Mundial sub-17

España luchará por el gran título que le falta

Los españoles celebran uno de sus goles en la semifinal del Mundial sub-17 ante Mali. /Efe
Los españoles celebran uno de sus goles en la semifinal del Mundial sub-17 ante Mali. / Efe

El combinado de Santi Denia se impuso a Mali y repetirá el sábado ante Inglaterra la final que ya ganó en el Europeo

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKOMadrid

Una década después de que la excelente generación de los De Gea, Illarramendi, Bojan, Nacho o Camacho se quedase con la miel en los labios en Corea del Sur tras caer en la final ante Nigeria por penaltis, la selección española sub-17 volverá a disputar la final de una Copa del Mundo tras imponerse en un excelente duelo a la poderosa Mali en la húmeda, calurosa y caótica Bombay. En un duelo entre los vigentes campeones de su respectiva Confederación, el talento y mayor oficio a su edad de las perlas españolas se impusieron al imponente físico de los africanos, cuya verdadera edad siempre se cuestiona por más que la FIFA haya instaurado un sistema con pulseras que al parecer controlarían este aspecto a través del contacto con los huesos de la muñeca.

1 Mali

Kota, Konate, Diaby (Fofana, min. 50), Haidara, Kane, Samake, Doucoure (Camara, min. 84), Giddou, Drame, Ndiaye y D. Traore (M. Traoré, min. 68).

3 España

Álvaro Fernández, Morey, Chust, Guillamón, Miranda, Blanco, Moha (Pampín, min. 90, Ferrán Torres (Víctor Gómez, min. 79), Gelabert (Beitia, min. 68), Gómez y Abel Ruiz.

goles
0-1: min. 19, Abel Ruiz, de penalti. 0-2: min. 44, Abel Ruiz. 0-3: min. 73, Ferrán Torres. 1-3: min. 74 : Ndiaye
árbitrO
Ryuji Sato (Japón): Mostró amarilla a Giddou, Doucoure, Haidara, Camara y Morey.
INCIDENCIAS
Segunda semifinal del Campeonato del Mundo sub-17, disputado en el Dr. DY Patil Stadium de Nueva Bombay.

España, finalista también en las ediciones de 2003 y 1991, perdidas frente a Brasil (1-0) y Ghana (1-0), tendrá por cuarta vez la gran ocasión de lograr un trofeo que se ha convertido en una obsesión en el marco de la Federación Española de Fútbol, desgobernada desde arriba aunque ello no es óbice para aumentaR su enorme cosecha de éxitos. El sábado, este destacado grupo de Santi Denia luchará por el título frente a Inglaterra, que se impuso a Brasil (3-1) en la primera semifinal. Será una gran revancha de la final del pasado Europeo celebrado en Croacia, conquistado por ‘La Rojita’.

A pesar de que los malienses se presentaban quizá como favoritos al ser los reyes de África y subcampeones del mundo, España se sobrepuso a la mayor estatura y corpulencia de sus rivales y al calor a base de inteligencia táctica, buena defensa y gran pegada. Destacaron la solidez defensiva, el enorme trabajo en el eje del centro del campo de los madridistas Moha y Blanco, la privilegiada visión y juego desde el enganche César Gelabert, también de la fábrica de Valdebebas, y la definición de Abel Ruiz, un delantero más del tipo Benzema que Morata, ya que juega y hace jugar a sus compañeros.

Con su doblete ante Mali, este jugador que ya ha debutado con el Barça B, aunque se formó en el Valencia, es ya el pichichi del torneo con seis tantos, igualado con el maliense Ndiaye, figura del Guidars al que seguramente pronto se le verá por algún importante club europeo pero que en este partido fue bien vigilado por el buen entramado defensivo organizado por Santi Denia a base de líneas juntas, ayudas y atención extrema. Abrió la cuenta de penalti, cometido de forma tan clara como pueril por el larguirucho Diaby sobre Gelabert, y después definió con sutileza tras una asistencia extraordinaria del propio Gelabert, que miró hacia un lado y con el dedo le mostró por donde le enviaría el balón. Un gesto de figura en ciernes.

Golazo 'robado' a Mali

Se mantuvo el guion en la segunda mitad, con mayor dominio africano y contras aisladas pero muy peligrosas de España. Pudo sentenciar en una de ellas Ferrán Torres, otro gran producto de la cantera valencianista, pero su remate de rosca desde la frontal se marchó fuera. Esa acción llegó tras una entrada durísima, con los tacos al tobillo de Doucoure a Blanco, que debió ser roja pero se quedó en amarilla. Y poco antes de que un zapatazo del propio Doucoure botase claramente dentro tras golpear en el travesaño.

Protestaron airadamente desde el banquillo maliense, ya que al parecer vieron ese claro gol por los videomarcadores, pero sólo se ganaron dos tarjetas ya que el juez japonés no dio su brazo a torcer. Una polémica más que añadir al VAR. Y una jugada que pudo ser determinante, ya que poco después se produjo la sentencia con el cabezazo de Ferrán Torres, el capitán y el líder de esta generación; un diamante que el Valencia le puso una cláusula de 25 millones. Lo vio todo ganado ya España y Ndiaye aprovechó esa relajación para acortar distancias. España luchará por el título soñado.

Fotos

Vídeos