Confederaciones

La cuenta pendiente del fútbol africano en las grandes competiciones

Una aficionada durante el Camerún-Chile de Moscú.

Camerún o Ghana han brillado en los torneos inferiores, incluso en los Juegos Olímpicos pero no rompen las barreras de los cuartos de final de un Mundial.

MANUEL CABELLOMoscú

Con su pobre debut ante Chile en la Copa de las Confederaciones, Camerún parece volver a demostrar que el fútbol africano tiene una cuenta pendiente en las grandes competiciones internacionales de selecciones absolutas, donde nunca ha logrado levantar un trofeo. «En la primera parte comenzamos con dudas, incluso con algo de miedo por el rival al que nos enfrentábamos y con un poco de mala suerte hubiésemos podido ir perdiendo por 3-0 a los 20 minutos», admitió el seleccionador belga de Camerún, Hugo Broos, tras perder 2-0 frente a la campeona sudamericana. «Jugamos contra el 4º clasificado en el ránking FIFA, nosotros estamos 28 puestos por detrás, y la diferencia estuvo en su mayor calidad y experiencia», añadió.

La mejor ocasión del encuentro la tuvo poco antes del primer cuarto de hora, en un error en la salida de Gonzalo Jara que permitió a los africanos montar una contra finalizada con un duro disparo de Vincent Aboubakar y la parada de Jhonny Herrera. Es cierto que, sobre todo al inicio del segundo tiempo, Camerún reaccionó y logró plantar cara a Chile, pero la Roja apenas se vio amenazada por el ataque africano, en el que su principal estrella, Christian Bassogog, apenas ofreció detalles de la clase que le llevaron a ser elegido mejor jugador de la pasada Copa de África de Naciones.

Pese a que está en progresión constante desde hace tres décadas, el fútbol africano sigue sin destacar en un gran campeonato internacional. Ningún equipo de este continente ha disputado nunca unas semifinales mundialistas y el mejor resultado en un torneo de alcance global fue el subcampeonato de Camerún en 2003 en la Copa de las Confederaciones, aunque esta competencia no puede compararse a un Mundial. «En la Copa de África me sorprendió el talento que había en las canchas», admitió en Rusia el belga Broos, a cargo de los Leones Indomables desde el año pasado. «Me pregunté entonces cómo es posible que ningún país africano no haya ganado nunca un mundial. Yo creo que la diferencia está en el nivel de las instalaciones», añadió.

Infraestructuras lamentables

«Permítanme decirlo, pero cuando ves las infraestructuras de formación en Camerún, que son lamentables, lo que te preguntas es cómo se pueden formar buenos jugadores en esas condiciones». Lo curioso, según el razonamiento del veterano técnico, es que África sí ha conseguido buenos resultados en categorías inferiores: Nigeria tiene el récord de victorias en el Mundial Sub-17 (cinco títulos y tres subcampeonatos) y Ghana se ha proclamado campeón en el Mundial Sub-20 (2009) y Sub-17 (1991 y 1995).

En los Juegos Olímpicos, Nigeria ganó el oro en Atlanta-1996 y Camerún lo hizo cuatro años después en Sídney. Broos, no obstante, se mostró optimista: «Poco a poco se va mejorando y si un día se equiparan y se modernizan las infraestructuras se verá a un equipo africano llegar a semifinales o incluso ganar un torneo internacional». «Aunque no sé si eso ocurrirá dentro de 15 o 20 años». Su equipo aún tiene la oportunidad de dejar en alto el pabellón africano en la Copa de las Confederaciones.

Fotos

Vídeos