Mundial 2018

Rusia 2018

«No es justo comparar a estos jugadores con aquella generación que fue única»

Julen Lopetegui, en un entrenamiento de la selección. /Afp
Julen Lopetegui, en un entrenamiento de la selección. / Afp
Julen Lopetegui, seleccionador de España

El técnico vasco se muestra convencido de que España está lista para luchar por el título y cree que crecerá a medida que avance el torneo

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENEnviado especial a Krasnodar

Julen Lopetegui (Asteasu, Gipuzkoa, 51 años ) le gusta escuchar. Y por eso prefiere una con¬versación a una entrevista. Sus resultados y su manera de gestionar el grupo han hecho que los internacionales madridistas –hasta seis, encabezados por el capitán Sergio Ramos– hayan sugerido a la cúpula del club blanco, que no termina de encontrar entrenador, que apueste por el técnico vasco como sustituto de Zinedine Zidane. Ahora mismo es una opción imposible porque, más allá de que haya renovado hace unos días hasta 2020, Lopetegui, obsesivo en el trabajo y exigente hasta con el último de su amplio grupo de colaboradores, solo tiene una idea en la cabeza: «Mundial, Mundial».

La cuenta atrás está a punto de terminar. Lleva meses preparando todo: la elección de Krasnodar como lugar de concentración por su tranquilidad y clima; los planes de entrenamiento personalizados en función de la carga física de cada jugador; el estudio de los rivales; los conceptos tácticos específicos de cada partido; el tiempo de ocio... Es un hombre que se forjó en el esfuerzo (hijo de Aguerre, un levantador de piedras de éxito), dentro de una familia de deportistas, en la que todos trabajaban para poder completar sus sueños. Por eso sus mensajes siempre van en la misma dirección: el trabajo es el vehículo para el éxito, algo que ya consiguió en dos Eurocopas (sub'21 y sub'19). «Tenemos que hacer que ocurra», pone en la pulsera roja que luce la selección estos días en Rusia. Y cada vez que su equipo se monta en el autobús lee en el cristal: 'Juntos somos invencibles'.

PREGUNTA: Quedan muy pocos días para comenzar el torneo. ¿Cómo está España exactamente?

RESPUESTA: Está preparada para el Mundial, un Mundial ilusionante con todo lo que conlleva, con esa complejidad que genera. Estamos en un momento en el que crecemos como equipo y tenemos una sensación colectiva muy positiva. Intentaremos seguir mejorando y creciendo durante el torneo.

P.: ¿Cómo se prepara un Mundial?

R.: De muchas maneras. Hay muchísimos frentes que hay que detallar y ultimar. La propia elección de los jugadores, la preparación de estos partidos y la gestión de la plantilla. Y saber interactuar con todos los agentes externos: Prensa... Todo es importante y todo hay que tenerlo trabajado, pero lo importante es prepararse futbolísticamente para dar una respuesta a nivel colectivo, ofensivo, defensivo... Eso es lo que me preocupa y me ocupa.

P.: ¿Ha ido todo mejor de lo que se esperaba desde que llegó al cargo?

R.: Bueno, no teníamos una expectativa concreta. Lo que sí teníamos claro era a qué debíamos enfrentarnos en cada momento. No hay otra manera. Dar respuesta a las necesidades. Analizar y elegir jugadores y luego prepararlos para los partidos y superar una fase de clasificación durísima, con un rival con cuatro estrellas como Italia. Desgraciadamente, no se han clasificado, pero la fase ha sido muy exigente. Tratamos de recuperar un poco la ilusión y la autoestima y seguir creciendo como equipo.

P.: ¿Recuperar esa autoestima fue el objetivo prioritario después de dos fases finales malas?

R.: Siempre que los resultados no acompañan, hay una desilusión. Pero eso, siempre lo he dicho, no significa que las cosas estuvieran mal hechas. Al contrario. Nosotros nos encontramos con un equipo con muchísimas cosas positivas.

P.: Pero ya no era tanto el equipo como tal. Era el jugador y su estado después de Brasil 2014 y Francia 2016.

R.: Es cierto que venían de un golpe, de un momento negativo, y esas dudas pueden aparecer. Pero se disipan rápido y al instante fueron capaces de demostrar que eran aptos para hacer muchas cosas interesantes como equipo. Se ha cogido un rumbo y un camino que es el que queremos seguir.

«Portugal es una selección extraordinaria con un futbolista de época como Cristiano»

Julen Lopetegui tiene un gran respeto a los rivales con los que se va a cruzar en la primera fase de este Mundial, sobre todo al campeón de Europa, Portugal, su primer examen, el próximo viernes.

– Portugal, el 15 de junio en Sochi.

¬– Es el actual campeón de Europa. Fue el mejor del último escenario futbolístico en el que intervinieron Francia, Italia, Inglaterra, Alemania, España... Estaban todos. Queda todo dicho. Es una selección extraordinaria con un jugador de época como Cristiano, en uno de los momentos de su vida, y con un entrenador con mucha experiencia. Han ganado ya, y conocer el camino del triunfo ayuda.

– Irán, el 20 de junio en Kazán.

– Es un muy buen equipo, que lleva siete años con el mismo entrenador (Carlos Queiroz). Es el mejor equipo de Asia de largo, sacando ocho puntos a Corea del Sur en la clasificación. Ya fue una de las revelaciones en el anterior Mundial poniendo en problemas a Argentina. Está muy consolidado, con muy buen físico, bien tácticamente y con la aparición de jugadores muy interesantes. Tienen al goleador de la liga holandesa y al mejor jugador de la liga rusa.

– Marruecos, el 25 de junio en Kaliningrado.

– Tiene la mejor generación de su historia, con jugadores en los mejores equipos de Europa. Un culto al juego muy interesante y con un entrenador que les ha ordenado y que ha conseguido un equipo ofensivo que encaja poco. Han hecho una fase de clasificación magnífica a nivel defensivo.

P.: ¿Es fácil trabajar con estos futbolistas?

R.: Sí. Siempre es fácil trabajar con buenos jugadores, sin duda. Tanto a nivel de capacidad como a nivel de convicción. Son dos cuestiones imperativas. Una la tienen, que es la capacidad y la calidad, y la otra la desarrollan, que es la convicción por ser un equipo. Es un detalle que han entendido desde el primer momento: entregar lo mejor de cada uno en aras de un objetivo colectivo. Ellos han estado convencidos siempre.

P.: ¿Qué es lo que más le ha sorprendido de este grupo de jugadores?

R.: No me ha sorprendido nada porque conocía a muchos de ellos. Sabía de la personalidad, de la motivación, de la convicción, de la calidad futbolística... Tienen esa pasión que se necesita para jugar en esta selección, tienen esa humildad competitiva que se necesita para preparar bien las cosas.

P.: ¿Qué es para usted un Mundial?

R.: La máxima expresión a nivel futbolístico. Es el evento más importante del mundo del deporte. Están los Juegos, pero en lo que se refiere a un deporte no creo que haya nada comparado a un Mundial. No hay nada con tantos ingredientes.

P.: ¿Le emociona?

R.: Por supuesto, claro que sí. Un Mundial tiene que emocionar, ilusionar. Y hay que tratar de disfrutarlo. Debemos disfrutar de Rusia. Para competir bien en el Mundial hay que disfrutar. Tenemos que ser capaces de demostrarlo.

El primer recuerdo

P.: Usted lo vivió como jugador, en Estados Unidos en 1994, y ahora como seleccionador. Estando dentro de un equipo, ¿un Mundial sirve para unir a un país?

R.: Sí. En un Mundial se aparcan las diferencias pensando en una alegría colectiva. Es un ejemplo positivo. Nosotros, en estos dos años, hemos tenido momentos complicados, momentos difíciles, y los chicos han estado muy por encima de las circunstancias, han demostrado un grado de madurez y responsabilidad muy altos. Y eso es extrapolable al resto de la sociedad.

P.: ¿Qué recuerda de un Mundial?

R.: Mi primer recuerdo es el Alemania-Holanda (2-1), la final de 1974, con goles de Neeskens, Breitner y Müller. Diría que incluso mi primer recuerdo futbolístico fue ese. Yo tenía ocho años y ver un partido por televisión era algo atípico, algo raro. Lo vimos juntos en casa y tengo un recuerdo muy especial de ese día.

P.: ¿Es muy distinto vivir el Mundial como jugador que como entrenador?

R.: Absolutamente, nada que ver. La ilusión está ahí, pero la responsabilidad y lo específico que es entrenar a un equipo no tienen nada que ver. La ilusión seguramente es paralela. Un jugador tendrá la misma que la que puedo tener yo.

P.: Después de Brasil y Francia, España ha dado un salto. ¿Percibe que se ha ganado de nuevo el respeto?

R.: Es lógico que cuando un equipo ha ganado el resto te mire de otra manera, y más de la manera en que se ganó. Internacionalmente, a España ya se le reconoce por una manera de entender el juego. Y eso sí se percibe, aunque no te garantiza nada. En todo estilo hay que seguir con una evolución. No te puedes parar. Pero también nosotros sentimos respeto por Alemania, Francia, Argentina, Brasil, Bélgica e Italia, que con cuatro estrellas se ha quedado fuera del Mundial.

Julen Lopetegui da instrucciones durante un partido.
Julen Lopetegui da instrucciones durante un partido. / Efe

P.: ¿Y realmente hace mucho la estrella en el pecho?

R.: Esa estrella sirve para recordar que en un momento de tu historia has estado en lo más alto. Es un motivo de orgullo. Mirar tanto la estrella, mirar ocho años atrás, nos debe servir para estar muy felices y orgullosos, pero hay que ser conscientes de que eso no nos va ayudar absolutamente para nada. No sirve para ganar el Mundial. Es de perogrullo, pero es así. Hay que mirar para atrás para estar muy orgullosos, pero no para comparar. Igual que los jugadores actuales. No es justo compararles con la mejor generación del fútbol español, de largo seguramente una de las mejores generaciones del mundo. A estos chicos hay que dejarles que hagan su camino y que se sigan desarrollando.

P.: Esta generación combina parte de ese pasado y también hay jugadores que seguramente están en el punto apropiado. ¿Cree que es el momento idóneo para aprovechar esta mezcla?

R.: La evolución de los años siempre produce mezclas de generaciones. Están preparados, nos ilusionan y combinan bien. Tendrán que demostrar lo que son, cómo compiten. Hay que confiar en este equipo, pero sin ponerles en el espejo ni comparándoles permanentemente. Aquella generación fue única. Confiemos en los de ahora.

P.: ¿Sueña con ganar el Mundial?

R.: Soy más de trabajar los sueños que de soñar. De ser muy ambicioso, sabiendo que esos sueños tienen que ser fruto del trabajo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos