Un derbi con olor a incienso

Un derbi con olor a incienso

El líder Cartagena y el resucitado Real Murcia llegan en su mejor momento al gran partido, al que acudirán unas nueve mil personas. Moisés, Cordero y Cristo regresan al once local, mientras que Pedro Martín entrará por el sancionado Elady en el conjunto visitante

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

Es el derbi de toda la vida. Es el único duelo futbolero que se lleva jugando desde hace más de cien años en esta provincia. Es el clásico de la Región. Es el partido que hace enloquecer a los aficionados que habitan al norte y al sur del Puerto de la Cadena. Especialmente a los que sueñan en grana y en albinegro en vez de hacerlo en blanco y en azulgrana. Por eso, aunque la semana no haya sido tan caliente como en otras ocasiones, cuando llega el día del partido todo entra finalmente en combustión. El Cartagonova más hermoso que nunca hemos conocido -tras una remodelación que le ha hecho ganar un par de 'estrellas' en un tiempo récord- acoge esta tarde un duelo de los que casi nunca se ven en la desvencijada y maltratada Segunda B, la categoría donde empieza el infrafútbol y se abre paso la penuria.

Faltará público. En el último derbi a orillas de Benipila hubo más de 12.000 espectadores y las previsiones más optimistas para esta tarde se quedan en 9.000. Hay tele, el aficionado local viene de pagar por ver al Sevilla y el visitante, que nunca se volvió loco para viajar al Cartagonova con su equipo, se queda en casa porque su directiva y sus peñas se han enfadado por la ubicación en el estadio. La nula relación entre Paco Belmonte y Deseado Flores se traslada a las peñas, donde no hay contacto ni armonía. Es lo que hay.

Kuki Zalazar. Mediapunta
El mediapunta cedido por el Málaga está asomando en los últimos partidos y ha aprovechado la baja por lesión de Cristo Martín para hacerse un hueco en el 'once' y empezar a demostrar el talento que tiene. Ha sido internacional sub 17 y sub 19 y vino a Cartagena por la relación de amistad entre Monteagudo y su padre, el internacional uruguayo y ex del Albacete José Luis Zalazar.
Biel Ribas. Portero
En el primer tercio de Liga ha justificado con creces la inversión que hizo Deseado Flores para convencerlo el pasado mes de julio. Es el mejor portero del grupo y lo ha demostrado con paradas salvadoras en casi todos los partidos. Para el Murcia es un seguro de vida y hoy, en un ambiente hostil en el Cartagonova, el meta balear tendrá una verdadera prueba de fuego.

«La seguridad está totalmente garantizada y todo lo demás son películas. Nadie del Murcia nos ha confirmado si vienen o no al palco, pero lógicamente es un espacio abierto a todo el mundo y si vienen serán tratados con total normalidad y cordialidad», dijo ayer Paco Belmonte, dueño del Cartagena. Se han vendido 7.500 entradas y su pronóstico es que esta tarde otras 1.500 personas cruzarán el puente de Benipila para comprar su entrada en taquilla. «En Murcia se han vendido las 300 que enviamos y tengo la sensación de que a última hora vendrá mucha gente más y veremos el fondo norte bajo lleno de aficionados del Murcia», añadió. En cuanto al palco, de momento, el único que ha anunciado su presencia esta tarde en la zona noble del Cartagonova es Stefan Settels, consejero y secretario en el órgano de gobierno del club.

Monteagudo: «Estamos en deuda con nuestra afición. Ganar al Murcia te da alas para los siguientes encuentros»

Salmerón: «La plantilla sabe que no es un partido cualquiera. Nos jugamos algo más que tres puntos»

Habrá recibimiento masivo al autobús local en el Cartagonova y una pantalla gigante en la Nueva Condomina

En lo deportivo, todo está mucho más abierto que en años anteriores. Porque los dos equipos llegan al derbi enrachados. El Cartagena es líder después de cinco semanas sin perder. Ha sumado 11 puntos sobre 15 posibles y los tres goles que ha encajado en estas cinco últimas jornadas han sido de penalti. Los albinegros sumarán su tercera semana seguida en el primer puesto de la clasificación si hoy se llevan el derbi.

Ocasión de oro

El Murcia es otro desde que llegó Salmerón. Ha ganado los tres últimos partidos de forma consecutiva, algo casi imposible de ver en la división de bronce. Biel Ribas ha echado el candado a su portería (270 minutos sin recibir un gol) y lejos quedan ya los desastres defensivos de San Fernando y Córdoba. Tras sumar 12 puntos de los últimos 15 en juego, los granas han pegado un estupendo salto en la tabla. Si hoy sacan los tres puntos del Cartagonova, como ya hicieron el pasado mes de marzo con los goles de Sergi Guardiola, Josema y Curto, esta noche incluso podrían dormir en puestos de promoción de ascenso, quedándose a un punto del líder. Ver para creer en un equipo que ya lleva tres entrenadores distintos en solo tres meses de competición.

Salmerón, técnico grana, confesó ayer que «la plantilla sabe que no es un partido más ya que tiene una emotividad importante. Todos sabemos que en este partido nos jugamos más que tres puntos, porque ganar el derbi te aporta confianza, tanto a nosotros como a la afición». Alberto Monteagudo, entrenador del Cartagena, también huye del tópico en la previa de un choque especial para todo el mundo. «Perder el derbi del año pasado nos hizo daño y sabemos que estamos en deuda con nuestros aficionados. En casa estuvimos muy mal el día de Las Palmas Atlético y necesitamos hacer un partido bueno en el Cartagonova. Ganar el derbi te da alas en los siguientes partidos y supone mucho, para el grupo y para nuestros aficionados», dice el manchego.

Llorente o Carnicer

El Murcia llega al Cartagonova con bajas importantes. A las ya conocidas del lesionado Curto y el sancionado Elady, se suman las ausencias de Mateos y Xiscu, ambas por lesión. Hay bastantes incógnitas por despejar en el once grana. Parece claro que arriba jugará Pedro Martín, aunque Chamorro podría tener alguna opción de ser titular. En el lateral derecho debería repetir Juanra, pero no está descartada la participación de Fede Vega. En el costado izquierdo de disputan el puesto Molinero y Nadjib, mientras que en la mediapunta la duda está en saber si Salmerón pondrá a Fran Carnicer o le dará carrete a Fernando Llorente, ídolo fugaz de la afición local en el tramo final del pasado curso.

Mucho más claras están las cosas en el bando albinegro. Moisés y Cristo volverán al once, en detrimento de Josua Mejías y Álvaro González. Y la única duda está en saber si Cordero será el pivote titular o si, por el contrario, Sergio Jiménez mantendrá su sitio en una alineación en la que tiene sitio seguro Kuki Zalazar.

Las peñas del Cartagena han organizado una gran caravana de coches por la ciudad a partir de las 11.45 horas. Ya por la tarde, a las 16.15 horas, han pedido a peñistas y aficionados albinegros que acudan a la explanada del Cartagonova a recibir al autobús del equipo por todo lo alto. Mientras, las peñas del Real Murcia pondrán una pantalla gigante en la Nueva Condomina y desde las 17.00 horas montarán una fiesta en su sede a la que están invitados todos los seguidores murcianistas que no van a desplazarse hasta Cartagena.

Curto y Checa

El Murcia anunció ayer la renovación por un año de Curto, quien será operado el lunes de una rotura en el ligamento cruzado de su rodilla derecha y será baja durante seis meses. Además, Salmerón ha pedido a la directiva grana que fiche al medio defensivo Checa, de 34 años y quien milita en el Hércules. Lo tuvo en el UCAM y es su prioridad para reforzar la plantilla del Murcia.

Fotos

Vídeos