«Treinta años caben en una maleta»

Juan Manuel Díaz Burgos charla con los participantes en el taller, ayer, en la residencia de artistas La Postiza. / Javier Carrión / AGM

La Postiza inicia su programa de becas Alibaba bajo la guía de Díaz Burgos. El fotógrafo cartagenero imparte hasta el domingo un taller intensivo en el que participan seis creadores

ROSA MARTÍNEZMURCIA

Una maleta, cualquiera que sea su tamaño, es capaz de alojar largos cafés endulzados con recuerdos; de volcar en su interior días llenos de ilusiones; de evocar el pasado y la nostalgia sin que ninguna de estas emociones sea solo una vivencia intangible. «Treinta años de trabajo -dice el fotógrafo cartagenero Juan Manuel Díaz Burgos (1951)- caben en una maleta».

Los suyos ocupan una 'beige', con cuatro ruedas y apenas cincuenta centímetros de altura. La coloca sobre la mesa de trabajo en la que estos días -desde ayer y hasta el próximo domingo- se reúnen seis de los fotógrafos seleccionados para participar en el programa de becas Alibaba que acaba de inaugurar la residencia de artistas La Postiza, en la pedanía murciana de La Cueva de Monteagudo, en medio de parcelas de limoneros y casas de la huerta.

En ella, tras hacer retroceder su cremallera para dejar pasar la luz, aparecen revueltas por el trayecto todas y cada una de las publicaciones que Díaz Burgos ha llevado a la imprenta. Desde la más reciente, 'Diario de seis días. Un fotógrafo en La Habana', donde se recoge el trabajo que el cartagenero, premio Bartolomé Ros en la última edición de PhotoEspaña, exhibió hace solo un par de meses en Cartagena con motivo del Festival La Mar de Músicas acerca de los días posteriores a la muerte de Fidel Castro, a otras con mayor recorrido temporal como la icónica 'Historias de playa', 'Puerto eterno', 'Trópico de cáncer', 'Cuenca en la mirada', 'Calle del Ángel', 'Retratos 1980-2005'... Todas son ejemplos de un modo de hacer fotografía, de una filosofía de trabajo con la que el creador ha envuelto su obra. Y todas son, también, un espejo-guía para los becados de Alibaba.

El gaditano Jesús Micó protagonizará un segundo encuentro los días 18, 19 y 20 de noviembre Los trabajos realizados por todos los participantes se exhibirán en diciembre en la Casa Pintada de Mula

La experiencia de Díaz Burgos es la que marcará el arranque de cada uno de los proyectos fotográficos que los participantes en este programa, impulsado por La Postiza con el apoyo del Instituto de Industrias Culturales y Creativas de Murcia (ICA) y la colaboración de la Universidad Nebrija de Madrid, desarrollarán a lo largo de las tres próximas semanas. Hasta el domingo contarán con la tutela de Díaz Burgos, encargado de transmitir a los creadores seleccionados, tanto de la Región de Murcia como de otros puntos de España, las pautas a seguir para la materialización de sus ideas, las cuales, una vez convertidas en imagen y papel, darán forma a una exposición que se podrá ver, a partir del próximo mes de diciembre, en la Casa Pintada de Mula.

El encuentro con Díaz Burgos, en el que participan los fotógrafos Sara Berasaluce, Elena Palazón, José Manuel Ureña, José Miguel Cerezo, Raúl Amaru y Ana Bernal, es el primero de los dos previstos por el programa de La Postiza, de la que es responsable Belén Conesa. El segundo tendrá lugar los días 18, 19 y 20 de noviembre con el fotógrafo y comisario gaditano Jesús Micó, y en él estarán presentes otros siete creadores, cuyos proyectos, estos dirigidos por Micó, integrarán también la muestra de la Casa Pintada. Está previsto que la exposición viaje el próximo año a Madrid, aunque para ella todavía no hay fechas ni espacio fijados.

«Si un fotógrafo no tiene proyecto, no tiene nada, tiene fotos, pero no un trabajo sólido», le espetó Díaz Burgos a su pequeño alumnado. Todo trabajo, dijo, debe tener un discurso, un hilo narrativo que lo vertebre «de principio a fin», y a ello animó a los creadores, conocedores todos de la obra del fotógrafo cartagenero a quien incluyen entre sus referencias. «Mi misión -les recordó, sin embargo Díaz Burgos- es no influir, sino dar directrices de cómo afrontaría yo el proyecto». «Vosotros -insistió- sois los protagonistas».

A lo largo de estas tres semanas de trabajo fotografiarán, cada uno desde su propia perspectiva, el entorno de Murcia, la huerta y las tradiciones y costumbres locales. Lo afrontan, dicen, como un «reto» y con la «ilusión», «pasión» y también «obsesión» que se desgajan de las palabras de Díaz Burgos. Sus vivencias a este y al otro lado del Atlántico con una cámara entre las manos y su experiencia a lo largo de años de oficio son parte de la guía de estudio de este programa «no al uso» que «busca la impronta del fotógrafo». De ahí su «interés», reconoció Díaz Burgos.

En diciembre inaugurará su próxima exposición, 'Dios Ibero-americano', un montaje sobre religiosidad que se podrá ver en el Canal de Isabel II en Madrid comisariado por el murciano Chema Conesa, y que, asegura el fotógrafo, es «el más importante de los que he hecho hasta ahora».

Fotos

Vídeos