Clasificación Mundial

La 'España B' venga a la 'A' ante Eslovenia

Colom entra a canasta ante Rupnik. /Santi Otero (Efe)
Colom entra a canasta ante Rupnik. / Santi Otero (Efe)

El combinado de Scariolo, con una actuación coral liderada por Colom y Sergi Vidal, ofrece una exhibición de calidad y compromiso para avasallar al campeón de Europa

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

La denominada ‘España B’ avasalló a Eslovenia en un partido vibrante en el que supo sufrir en los tres primeros cuartos para meter en el último un ritmo infernal que devoró a la vigente campeona de Europa, superior a priori en cuanto a nombres –sobre la pista del Coliseum de Burgos había siete de los doce jugadores que levantaron el título en Estambul, aunque faltasen Dragic, Doncic, Randolph, Muric y Nikolic- pero muy inferior en ilusión a un combinado que ha sabido mezclar veteranos curtidos en mil y una batallas como Albert Oliver, Fran Vázquez, Quino Colom o Sergi Vidal con refrescantes talentos ávidos de demostrar que tienen un sitio entre los mejores como Nacho Llovet, Oriol Paulí o Xavi Rabaseda.

Vengó así el conjunto que ha armado a la carrera Sergio Scariolo, por mor del conflicto entre la FIBA y los equipos de la Euroliga a los Gasol, Hernangómez, Chacho y compañía, que cayeron en semifinales del Eurobasket ante el combinado balcánico, que luego levantaría el trofeo tras imponerse en la final a Serbia, demostrando que los negros vaticinios sobre el horizonte que le aguardaba erraron al infravalorar a una escuadra con poca experiencia internacional pero que ha formado un frente unido que ya pasó por encima a Montenegro y que este domingo fue capaz de infligir un serio correctivo a otra selección balcánica para situarse líder de su grupo con dos victorias en otros tantos choques y que encarará las próximas ‘ventanas FIBA’ con el ánimo reforzado tras demostrar que no sólo tienen carácter sino también calidad de sobra.

Advirtió Scariolo que para ganar a Eslovenia sería necesario subir un peldaño el juego mostrado en el ya notable duelo frente a Montenegro. Vaya si lo hizo España, que ofreció una actuación coral a la que contribuyeron todos pero que tuvo a tres viejos lobos como Colom (25 puntos, para 30 de valoración), Sergi Vidal (21 puntos, para 19 de valoración) y Fran Vázquez (11 puntos, para 14 de valoración) como puntales. Su experiencia y garra, unida a la pujanza de Llovet, Sebas Saiz o Paulí, fue suficiente para neutralizar los formidables números de dos de las piezas más codiciadas del mercado: Prepelic, alero del Levallois que la próxima campaña militará en el Real Madrid y que finalizó con 27 puntos tras acertar cinco de los diez triples que intentó, y Vidmar, pívot que el conjunto de la capital española no logró arrebatar al Banvit turco y que terminó con 24 tantos y 7 rebotes.

92 España

Colom (25), Fernández (9), Vicedo (-), Rabaseda (3) y Vázquez (11) -cinco inicial-, Paulí (7), Saiz (8), Vidal (21), Oliver (-), Arteaga (-) Llovet (6) y García (2).

84 Eslovenia

Rupnik (2), Prepelic (27), Blazic (5), Cancar (19) y Vidmar (24) -quinteto titular-, Rebec (5), Lapornik (1), Hrovat (-), Zagorac (-), Sisko (-) y Dimec (1).

Árbitros:
Manuel Mazzoni (Italia), Tomas Jasevizius (Lituania), Gentian Cici (Albania). Eliminado por faltas el esloveno Dimec (min 30).
Parciales:
20-21, 24-17, 29-27 y 19-19.
Incidencias:
Segundo partido de clasificación para el Mundial de China 2019, disputado en el Coliseum de Burgos. 7.500 espectadores.

Fue mejor España en el rebote (39 por los 29 de los eslovenos, con especial incidencia de las capturas en ataque, 13 por 6 de su adversario, que permitieron segundas y terceras oportunidades de anotar), y acabó dominando, aunque por poco, en puntos dentro de la pintura (38 a 36) en un encuentro en el que metió los mismos triples que la campeona de Europa, 11, pero con mejor porcentaje.

Clasificación encauzada

Triunfo que se cimentó casi de salida, con una España muy intensa. Vidmar fue el jugador más destacado del combinado esloveno en ese primer periodo, en el que Fran Vázquez fue clave por su poder intimidatorio, fundamental ante la pujanza del pívot del Banvit. Su conexión con Colom causó estragos durante todo el encuentro y por si había dudas de su importancia, quedó constatada cuando tuvo que marcharse al banco a falta de 4:48 para que acabase el primer cuarto cuando España mandaba por 14-8. Creció el vigente campeón de Europa con su ausencia, con cuatro puntos consecutivos en los que lució el nexo Prepelic-Vidmar. Colom sostuvo entonces a España, firmando 10 de los primeros 18 puntos del equipo de Scariolo.

Se desenchufaron ambas escuadras en el inicio del segundo cuarto, donde hasta que metió un triple Sergi Vidal nadie fue capaz de alterar el 20-21 que lucía el luminoso desde el final del primero. Para entonces habían vuelto a pista Vidmar y Prepelic en un intento de destrabar el ataque esloveno. Fueron minutos en los que Vidal se echó el equipo a la espalda, encadenando dos triples consecutivos a los que sumó dos tiros libres para firmar ocho puntos sin que los eslovenos hallasen la fórmula para frenarle. Al acierto del escolta se unió el regreso a la cancha de Colom en sustitución de un Oliver que funcionó bien en la distribución pero que no amenazó con el tiro, como sí había hecho el base del Unics Kazan. Regresó también Fran Vázquez para volver a sembrar el terror en la zona con un gorro a Prepelic. El alero fue el sostén de Eslovenia en ese segundo cuarto en el que anotó 11 puntos.

Fue un duelo intenso entre dos equipos que se sienten los más fuertes de su grupo y con jugadores determinados a demostrar que las ausencias no les restan poder competitivo. Colom desenfundaba con soltura ante una Eslovenia en la que Vidmar y Prepelic lucían todas y cada una de las virtudes que les han convertido en dos de las piezas más codiciadas del mercado. Lograron colocarse a uno los eslovenos, mejor parados del acelerado ritmo que tomó el choque. Para cuando Oliver dio a Colom el merecido descanso del guerrero -23 puntos sumaba por entonces el base del Unics Kazan-, España mandaba por dos y descargaba en Sergi Vidal el peso del ataque. A sus 36 años, el escolta del Divina Seguros Joventut operaba como martillo pilón de esta ‘España B’.

Espoleada por una enfervorizado Coliseum de Burgos, España acabó sacando de rueda a Eslovenia en el tercer cuarto, para pasmo de un Trifunovic que ha tomado el testigo de Igor Kokoskov, ahora de asistente en los Utah Jazz, Llamó a capítulo el seleccionador esloveno a a sus desbordados pupilos, que lejos de frenar el vendaval, acabaron devorados por un equipo embalado. ¿Quién se atreve a decir ahora que esta España no es atractiva?

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos