ACB-LIGA ENDESA

«La canasta del millón de euros»

Llueven los elogios en Fuenlabrada para Popovic, que sorteó a Oleson, del UCAM, con un tiro imposible

MIGUEL ÁNGEL MORENOFUENLABRADA

El pabellón Fernando Martín de la localidad madrileña de Fuenlabrada fue testigo el domingo del pase del Montakit a la Copa del Rey por quinta vez en sus veinte años de historia en la ACB. Y lo hizo con una canasta en los últimos segundos del croata Marko Popovic ante el UCAM Murcia.

Corrían las dos y media de la tarde y en el marcador figuraba un 86-86 con 9,8 segundos de partido por delante. El último minuto del choque entre el Fuenlabrada y el UCAM había sido un carrusel de faltas personales, un duelo de estrategia entre dos equipos que sabían que era el día para dar un paso hacia la Copa. El escolta del UCAM Brad Oleson defendía a Popovic sin dejarle un centímetro, pero sin cometer falta. El croata avanzó, cuerpeó, se paró, giró sobre sí mismo, volvió a avanzar para frenarse, dar un paso atrás y lanzar el balón por un hueco invisible. La pelota se introdujo en la cesta en una parábola limpia y el pabellón del sur de Madrid entró en ebullición.

«Son tiros muy bonitos, porque hay un balón en la mano en el último segundo y hay que tirar como sea. Sufrí una buena defensa por parte de Brad Oleson, pero me giré, casi le perdí, vi el hueco y tiré», razonó tras la euforia Marko Popovic en el vestuario fuenlabreño.

En ese mismo vestuario apareció el presidente del Fuenlabrada y exalcalde de la ciudad, José Quintana, que interpeló al jugador balcánico en pleno diálogo con los informadores. «Es la canasta del millón de euros», bromeó el dirigente con la máxima estrella del equipo.

Minutos después, el propio Quintana añadió: «Es la canasta del millón de euros, pero en Fuenlabrada no se los vamos a dar. Ha sido una canasta muy difícil, un canastón».

Esa derrota en Fuenlabrada ha complicado el camino del UCAM para entrar en la Copa. Las posibilidades se han reducido y es que los de Ibon Navarro tienen ahora que ganar sus dos encuentros antes del final de la primera vuelta, contra el Gran Canaria y el Joventut, y esperar a que el Unicaja o el Tenerife, uno de los dos, pierdan sus dos choques, y que el Andorra caiga en al menos uno. Eso sí, el Monbus Obradoiro ha quedado descolgado tras su derrota.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos