FC Barcelona

Piqué renueva hasta 2022 y eclipsa el KO en la ida de Copa

Europa Press

Sergi Roberto será el siguiente en firmar tras el central, que tendrá una cláusula de rescisión de 500 millones

P. RÍOSBarcelona

Horas después de que la racha de 29 partidos invicto del FC Barcelona finalizara ante el Espanyol en la ida de los cuartos de final de la Copa del Rey (1-0), el club azulgrana eclipsó la mala noticia con un gran anuncio inesperado: el acuerdo alcanzado con Gerard Piqué para renovar su contrato hasta 2022, cuando tendrá 35 años, con una cláusula de rescisión de 500 millones. El central, formado en la cantera azulgrana desde los 10 años, pertenece al primer equipo desde 2008, cuando regresó tras cuatro años (de los 17 a los 21) en el Manchester United, con una cesión al Zaragoza de por medio (2006-07). Con el Barça ha conquistado 25 títulos.

El comunicado del club llega tras otro partido en Cornellà-El Prat en el que Piqué y su familia fueron el objetivo de los insultos de la afición del Espanyol, siempre hostil hacia su persona en todos los derbis. El defensa, que también vio de cerca cómo impactaba un objeto (parecía una bola de papel de aluminio) en Cillessen, envió una indirecta a través de los medios de comunicación: “No soy yo quien debe tomar cartas en el asunto, pero espero que en la vuelta en el Camp Nou la gente no insulte ni tire objetos”. Mas sensato en sus declaraciones y correcto en su comportamiento que nunca, la marcha de Mascherano le permitirá también heredar una capitanía (compartida con Iniesta, Messi y Busquets) que se le resistía.

La próxima renovación debería ser la de Sergi Roberto, con contrato hasta 2019 y una cláusula de 40 millones que ahora mismo es una tentación para todos los grandes clubs comprobando su gran momento de forma, por ejemplo, el miércoles en el derbi, donde provocó el penalti que Diego López le paró a Messi y forzó una evidente segunda amarilla de Aarón Martín sorprendentemente perdonada por el árbitro De Burgo Benogoetxea. El FC Barcelona lleva tiempo negociando la continuidad del lateral.

En lo deportivo, el Barça se tomó con deportividad la derrota ante el Espanyol, que supo defenderse sin pisar el área azulgrana a la espera de un momento que le llegó tras el subidón anímicio que provocó el penalti parado por Diego López a Messi. En los últimos minutos, el equipo blanquiazul sí buscó un gol y lo encontró gracias al canterano Melendo. El Barça había sido mejor en líneas generales, pero sin puntería en sus pocas ocasiones. Ernesto Valverde demostró con su alineación que también quiere la Copa (jugaron Piqué, Busquets y Messi de Inicio), pero sin arriesgar el físico de sus habituales. Así, Ter Stegen, Alba, Rakitic y Luis Suárez fueron suplentes en un partido para el que ya eran baja por lesión Umtiti, Mascherano, Iniesta, Coutinho, Alcácer y Dembélé, además de Yerry Mina por no tener el transfer y con Semedo en el banquillo, pero sin posibilidad de rotar recién superada una amigdalitis. La plantilla azulgrana sigue siendo superior a cualquiera, pero se dio el caso que el técnico tuvo que echar mano de dos jugadores que se están buscando equipo (Aleix Vidal y Rafinha, quien reapareció tras casi 9 meses de baja), de uno que no sabe si se cuenta con él (Denis Suárez) y del canterano Aleñá.

Para colmo, Paulinho, cazado por Víctor Sánchez sin amarilla, pidió el cambió por una lesión en un dedo del pie que le podría obligar a ser baja el domingo ante el Betis y quizás también en la vuelta contra el Espanyol. Al parecer, se trata de una pequeña fisura, un mal menor cuando en un principio se intuyó un mes de baja como mínimo si había fractura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos