmantelado la conocida como 'trama de los córneres'.

De hecho, los atestados apuntan, incluso, que los futbolistas captados por la red encabezada por Jonan García e Iván Moreno -en la cárcel de Badajoz desde el miércoles- recibieron una breve instrucción para forzar saques de esquina sin ser detectados. También se explicaba cómo forzar penaltis y romper fueras de juego sin despertar sospechas de los ajenos a la trama.

Además de lo que les pagaban los líderes de la red delictiva (entre los 2.000 y los 5.000 euros por partido amañado) los jugadores habrían apostado 'on line' en los partidos que ellos mismos disputaban.

En algunos casos -apuntan los agentes- los jugadores se habrían hecho con hasta 5.000 euros extra de beneficios en una sola jornada, cuando en esas categoría cobran unos 300 euros de media al mes.

La red que ha caído esta semana contaba incluso con un «tipster», una especie de especialista en el mundo de las apuestas.

La Tercera, «podrida»

«El asunto es muy grave. Las mafias han entrado muy fuerte en la Tercera División Española, sobre todo en Andalucía, Extremadura y Valencia. Pero también, poco a poco, en la Región de Murcia. En los sitios en los que menos se cobra, hay más opciones de que un futbolista de Tercera se meta en estos líos. Y en Murcia, el futbolista que más cobra son aproximadamente unos 500 euros.

Lo normal es ganar 300 y en muchos clubes solo pagan la gasolina. «En dos años, la Tercera División se ha podrido», cuenta a este periódico un directivo de un club murciano que este año compite en el grupo XIII de Tercera que pide quedar en el anonimato.

Los investigadores aseguran que un partido de Tercera «bien arreglado» puede dejar unos beneficios de 50.000 euros. Y con ese dinero, ganan todos; los que mueven la apuesta en China, los que la organizan en España y los jugadores implicados, que son el último eslabón. Son los que más se exponen y los que menos ganan a fin de cuentas. Pero sacar 2.000 euros limpios en una tarde por forzar córneres cuando cobras 300 euros al mes es una tentación que hace picar a muchos para entrar en el tema.

Un árbitro, implicado

Una de las cosas que más ha sorprendido a los policías que han trabajado en este caso -'Operación Pizarro'- es que Jonan García e Iván Moreno habían 'fichado' a 'tiempo completo' a cinco jugadores en activo para sus amaños de Segunda B y Tercera y habían comprado las voluntades de otras dos docenas de futbolistas, además de a un árbitro (también detenido). El colegiado -apuntan los informes policiales- es el que habría facilitado que se convirtieran en realidad algunas de las apuestas más arriesgadas y jugosas de la trama, incluidas goleadas «solo vistas en patio de colegio», en palabras de uno de los investigadores.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos