Fútbol | Segunda B

Crónica de un empate anunciado

Imagen del encuentro entre el Jumilla y el Marbella. /J. O.
Imagen del encuentro entre el Jumilla y el Marbella. / J. O.

El Jumilla iguala en un partido en el que mereció ganar, una vez más, y continúa en la zona de descenso

JOSÉ ORTEGA Jumilla

La historia se repite una y otra vez en el Jumilla, cuyos merecimientos no se ven reflejados en el resultado final. El equipo de Ángel Cuéllar empezó perdiendo pero reaccionó en una segunda mitad en la que, sobre todo tras el empate, mereció mucho más. El fútbol no está siendo benévolo con los vinícolas y el empate a uno solo contentó al entrenador visitante, satisfecho por haber salvado un punto en el campo municipal La Hoya.

1 Jumilla

Mandaluniz, Julián Domínguez, Neftalí, Catalá, Andrés Sánchez, Manolo (Andrés Campoy, 46) (Chupe, 73), Manu Miquel, Fran Moreno, Txomin (Guirao, 58), Caye Quintana y Chaco.

1 Marbella

Wilfred, Carlos Julio, Alonso, Lolo, Catena, Javi, Corpas, Juanfran (Ferrón, 79), Añón (Luis, 61), Chus Hevia (Indi, 68) y Razvan.

Goles:
0-1, Corpas (26); 1-1, Fran Moreno (59).
Árbitro:
Mena Gimeno, Julio (comité valencino). Solo amonestó a Javi, del Marbella.
Incidencias:
Encuentro correspondiente a la séptima jornada del grupo IV de Segunda B, celebrado en el campo municipal La Hoya con 300 aficionados.

Desde el inicio el conjunto marbellí mostró su predisposición a tener el balón, mientras los locales, bien agazapados sin balón, se defendían sin mayores problemas. El encuentro se disputaba en el centro del campo, con escasas llegadas a las áreas más allá de los centros laterales que, en los primeros veinte minutos, se sucedieron de uno y otro lado sin generar ningún peligro.

Y el Marbella, en la única que tuvo entre los tres palos, la metió para adentro. En una buena combinación por el centro el balón llegó a los pies de Corpas, que perfilado hacia la derecha cruzó el balón para batir a Mandaluniz y poner el duelo muy cuesta arriba para los jumillanos. El gol trastocó los planes de los del Altiplano, que entraron en unos minutos de nerviosismo que el cuadro de Fernando Estévez no supo aprovechar. No ocurrió mucho más hasta el descanso.

El tiempo en vestuarios le iba a venir muy bien a los vinícolas, que salieron con otro espíritu a un todavía maltrecho terreno de juego. Txomin Barcina se mostraba peligroso, y entrando por su banda derecha puso un buen balón al que Campoy no llegó por milímetros. Poco después el extremo era derribado cuando se iba en velocidad hacia la portería, una acción que el colegiado sancionó sin mostrar una amonestación que el público pidió. Pero la más clara llegaba tras un centro de Andrés Sánchez que Chaco cabeceó a la perfección, pero que el guardameta blanquillo logró despejar con una gran estirada. Su rechace lo remató a gol Caye Quintana en posición irreglamentaria.

Los blanquiazules se dejaban ver en campo rival y parecía que el empate podía llegar. Y lo hizo a balón parado. Manu Miquel fue el encargado de botar una falta desde el perfil derecho, y su balón, botado al primer palo, fue rematado por Fran Moreno, que se anticipó a todos para colocar las tablas y devolver la esperanza a los del Altiplano.

Quedaba media hora de juego en la que el Jumilla sería dueño y señor del partido. El tanto espoleó a los futbolistas de Cuéllar, que ahora sí creían en la remontada y se fajaban en cada balón dividido. Fueron múltiples las llegadas, sobre todo tras la entrada al campo de Chupe, que reactivó el juego vinícola y que, entre líneas, supo encontrar los espacios para asistir a sus compañeros. Caye Quintana y Miguel Guirao lo intentaban con disparos desde fuera del área, y Chaco lo hacía desde dentro, rematando forzado con la testa un balón de Manu Miquel que se fue alto. Después un gran pase interior de Chupe encontró a Caye, pero su disparo, muy tocado, también se marchó fuera.

Y con el Jumilla encendido en busca del segundo gol llegó el final del encuentro, dejando nuevamente una sensación agridulce a los aficionados. Se valoran los méritos, pero sobre todo el resultado, y la realidad es que tras siete jornadas los vinícolas siguen sin ganar y en puestos de descenso.

En rueda de prensa, Ángel Cuéllar hizo alusión a la fortaleza del vestuario, decaído ahora por un nuevo varapalo. «Es un grupo de jugadores magnífico, a pesar de los resultados. Este vestuario tiene algo especial. Lo demuestra en cada entrenamiento y también durante los partidos», dijo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos