Monje, investigado por «pagos sospechosos» con ingresos de la Policlínica de la Federación

Ángel María Villar y José Miguel Monje Carrillo, el pasado mes de julio en Murcia. / RFEF

LA VERDADMURCIA

El 'caso Soule', que investiga una trama clientelar en torno al inhabilitado presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, así como el desvío de fondos a directivos y mercantiles afines, mantiene el foco sobre un grupo de responsables territoriales del organismo, entre ellos José Miguel Monje Carrillo, presidente de la Murciana, quienes, según publicó ayer 'El Confidencial', «recibían dinero a través de empresas interpuestas que ganaban adjudicaciones de la entidad deportiva, y que los dirigentes utilizaban para contratar a familiares, que podrían haber estado viviendo de estas mercantiles instrumentales sin trabajar. Gran parte de los pagos de esta línea de investigación habrían sido realizados a través de la Mutualidad de Futbolistas».

Los informes de la Guardia Civil, según la referida información de 'El Confidencial', ponen el acento en el presidente de la Federación Murciana (FFRM), José Miguel Monje Carrillo, también máximo responsable de la Policlínica Murciana del Fútbol, participada al 100% por el organismo territorial. Esta mercantil, explican los miembros de la UCO, «ha dedicado parte de sus ingresos a realizar pagos sospechosos a la sociedad administrada por la compañera sentimental de un médico de la Policlínica, a la Federación Murciana, al director de los servicios jurídicos de esta última territorial, a dos sociedades vinculadas al director médico de la Policlínica, al propio Monje Carrillo y al tesorero de la FFRM».

Fotos

Vídeos