SEGUNDA

El peor rival posible, en el Artés

Fabri, durante un encuentro en el Artés Carrasco./Paco Alonso / AGM
Fabri, durante un encuentro en el Artés Carrasco. / Paco Alonso / AGM

PEDRO RELORCA

Hace tiempo que el Lorca FC vive una agonía cuyo final es de todos conocido y podría llegar, al menos de forma virtual, este mismo domingo, cuando el Lorca juegue en casa ante el Granada, un equipo que lucha por retornar a Primera. Tras volver a ser derrotado en Tenerife, el equipo que sigue entrenado por Fabri González ya no podrá llegar a los 48 puntos en los que puede estar la permanencia.

Al equipo lorquino solo le vale la victoria para salir del puesto en el que se ha colocado, y es que ya es último tras la victoria del Sevilla Atlético en el campo del Zaragoza.

El club ha mandado a Granada 510 entradas, las estipuladas para que sus aficionados se ubiquen en la grada lateral. El equipo granadino tiene un final de temporada muy emocionante en su lucha por ascender a Primera. Todo lo contrario que el Lorca FC, al que cada vez van a ver menos aficionados al Francisco Artés Carrasco.

A pesar de todos los inconvenientes, la temporada sigue. Los jugadores entrenan y dan la cara. Esta semana le ha tocado a Tropi, un centrocampista que llegó al equipo procedente del Alcorcón. El jugador comentó que «en casa no tenemos miedo a ningún equipo y no nos importa que venga el Granada, ya que hay posibilidades de ganar y dar la cara. Cuando llevas tiempo sin ganar es difícil jugar, pero afrontas los partidos con la ilusión de que esta vez puede ser la victoria que pueda levantarnos».

Sobre la posible desmotivación de la plantilla, teniendo en cuenta la situación del equipo, el jugador aseguró ayer que «estamos bien. Aquí nadie se ha escaqueado, ni hay baja intensidad, y creo que la actitud del equipo siempre ha sido buena, aunque está claro que la mayoría de los jugadores no pasamos por el mejor momento. Yo nunca he dejado de trabajar, pero es difícil ser regular en todo este periodo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos