SEGUNDA

El Lorca de Fabri, abocado a una agonía que aún durará trece jornadas

Fabri, el pasado sábado en el Artés Carrasco./Paco Alonso / AGM
Fabri, el pasado sábado en el Artés Carrasco. / Paco Alonso / AGM

Con 18 puntos en el casillero del Lorca FC y a falta de 39 por disputarse, llegar a los 50 parece una misión imposible

PEDRO RELORCA

Quedan trece jornadas para terminar la temporada en Segunda División y el equipo de Fabri González tendría que sumar un mínimo de diez victorias de aquí al final, una misión que parece imposible. De momento, ha logrado ganar cuatro partidos después de haber disputado 29, seis han terminado en igualada y en 19 ha sufrido la derrota. Con 24 goles a favor y 47 en contra su situación es más que preocupante. El cambio de entrenador, unido a la revolución de la plantilla en el mercado de invierno, no ha funcionado, y el Lorca FC ha bajado en su rendimiento. Sus dirigentes no han respondido a las esperanzas depositadas en ellos.

Sin duda, la lista de culpables es larga. Empezando por el presidente y el director general quienes, lejos de centrase en hacer un proyecto viable, han estado, desde antes de que arrancara la competición, más preocupados en la venta del club que en otra cosa. La secretaría técnica renovó gran parte de la plantilla tras el ascenso, decisión que salió cara porque no quedaron muchas fichas libres para contratar a nuevos jugadores. Los recursos económicos en ese apartado se agotaron pronto, ya que la Liga estipula una cantidad máxima para pagar a los jugadores, lo que obligó al Lorca a recurrir a futbolistas cedidos, jóvenes y con poca experiencia.

La llegada de Fabri González en puesto de Curro Torres tampoco surtió efecto. El cambio fue catastrófico y sus números no pueden ser más negativos, ya que el equipo se estancó en el fondo de la clasificación y no ha levantado cabeza. El técnico gallego suma nueve jornadas en el banquillo lorquino, y de los 27 puntos en juego solo ha logrado dos. Fueron los de los empates a cero ante el Sporting de Gijón y el Cádiz que hicieron creer a la afición lorquina que había una última esperanza, que ha consumido la derrota ante el Albacete.

Los dirigentes del club han estado más preocupados de venderlo que de otra cosa, desde antes de que empezara la campaña

Mercado aciago

A los problemas a la hora de construir la plantilla en verano, se ha sumado el desastroso mercado de fichajes invernal. Se marcharon trece jugadores, unos porque no cuadraban al nuevo cuatro técnico y otros por decisión de ellos, tras recibir ofertas más apetecibles. Llegaron nueve jugadores, pero el único que ha funcionado ha sido Fede Vega. Nasuti empezó jugando, pero un puntual fallo terminó con sus huesos en el banquillo, mientras que Digard arrastraba problemas físicos. Gomelt, Villalibre, Brown, Santi Luque o Bicoro tampoco están brillando.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos