http://static.laverdad.es/www/menu/img/25-aniversario-juegos-olimpicos-barcelona-1992-desktop.jpg

Linford Christie sabía más por viejo que por diablo

Linford Christie, tras conseguir el oro en Barcelona 92. / Efe

Cargó de presión a sus rivales y se convirtió en el ganador de los 100 metros lisos más veterano de la historia

DANIEL PANERO

Linford Christie es uno de los nombres más importantes de la historia del atletismo. Lo es por sus cifras -ganó un total de 23 medallas (diez de oro) en grandes campeonatos y poseyó el récord mundial de 200 metros en pista cubierta, con 20,25 segundos- pero también lo es por romper todos los moldes de edad en la prueba de los 100 metros lisos tras colgarse el oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona'92.

Más información

Sus 9,96 segundos registrados en Montjuic -en una final sin Carl Lewis- tumbaron a Frankie Fredericks (10,02) y Dennis Mitchell (10,04) y le catapultaron a ser el rey de la velocidad con 32 años. Nadie en la historia lo había logrado a una edad tan tardía. De este modo, Christie puso aún más en relieve una carrera marcada por ir de menos a más. Logró su primer éxito a los 26 años al proclamarse campeón de Europa de los 100 metros lisos, se llevó la plata en Seúl'88 y lamentó en los Mundiales de Tokio de 1991, tras haber parado el tiempo en 9,92, haber alcanzado su mejor momento pasada la treintena.

Sabe más el diablo por viejo que por diablo, dice el refranero español, y bien lo sabía el británico, que ideó un plan para llegar más descargado a la cita de Barcelona. «Linford, ¿qué siente al ser el favorito?», le preguntaron los periodistas en los días previos, un momento ideal para ceder ese 'galardón' a Leroy Burrell, el rival que consideraba más peligroso en la final. «Le cedí la presión a Leroy como parte de mi guerra psicológica. Debes intentar pensar cómo ganar a tu rival y usar la mente. Todos se acercaron a hablar con él y pude centrarme», aseguró Christie años después.

El plan funcionó. Linford Christie ese año ganó aquella final, el Campeonato de Europa y el de la Comunidad Británica, pero no pudo impedir que su carrera terminara años más tarde con un doble borrón. El atleta británico ue descalificado en los Juegos de Atlanta 96' por dos salidas nulas y en 1999 fue sancionado por dopaje por nandrolona.

Fotos

Vídeos