FÚTBOL SALA

El Plásticos suspira por el Palacio

Jornada de puertas abiertas en el Palacio, el pasado junio. / P. SÁNCHEZ

El club pide a la Concejalía de Deportes que abra el nuevo pabellón para el derbi del próximo 7 de octubre, aunque luego haya que volver a cerrarlo

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

Los responsables de la Concejalía de Deportes, con el edil Ricardo Segado a la cabeza, están barajando la opción de inaugurar el Palacio de los Deportes el próximo 7 de octubre, para que la instalación acoja el primer derbi de fútbol sala de la presente Liga entre el Plásticos Romero y ElPozo Murcia. En el club están insistiendo mucho en la importancia que tendría, a nivel económico, poder usar el nuevo pabellón para ese derbi que ya está a la vuelta de la esquina. Dan por hecho que la pista principal, con capacidad para 5.000 espectadores, se llenaría y que la recaudación podría superar los 40.000 euros.

A la entidad gobernada por Roberto Sánchez se le han caído este verano algunos patrocinadores. Lo que más preocupa es la marcha de SPAR, segundo espónsor durante el pasado curso y que daba 30.000 euros anuales al equipo de fútbol sala. De cara a este curso, los responsables de la cadena de supermercados han preferido centrarse en el fútbol (SPAR es el patrocinador principal de la camiseta del Efesé) y la empresa de Molina de Segura Plásticos Romero, la que verdaderamente sostiene el fútbol sala local, se ha quedado sola, tirando del carro. «Abrir el Palacio de Deportes y poder jugar allí partidos importantes como los de ElPozo, el Inter o el Barça sería nuestro mejor patrocinador de la temporada», ha dicho en varias ocasiones en las últimas semanas el presidente del Plásticos Romero.

A esto hay que sumar el buen inicio del equipo entrenado por Juan Carlos Guillamón, que empató en la complicada cancha de Santa Coloma en el debut liguero (4-4) y superó con solvencia al Segovia en su primer partido en el Pabellón Central (5-2). De hecho, si vence este sábado al O Parrulo en su salida a Ferrol, llegará al derbi por delante de ElPozo en la clasificación, algo que no sucede desde los tiempos de Polaris World en Cartagena. Obviamente, si el partido contra el equipo de Duda se lleva al todavía cerrado Palacio de los Deportes, el lleno es una posibilidad bastante real.

900 espectadores

El club cartagenero no ha dado cifras oficiales aún, ya que la campaña de socios sigue abierta, pero en estos momentos cuenta con cerca de 1.100 abonados. El año pasado, tras el ascenso, tuvo 1.000. Y el viernes contra Segovia acudieron al Pabellón Central unos 900 espectadores. Ir -por fin- al Palacio de Deportes supondría dar un salto gigantesco en imagen, ambiente, colorido y, sobre todo, en ingresos. La entidad que preside Roberto Sánchez, miembro además de la gestora que en estos momentos gobierna la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS) a la espera de que se celebran elecciones, ya tiene el visto bueno de Madrid para utilizar el Palacio y el 'OK' de TVE para retransmitir el encuentro en directo a través de su canal temático Teledeporte. De hecho, el partido ya está fijado en la parrilla del citado canal para el sábado 7 de octubre a las 13.15 horas. Eso sí, como sede aparece el vetusto Pabellón Central.

Las intenciones están ahí y el sueño de todos es que el Palacio abra sus puertas para el derbi. Pero falta lo más importante: acondicionar mínimamente la pista principal del recinto para que un evento de esta magnitud se celebre allí. El parqué no se puede usar, porque no vale. La solución sería instalar la pista azul itinerante que la LNFS lleva de una ciudad a otra para el partido televisado de cada semana. Y luego habría que habilitar aseos, accesos, taquillas, cantina, zona de palco y zona de prensa. Hay poco tiempo, pero el deseo de todas las partes es aprovecharlo y poder inaugurar el Palacio la semana que viene.

Sería una apertura parcial, ya que toda la zona de la piscina y la pista auxiliar seguiría cerrada al público. Tampoco se utilizarían sótanos y aparcamiento subterráneo. Y sería cosa de un solo día, ya que tras el partido volvería a cerrarse la instalación y se pondrían en marcha los trabajos que son necesarios para solucionar los numerosos desperfectos que aún hay en un edificio que ha costado 21,5 millones de euros, con un sobrecoste del 63%, y cuyas obras comenzaron hace once años.

Fotos

Vídeos