Liga Europa

Carga policial contra los ultras del Marsella

Aficionados del Athletic en presencia de la Policía francesa./Manu Cecilio
Aficionados del Athletic en presencia de la Policía francesa. / Manu Cecilio

La Policía gala interviene contra ellos después de que arrojaran botellas y petardos a unos hinchas del Athletic al salir del metro

JAVIER ORTIZ DE LAZCANO

Momentos de tensión en las inmediaciones del Velodrome. La Policía gala ha cargado y lanzado botes de humos a un grupo de Ultras del OM que han lanzado unas botellas y petardos a aficionados rojiblancos que salían de la boca de metro más cercana al estadio a las 19.00 horas, según ha explicado a elcorreo.com un testigo presencial. El duelo entre Olympique de Marsella y Athletic reunirá alrededor de 28.000 espectadores. Apenas 200 de ellos son rojiblancos. Ya están en el interior del estadio.

Este suceso venía precedido de lo ocurrido hace dos años. En el partido disputado en Francia, 80 radicales del Athletic apoyados por seguidores del Girondins y unos 50 del Marsella se enzarzaron en una trifulca con lanzamiento de sillas y bengalas.

Los incidentes tuvieron lugar hora y media antes de inicio del duelo en la avenida que conduce desde el puerto viejo de la ciudad al estadio. A un kilómetro del Velodrome, un grupo de radicales galos interceptó al grupo de los vascos, que gritaban a favor del Girondins. Los ultras rojiblancos están hermanados con los del Burdeos, a su vez enemigos acérrimos de los radicales del OM.

Como consecuencia de este enfrentamiento, la vuelta en Bilbao se convirtió en una demostración de violencia de los seguidores galos. Unos 300 de ellos causaron graves disturbios que se saldaron con cinco detenidos. Entre los heridos, hubo un vecino de Getxo de 28 años que tuvo que ser trasladado a Basurto con una herida grave en el cuello.

Precisamente la seguridad de cara al 15 de marzo, cuando se juegue la vuelta, ha estado en el centro de la polémica tras la muerte de un ertzaina en los altercados previos al encuentro contra el Spartak de Moscú. Algunos sindicatos amenazaron con una huelga encubierta en forma de bajas laborales, si bien en la última semana se ha ido rebajando la tensión ante el compromiso expresado por el Gobierno vasco para modernizar la Birgada Móvil.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos