Monje participa en el cónclave del CSD para echar a Villar

El secretario de Estado para el Deporte, José Ramón Lete, en la reunión celebrada ayer en el CSD. / EFE
El secretario de Estado para el Deporte, José Ramón Lete, en la reunión celebrada ayer en el CSD. / EFE

Vota a favor de que el dirigente vasco dimita, al igual que todos los presidentes de las territoriales reunidos ayer a petición de Lete

COLPISA / F. J. MOYAMADRID / CARTAGENA

Ángel María Villar, investigado en la 'operación Soule', no tiene más remedio que dimitir para que se abra un nuevo período en el fútbol español y se pueda acometer un nuevo proceso electoral. Esa es la principal conclusión que se puede extraer de la cumbre que mantuvieron ayer los presidentes de las federaciones territoriales con el secretario de Estado para el Deporte, José Ramón Lete.

El presidente de la Federación de Fútbol de la Región de Murcia (FFRM), el también investigado José Miguel Monje Carrillo, estuvo presente en el cónclave y se sumó a la unánime petición para desalojar definitivamente de la RFEF a Villar, quien hasta hace poco era su amigo y a quien siempre mostró su fidelidad, en las duras y en las maduras. De hecho, según el auto del juez Pedraz que mandó a la cárcel a Villar, éste le concedió un cargo en la UEFA y el último amistoso España-Colombia vino a Murcia como recompensa a sus años de apoyo y lealtad inquebrantable.

«Existe consenso en que la mejor solución es la dimisión de Villar», aseguró Lete tras la reunión celebrada en la sede del Consejo Superior de Deportes y a la que también asistió Juan Luis Larrea, presidente en funciones de la Federación Española (FEF) y la secretaria general Esther Gascón. «Ha habido unanimidad en que lo mejor sería la dimisión de Villar. Así se abriría un mecanismo de sustitución establecido en los estatutos que permitiría la convocatoria de elecciones y la presentación de los candidatos que creyeran conveniente dar un paso al frente», explicó Lete tras el encuentro que se celebró de manera urgente y por la insistencia del Gobierno.

Lete añadió que el CSD establecerá «una tutela» de la Federación que estará «al margen del proceso electoral» cuando éste se produzca para elegir un nuevo presidente. Asimismo, detalló que en la reunión, que duró unas dos horas, también se valoró la posibilidad de una moción de censura, que se produciría en noviembre. Hasta entonces, el CSD podría incluso trasladar funcionarios de su plantilla a la sede de la FEF para controlar su gestión. El Gobierno no quiere que la gente de Villar siga tomando decisiones, especialmente si no dimite ya.

Tutela gubernamental

«Estaríamos en disposición de establecer una tutela especial sobre la RFEF que se prolongaría hasta el momento de la moción de censura y que podría incluir el desplazamiento de funcionarios de esta casa de manera permanente a la sede de la Federación Española. Al amparo de la legislación deportiva y de la Ley del Deporte, podríamos inspeccionar documentos oficiales, reglamentos, etc.», insistió Lete, quien quiere limpiar cuanto antes el máximo organismo del fútbol español.

En los próximos días, el CSD seguirá manteniendo diversas reuniones con los diferentes estamentos del fútbol que cuenten con representación en su Asamblea. A partir de ahora, los presidentes territoriales que dimitieron de la junta directiva de la RFEF, excepto los cinco imputados entre los que está el murciano Monje Carrillo, se comprometen a volver a este organismo para pedir a Villar que dimita. «Volvemos a la normalidad. Ahora vamos a seguir una ruta; celebraremos una junta directiva el próximo 6 de septiembre por la tarde y a partir de ahí trataremos de trasladarle al presidente las inquietudes, que pasan por su dimisión», explicó el presidente en funciones de la FEF, Juan Luis Larrea.

Fotos

Vídeos