Fútbol

Liga de Europa

Fase de grupos | Jornada 2

El Zorya asalta 'La Catedral'

Raúl Garcia. /Reuters
Raúl Garcia. / Reuters

El desconocido equipo ucraniano alimenta las dudas en el grupo de Ziganda

JULIÁN ALÍAMadrid

Fracasó el Athletic en su segundo partido de Europa League tras el empate en Berlín ante el Hertha. Lo que debía ser una jornada de transición para el equipo vasco, que recibía en San Mamés al Zorya ucraniano, fue tornándose en otra mucho más complicada. Aunque comenzó el encuentro avisando, mediante un golpeo de interior de Muniain buscando el palo largo, y encontrándolo de lleno, antes de alcanzar la media hora de juego ya iba por detrás en el marcador. En un saque de esquina, el joven centrocampista Igor Kharatin decidió imponer sus 188 centímetros para sorprender a un conjunto bilbaíno que mostró grandes dificultades para encontrar su juego. U ocasiones, o algo a lo que aferrarse, porque Ziganda veía cómo pasaban los minutos y su equipo no mejoraba en cuanto a sensaciones ni oportunidades mientras el público sí comenzaba a impacientarse, haciéndoselo saber a base de silbidos.

0 Athletic

Herrerín, Bóveda, Etxeita (Iturraspe, min. 56), Laporte, Saborit (Córdoba, min. 65), San José , Beñat (Aketxe, min. 78), Williams, Raúl García, Muniain y Aduriz.

1 Zorya

Lunin, Opanasenko, Svatok, Grechyshkin, Sukhotsky, Kharatin, Karavaev, Silas (Gordienko, min. 53), Andrievsky, Lunev (Checher, min. 83) y Gromov (Kochergin, min. 64).

Goles
0-1, min. 26: Kharatin.
Árbitro
Halis Ozkahya (Turquía). Tarjetas amarillas a Opanasenko, Gordienko, Andrievsky y Kochergin.
Incidencias
Partido de la segunda jornada del Grupo J de la Europa League, disputado en San Mamés ante 32.462 espectadores.

Hasta que concluyó el primer tiempo lo intentó el Athletic. Sin éxito y sin ideas. Solo alguna cabalgada de Iñaki Williams dio la sensación de poder acabar en gol, pero ni eso. El equipo vasco acabó los primeros 45 minutos con un único disparo entre los tres palos, por cuatro de los ucranianos, aunque varios desde la larga distancia, por si acaso, antes de conseguir el premio. Mejoró en la segunda parte. Aduriz falló un mano a mano al intentar recortar y siendo derribado por el portero, aunque con el balón muy lejos, en una jugada que comenzó con un envío largo y acabó, después del fallo de Aritz, con un remate por encima del larguero de Williams que aun así detuvo un inspirado Lunin. Una jugada más tarde lo intentó Raúl García con un potente disparo de zurda que repelió de nuevo el meta. Multiplicó el Athletic su presencia en campo rival y, aunque el Zorya estuvo bien plantado atrás y apenas concedió remates claros, parecía cuestión de tiempo que llegase el tanto del empate.

Entró Córdoba por Saborit para disputar algo menos de media hora. Aquel que tuvo una gran actuación frente al Panathinaikos, empaló una volea con la pierna buena nada más pisar el césped que salió lamiendo el poste, y un instante después, con la mala, obligó a responder al portero ucraniano de 18 años. Le faltó al Athletic precisión en los últimos metros. Sus pases no encontraron al compañero en buena posición y el Zorya defendió más cómodo de lo que se esperaba. Erró Raúl García un latigazo con la zurda, se durmió Aduriz en el área esperando al bote del balón y los golpeos de un recién salido Aketxe se marcharon desviados. Las oportunidades del equipo vasco se desvanecieron y provocaron la marcha de algún aficionado del estadio antes de tiempo que no pudo ver cómo Muniain, en sus intentos por multiplicarse en los instantes finales, intentando recibir cada balón y que, si por él fuese, se la hubiese pasado a sí mismo para intentar resucitar al equipo, cayó al césped tras un centro. Allí permaneció tirado durante más de un minuto con la mano en la pierna mientras sus compañeros buscaban un gol que nunca llegaría. Así, el Athletic acabó el encuentro derrotado y con diez, con Muniain retirándose en camilla y con lágrimas en los ojos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos