Fútbol | Segunda División B

El Murcia tampoco despega en el derbi (1-2)

Santi Jara se lleva la mano a la cabeza después de su expulsión.
Santi Jara se lleva la mano a la cabeza después de su expulsión. / Vicente Vicéns/ AGM

El UCAM fue superior tácticamente a un equipo grana que jugó con un hombre menos durante setenta y cinco minutos

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

El Murcia no carbura. A pesar de las dos rondas victoriosas de la Copa, el equipo grana volvió a sucumbir en la Liga ante un UCAM que le sacó los colores en el derbi y que dejó al descubierto todas sus carencias. Ni siquiera la expulsión temprana, y quizás rigurosa, de Santi Jara al cuarto de hora justifica la mala sensación que ofreció este sábado un equipo desastroso en defensa que apenas creó ocasiones de gol. El Murcia, por momentos, pareció perdido sobre el campo y a merced de un UCAM en el que su entrenador Lluís Planagumá ganó la batalla táctica a un Sanlúcar que no fue capaz, ni siquiera, de dotar a su equipo de la casta y la fuerza suficiente para meter al UCAM en su área en la segunda parte teniendo más de diez mil aficionados detrás. Ni el gol de Elady en la recta final, después de que el equipo universitario desperdiciara varias ocasiones para sentenciar el choque, sirve para enjugar el mal sabor de boca que deja el derbi para un Murcia que ve como otros candidatos al ascenso toman ventaja, una pesadilla que se repite año tras año.

1 Real Murcia

Biel Ribas, Juanra, Pedro Orfila, Álex Ortiz, Forniés (Xiscu, min. 62), David Sánchez, Armando, Elady Zorrilla, Santi Jara, Víctor Curto (Salva Chamorro, min. 79) y Pedro Martín (Fran Carnicer, min. 72).

2 UCAM Murcia

Germán Parreño, Carlos Moreno, Dani Pérez, Fran Pérez, Góngora, Vivi, Jony Ñíguez, Chevi, Isi Ros (Arturo, min. 83), Víctor García (Marc Fernández, min. 63) y Quiles (Eneko Eizmendí, min. 78).

Goles:
0-1, min. 8, Quiles. 0-2, min. 64, Quiles. 1-2, min. 91, Elady.
Árbitro:
Escudero Martín (Comité Castellano Manchego). Expulsó con roja directa a Santi Jara en el minuto quince, tras una entrada sobre Góngora. Mostró tarjetas amarillas a David Sánchez, Fran Pérez, Armando y Xiscu.
Incidencias:
Partido correspondiente a la quinta jornada del Campeonato Nacional de Liga de Segunda División B. Terreno de juego en buenas condiciones pese a las últimas lluvias. 11.364 espectadores en la grada.
El palco:
Presidieron el encuentro José Ballesta, alcalde de Murcia, Felipe Coello, concejal de Deportes, y Alonso Gómez López, director general de Deportes. Además de la mayor parte de los consejeros murcianos encabezados por Raúl Moro, estuvieron en la primera fila del palco Miguel López y Juan Nicolás, directivos del UCAM.

Manolo Sanlúcar apostó por un once más que previsible. La única sorpresa fue la aparición en el equipo inicial de Elady Zorrilla, un jugador que en teoría iba a tener un papel secundario. El resto, y una vez que Mateos no llegó para estar en el once titular, fueron los jugadores que el entrenador gaditano fue alineando en los últimos choques. Lo de Planagumá sí que fue una revolución en toda regla. Además de los lesionados Urko Arroyo y Kitoko, el técnico barcelonés dejó fuera del once inicial a Marc Fernández, David López y Arturo, tres de las piezas más valiosas de la plantilla diseñada por Pedro Reverte. Una apuesta arriesgada que salió redonda a un entrenador que este sábado dando un toque de atención a sus teóricos titulares, consiguió despertar a la segunda línea. Un movimiento de piezas exitoso.

El choque fue eléctrico y volcánico desde el primer minuto. En la primera jugada, Jony Ñíguez embistió a Víctor Curto sin balón, dejando su tarjeta de visita y marcando el territorio. Pero más allá de la contundencia del centrocampista universitario, el UCAM dejó constancia a las primeras de cambio que quería el balón y que su apuesta era valiente y atrevida, pese a la contundente derrota hace una semana contra el Cartagena. Aún así, la primera ocasión del derbi fue para el Murcia, en un contragolpe de Santi Jara en el que Elady, tras eludir la salida de Germán, se adelantó demasiado el balón y no pudo marcar con el portero visitante ya batido. La propuesta del equipo de Planagumá tuvo su premio cuando a los ocho minutos una gran jugada combinativa nacida en los pies de Isi Ros acabó en el gol de Quiles con un disparo raso que enmudeció a la Nueva Condomina.

El UCAM, tras el 0-1, siguió teniendo el balón, hasta que al cuarto de hora el derbi entró definitivamente en combustión con una jugada que cambió por completo el panorama del choque. En un balón dividido, Santi Jara entró con los tacos por delante y embistió a Góngora, que se llevó un gran golpe en la cabeza. El colegiado interpretó peligrosidad y voluntariedad de la entrada del extremo murcianista y expulsó al jugador grana, en una decisión más que controvertida. El Murcia, que ya iba por detrás en el choque en cuanto a las sensaciones y en el marcador, también se encontró en inferioridad numérica con setenta y cinco minutos por delante. El UCAM, con un equipo cargado de reservas, siguió apostando por marcar el ritmo del choque y solo dejó que el Murcia llegará a su portería a ráfagas y en jugadas cimentadas más en el empuje que en la maduración del juego. Eso sí, antes del descanso, el colegiado anuló un gol al Murcia por presunto fuera de juego de Álex Ortiz, el central grana que remató a la red un centro de David Sánchez.

La segunda mitad se convirtió en un examen para Sanlúcar. Con un jugador menos debía demostrar su valía como entrenador y sus dotes para resucitar a un equipo que necesitaba cosas nuevas. De salida el entrenador gaditano no hizo ningún movimiento, pero su equipo comenzó dominando, aunque sin profundidad. La primera oportunidad local llegó a los cinco minutos de la reanudación con un disparó centrado de Elady que paró Germán Parreño sin problemas. Los minutos pasaron sin que el Murcia acosara y derribara la muralla defensiva azulona. De hecho, el equipo grana seguía teniendo problemas en la creación del juego ya que ni David Sánchez ni Armando daban profundidad al equipo grana. Los de Planagumá tenían las ideas más claras.

Un cambio improductivo

Hasta que al cuarto de hora de la segunda parte Sanlúcar se decidió a mover su equipo dando entrada a Xiscu, quitando a Forniés y dejando una defensa de tres, con Juanra, Orfila y Álex Ortiz. Pero al Murcia no le dio tiempo a estrenar su nueva piel ya que en la jugada posterior Quiles, que este sábado dejó en el banquillo a Arturo, diseñó una jugada excelsa que acabó con un balón a la escuadra grana que Biel Ribas solo pudo recoger del interior de la red. Una obra de arte para encarrilar a favor del UCAM un derbi que pudo quedar sentenciado segundos después si Isi Ros, en boca de gol, no hubiera fallado una ocasión clamorosa con Ribas ya batido.

Fran Carnicer saltó al terreno de juego para sustituir a Pedro Martín, en un último intento de Sanlúcar para que el corazón de su equipo volviera a latir. Pero el ambiente era demasiado desangelado ya que el Murcia, pese en contadas ocasiones, no ofrecía nada a los aficionados que acudieron a la Nueva Condomina esperando presenciar el despegue definitivo de un Murcia con el motor gripado, vulnerable atrás y perdido, en ocasiones, sobre el terreno de juego. En los últimos minutos la impotencia del Murcia se multiplicó por dos y el UCAM siguió ensanchando su autoestima, dominando el encuentro y acercándose con más peligro a la portería de Biel Ribas. En el tramo final el gol de Elady encendió la llama de la esperanza para los granas, aunque el Murcia, con balones colgados al área, no pudo hacer nada más.

Ya con el partido terminado, en el túnel des vestuarios, el árbitro expulsó a Biel Ribas después de que el portero le dijera al asistente: «os ha venido grande el partido», según recoge el acta.

Fotos

Vídeos