SEGUNDA B

La implicación del vestuario no blinda a Cuéllar

Manolo, en primer término, y Cuéllar, en un partido. /J. O.
Manolo, en primer término, y Cuéllar, en un partido. / J. O.

El técnico del Jumilla, que cuenta con el apoyo de sus futbolistas, podría ser destituido si pierde en San Fernando

JOSÉ ORTEGAJUMILLA

La crisis de resultados en la que vive instalado el Jumilla parece no tener fin. Ya hace tiempo que los futbolistas del club vinícola hablan del punto de inflexión que supondría una victoria en la Liga, algo que los de Cuéllar han merecido en más de una ocasión por el fútbol desplegado, sobre todo en casa, pero que no se ha producido todavía en las siete primeras jornadas disputadas, lo que les tiene colocados en puestos de descenso.

El pasado domingo, ante el Marbella, se repitió la historia de hace dos semanas contra el Mérida. Tanto marbellíes como romanos rentabilizaron al máximo su ocasión para llevarse un punto de La Hoya. Una debilidad defensiva que hace temblar los cimientos del proyecto construido por Ángel Cuéllar y Fernández Romo. Sobre todo porque los jumillanos necesitan generar cuatro o cinco ocasiones buenas para hacer subir un tanto a su casillero.

Tampoco el UCAM se mostró superior al Jumilla en el Altiplano, pero diez minutos bastaron a los universitarios para remontar el gol inicial de Caye Quintana. Ese fue todo el bagaje ofensivo mostrado por los de Lluís Planagumá frente a los de Cuéllar, que dispusieron de oportunidades manifiestas para haber obtenido al menos un empate.

Son demasiados accidentes en el comienzo de la tercera temporada consecutiva en la categoría de bronce para los vinícolas. La frustración generada por no conseguir puntos se va acumulando, y el mensaje siempre es el mismo: «Merecemos más, pero hay que seguir intentándolo porque, tal y como estamos trabajando, los resultados han de llegar». Un mensaje con el que el entrenador pacense intenta levantar cada fin de semana el ánimo del vestuario, cada vez más dubitativo.

La directiva jumillana se ha planteado la destitución de Cuéllar, y una derrota ante el San Fernando podría ser el punto y final para el exjugador del Barça. El buen juego exhibido la semana pasada y la fe que el vestuario tiene en su entrenador le están otorgando un tiempo extra. Una confianza que es mutua. «Ellos entienden que están haciendo mucho por ganar los partidos, y la verdad es que el fútbol no les está devolviendo lo que proponen durante la semana y lo que ejecutan en cada partido. Es un vestuario que tiene algo especial, tiene un gen ganador que le hace levantarse de los contratiempos. Solo puedo sentir agradecimiento y orgullo de cada uno de ellos, sin excepción», dijo Cuéllar.

Reaparece Capuani

Nobile Capuani, el que fuera gestor del Jumilla la pasada campaña, sigue reclamando sus derechos sobre el equipo jumillano, del que fue expulsado: «Comunico a los socios, abonados y simpatizantes del Jumilla que están pendientes de resolución las acciones judiciales interpuestas por esta parte frente a la ilegítima junta gestora que se hizo cargo del club en abril de 2016. Ante el proceso electoral abierto recientemente, el mismo será declarado nulo por la autoridad judicial una vez resueltas las reclamaciones judiciales que fueron interpuestas», dijo ayer el italiano en un comunicado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos