Ureña agranda su figura

El diestro lorquino Paco Ureña, tras ser volteado por uno de sus astados, ayer, en Madrid. / EFE

El torero lorquino protagoniza una importante tarde en Madrid, donde cortó una oreja y rozó la puerta grande

FRANCISCO OJADOSMADRID

La corrida de viernes de la Feria de Otoño estuvo marcada por la sustitución del convaleciente Antonio Ferrera. Ocupó su puesto el lorquino Paco Ureña, que se hizo presente a la primera oportunidad que tuvo en un imponente quite por gaoneras en el que dejó pasar muy cerca los pitones del burraco que hizo segundo. No gustó a parte del tendido siete la presentación del tercero, primero del lote de Ureña, más por los kilos -505- que por trapío. Ureña fue a lo suyo, rematando las verónicas con una media excelente. Brindó y sin probaturas se plantó en el centro del anillo para torear al natural. ¡Cuánta verdad tiene este torero! Quiso hacer el toreo bueno, le exigió por abajo al Cuvillo y, sin firmar series rotundas, por la pureza con la que interpretó el toreo en redondo y la fuerza estética de los remates -uno con el cambio de mano y otro con el forzado de pecho- acabó por poner a todos de acuerdo. Los naturales, a pies juntos, cruzado al pitón contrario, los ayudados por alto y el pase de la firma final tuvieron mucha intensidad. Labor muy por encima de la condición del toro, que tardó en caer tras un volapié cobrado a ley, como de ley fue la oreja que paseó.

Astifino fue 'Tristón', quinto. Sin clase alguna, tomó dos puyazos con la cara por las nubes y cortó en banderillas. Con ese material nadie podía apostar que Ureña pudiera redondear su tarde de triunfo. Pero el de Lorca se veía con media puerta grande abierta y no dudó en colocarse donde los toros hieren para intentar domeñar la incómoda embestida. En esa batalla, sin vencedor claro, entró Ureña, que, con la muleta en la zurda, fue ganando enteros a base de valor seco, sin alaracas. Y por ahí hizo crujir a Las Ventas. Abandonado, acobardando al toro y sacando la muleta por debajo de la pala del pitón para imponer su ley. Pero en su concepto aquello le sabía a poco, de forma que estrechó el cerco hasta recibir una voltereta de la que pudo salir mal parado. Y así se tiró también a matar, recibiendo un golpetazo en el pecho. A la heroica. Tuvo que descabellar y no pudo saborear la ansiada puerta grande, pero se ganó todo el crédito y el respeto del aficionado que lo espera con avidez el domingo, mano a mano con Juan Bautista y toros de Adolfo.

Plaza de toros de Las Ventas
Corrida de toros. Feria de Otoño. Cerca e tres cuartos de entrada en tarde veraniega.
Ganadería
Seis toros de Núñez del Cuvillo, ovacionado el primero.
Sebastián Castella
De rosa y oro, silencio y silencio tras aviso.
Paco Ureña
De caña y oro, oreja tras aviso y ovación con saludos tras aviso
Luis David Adame
De blanco y oro, silencio y ovación con saludos
Observaciones
Luis David Adame confirmaba alternativa. Paco Ureña sustituía a Antonio Ferrera. Saludó en banderillas Raphael Viotti, en el cuarto, y Miguel Martín y Fernando Sánchez en el sexto.

Luis David Adame

Otro atractivo de la tarde era la confirmación de alternativa de Luis David Adame. Confirmó su doctorado con el toro 'Esparraguero', nº 50, negro listón de 513 kg. Tras ceder los trastos Castella al confirmante, Adame brindó al público. En los medios citó de largo para iniciar su faena con el pase cambiado por la espalda. Tuvo clase el toro de Cuvillo, que galopó y tomó con claridad las telas. Ligó la primera tanda pero con la zurda se abría el burel con calidad, dejando al diestro al hilo, lo que el público protestó, sembrando dudas en el torero que, falto de acoplamiento, no alcanzó a conectar con un público exigente en exceso con el joven diestro. Otro buen toro fue el sexto. Inició Luis David la faena de hinojos y, ya de pie, se acopló y logró tandas ligadísimas con la diestra. Muy metido, el mexicano llegó a los tendidos con arriesgadas arrucinas y el toreo de cercanías, abrochando su obra con bernadinas, pero pinchó en hueso y la oreja que tenía en la mano acabó por volar.

No tuvo lote Castella. Comenzó su primera faena con estatuarios a un toro poco agradecido que dio dos embestidas saliendo con la cara alta y protestó en la tercera. Sebastián lo intentó en los medios, cruzándose para intentar al natural pero todo salió deshilvanado. Se movió el cuarto. Lo brindó el de Beziers, que en un comienzo prometedor le enjaretó dos pases cambiados. Con la zurda le corrigió defectos al de Cuvillo que acudió con prontitud desde la lejanía a la muleta de un Castella entregado. Acabó por sacar genio el animal y la faena fue a menos.

Rafaelillo y Miura, premiados por el Club Taurino de Calasparra

El Club Taurino de Calasparra ha galardonado con sus premios anuales al matador de toros murciano Rafael Rubio 'Rafaelillo' y a la ganadería de Miura. También ha distinguido al pintor Nicolás de Maya, a la Asociación de Aficionados Prácticos de Calasparra y a Florencio Fernández 'Florito'. La entrega de premios se llevará a cabo el próximo 28 de octubre junto con los premios de la XXVIII Feria del Arroz.

Fotos

Vídeos