Ana Torrent: «Mi refugio es el teatro»

La actriz Ana Torrent./EFE
La actriz Ana Torrent. / EFE

La actriz protagoniza esta noche junto a Carmelo Gómez la obra 'Todas las noches de un día' en el Teatro Romea de Murcia

Rosa Martínez
ROSA MARTÍNEZ

A Silvia, las piedras que han ido lastrando sus días la han convertido en una mujer fuerte. En ella no ha cesado el amor. La querencia y la pasión anidan, a pesar de todo, en cada rincón de su piel. Pero ese deseo de habitar en el otro no le es fácil. Los fantasmas siguen ahí. Los recuerdos no se han marchado. La memoria permanece viva. Para bien o para mal, recuerda Ana Torrent.

A Silvia le pone voz, cuerpo y rostro la actriz madrileña (1966), Madame Bovary bajo la dirección de Magüi Mira en la versión teatral del clásico (2011); Safo de Mitilene a las órdenes de José María Pou en 'Fuegos' (2013); e Isabel en 'Ricardo III', a cargo de Carlos Martín (2014), tres de los últimos trabajos que la actriz, con un amplio currículo en cine y televisión, ha desnudado sobre el escenario. Ahora defiende 'Todas las noches de un día', de Alberto Conejero, con dirección de Luis Luque, y junto a Carmelo Gómez. «Es la función que si fuese espectadora me encantaría ir a ver», afirma Torrent de una propuesta «poética» en la que el viaje temporal al momento pasado es una búsqueda necesaria de respuestas para entender el presente; para comprender por qué un invernadero levantado en medio de la ciudad se ha convertido en el refugio elegido por los protagonistas para alejarse del ruido que habita fuera.

-¿Quién es Silvia?

-Una mujer con mucha fuerza y muy pasional, pero a la que le han hecho daño. Durante su infancia vivió un trauma familiar muy duro, de maltrato y abuso, y de ahí su dificultad para relacionarse con los hombres. Sin embargo, es una mujer con muchas ganas de luchar. Cuando leí el texto hace unos meses imaginé a una persona más apagada, más triste y dolida, pero una de las cosas bonitas que descubrí junto a Luis [Luque] fue dar vida a una mujer luchadora y pasional. Él quería un personaje con mucha luz, una mujer que intenta vivir y seguir adelante. En esta historia hay un enigma que resolver, que es saber dónde está Silvia y qué ha pasado con ella, porque hace años que no se la ve. Hay un policía que no aparece en escena, pero que interroga a Samuel [Carmelo Gómez]. Poco a poco se va viendo que el enigma que están descifrando los personajes es otro: buscan entender qué pasó entre los dos, y si hubo amor, dónde estuvo.

-¿Cuándo leyó por primera vez esta obra?

-En octubre, aunque no empezamos a trabajar con ella hasta los ensayos, en enero. Ya entonces me gustó muchísimo. Me pareció una obra de una gran belleza y poesía, en la que, además, hay muchas capas. Antes de decidirme por un proyecto lo leo varias veces, y aquí vi que había mucho donde mirar. Después, todo cambia, y en el teatro mucho más, así que cuando empiezas a trabajar van surgiendo otras cosas y otra Silvia que no había imaginado.

Qué
Representación teatral de 'Todas las noches de un día', con Ana Torrent y Carmelo Gómez.
Dónde y cuándo
Esta noche, a las 21.00 horas, en el Teatro Romea de Murcia. Entradas: 22, 20 y 15 euros.

-¿Cómo la ve ahora?

-Uno siempre defiende todos los trabajos que hace, pero en este caso en concreto creo que la obra es una función que, si fuese espectadora, me encantaría ir a ver. La historia que cuenta es una historia de amor, de miradas, de cuidados, de desencuentros, de lucha; una historia conmovedora de dos personajes con un pasado y unas heridas que guarda un final que, aunque no lo voy a desvelar, me parece esperanzador y positivo. Es una historia de amor, de las que nos gustan, pero también mucho más. Uno se puede sentir identificado con ella de muchas formas. Es una obra que tiene que ver mucho con la memoria, con el pasado, con la importancia y el peso de los recuerdos, para bien y para mal. Samuel y Silvia son dos personajes que cuando se encuentran ya están muy heridos y maltratados por la vida. Se refugian en un invernadero, y él la cuida a ella como una planta más; la cuida todo el día.

-¿Cómo se ha acercado emocionalmente al personaje?

-Intentando entender qué le está pasando, hay cosas que, por suerte, no he vivido, pero no me es difícil imaginarlas. Siempre digo que todos los personajes tienen partes de uno, pero unos potencian unas más que otras. Silvia es una mujer directa, que juega, que quiere, que seduce, pero también es una mujer peleona, muy potente y que da zarpazos. Es una mujer a la que le cuesta amar. Cuando abusan de uno, el dolor es durísimo y te marca para toda la vida. Muchas personas con esos pasados tienen dificultades en las relaciones, porque es precisamente la persona que más te ha tenido que querer la que más daño te ha hecho, y ya confundes todo.

«Es una historia de amor, de miradas, de cuidados, de desencuentros, de lucha; una historia conmovedora»

Ser otro

-El invernadero que Alberto Conejero dibuja como escenario del montaje es una isla en medio de la ciudad, un refugio. ¿Cuál es el suyo?

-El teatro [sonríe]. Para mí el teatro es el lugar donde te olvidas de los problemas y juegas a ser otro; es como ese sitio donde dejas todo fuera. Llegar al ensayo es liberador.

-¿Cómo es compartir escenario con Carmelo Gómez?

-Estamos todo el tiempo el uno con el otro. Hay un diálogo constante entre los dos personajes, porque aunque Samuel a veces está respondiendo al policía también le habla a Silvia, y la escucha es fundamental. Verdaderamente para ellos ese invernadero es su isla, han pasado la vida en él; es donde se han protegido y han encontrado la paz.

«Espero que llegue al público, ese es el gran anhelo de cualquier actor, y esta obra tiene todos los ingredientes»

-¿Qué espera del montaje? [La obra se estrenó hace apenas unas semanas en Las Palmas de Gran Canaria].

-Que evolucione en la dirección marcada. Hemos llegado con bastante tranquilidad y me he sentido muy arropada y protegida en este proyecto, pero, lógicamente, a medida que se sucedan las representaciones iremos descubriendo más. Lo que espero es que llegue al público, ese es el gran anhelo de cualquier actor, y me parece que esta obra tiene todos los ingredientes.

-¿Le apetece su visita a Murcia?

-¡Claro! Por desgracia, cuando estamos en gira, vamos con tan poco tiempo a los sitios que llegamos, hacemos un pase técnico, hacemos la función, y a la mañana siguiente nos vamos. Sobre todo espero que al público le guste y se deje llevar. Es un poema de gran belleza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos