Los mil y un relatos de la gastronomía

La popular y televisiva Samantha Vallejo-Nágera congregó a un público que llenó el salón de ponencias de Murcia Gastronómica./Javier Carrión / AGM
La popular y televisiva Samantha Vallejo-Nágera congregó a un público que llenó el salón de ponencias de Murcia Gastronómica. / Javier Carrión / AGM

Vallejo-Nágera -«con 'MasterChef' me ha tocado la lotería»- llenó la sala de ponencias y el alemán Bernd H. Knöller arrancó carcajadas. María José Martínez, chef de Lienzo, en Valencia, rememoró en sus platos su Alhama natal y ofreció un aplaudido postre de asiático deconstruido

Pachi Larrosa
PACHI LARROSA

Si la gastronomía es el conjunto de conocimientos, hábitos, técnicas, tradiciones y sistemas productivos referidos a la relación del hombre con su alimentación, hay que decir que los diferentes relatos, las distintas perspectivas para abordar esta relación son incontables. Y Murcia Gastronómica es un gran escaparate para acercarse a un buen número de ellas. En sus salas cabe desde un cocinero colombiano afincado en Murcia hasta un osado chef alemán que hace arroces en Valencia, pasando por una experta en 'catering' y jurado de 'MasterChef' como Samantha Vallejo-Nágera o una cocinera murciana ejerciente en la comunidad valenciana.

Y llegó... ¡el sappporrrrrrr! Ya saben, Samantha. La tele tiene mucho tirón y 'MasterChef', más. La sala de ponencias colgó el cartel de no hay billetes (es un decir) y Mireia, una cría de apenas diez años, suplicaba un lugar en primera fila para estar cerca de su ídolo. Lo consiguió en segundos.

«Yo me dedico a la gastronomía, que no es la alta cocina, y no como mis compañeros de jurado, Pepe y Jordi, que hacen filigranas y se complican muchísimo la vida», anunció la mediática empresaria, que fue recibida como si de una estrella hollywoodiense se tratara.

DETALLES Cocinas del mundo Sebastián López y Cristhian Meyer hablaron de cocina ancestral evolutiva colombiana Popularidad La locura se desató tras la intervención de Samantha, con niños y adultos buscando un autógrafo o una foto con ella

«Yo creo que al final, la gente que triunfa, que destaca, es la que lo hace con amor. Qué agradable es dar bien de comer, hacer feliz a la gente». Reconoció Samantha que nació para esto, para la cocina de 'catering'. «Todos los eventos son igual de importantes para mí, pero para el cliente cada uno es un evento único».

Desgranó, ante un público entregado, un rosario de anécdotas relacionadas con su actividad empresarial, un rosario de muchas cuentas, porque dar de comer a multitudes en lugares que no están preparados a tal fin da para mucho que contar. Y defendió a machamartillo la formación de los profesionales de hostelería.

Samantha relató su trayectoria hasta llegar a 'MasterChef'. «Hicimos unas pruebas, y de pronto me llamaron de la productora diciendo que aceptaban hacer el programa con Pepe y Jordi, que no nos conocíamos de nada». Adelantó que ahora están con los 'castings' para el 'MasterChef' sénior y animó a la gente que tenga pasión por la cocina, a que se anime y se apunte. «Con 'MasterChef' me ha tocado la lotería. Grabarlo es durísimo: madrugones, horas y horas seguidas, viajes... pero es una gozada conocer España, estar en todos esos restaurantes, sentir el cariño de la gente...», aseguró.

Antes, de buena mañana, la sala de ponencias respiraba un silencio reverencial, casi propio de una catedral. Pero el aroma no es de incienso. Es de jamón. De mucho jamón y del bueno. Campeonato Nacional de Cortadores de Jamón. Y es que esto es ya casi como una religión.

María José Martínez, chef del restaurante Lienzo, en Valencia, acaba de recibir un sol de la guía Repsol. Y mediante sus elaboraciones mostró una idea de su cocina. Unas ostras con muselina de Jerez y caviar, un ovulato a modo de tosta con mantequilla de sobrasada, perlas de miel y hojas de albahaca (en recuerdo de su Alhama de Murcia natal), un calamar dashi y su mantilla, y una quisquilla en crema de leche de coco metida dentro de un trozo de caña de azúcar, entre otros. «Platos ricos, productos cercanos y proveedores locales, eso es lo que hacemos», señaló María José. Y de postre, un asiático... a su manera. Por Cartagena. Sensibilidad y personalidad en el plato.

Y apareció Bernd. Un cocinero nacido en la Selva Negra, en Alemania, el día de la Nit de la Cremá valenciana... Toda una premonición, porque ha acabado a orillas del Turia haciendo arroces. En Valencia. Con un par. Bernd H. Knöller, con su inconfundible acento germánico y su humor muy mediterráneo. «Cuando yo era pequeño mi padre me explicaba que arroz solo se comía en china. Allí comíamos muchas patatas. Incluso me decía que los chinos tenían los ojos rasgados por el arroz». Divertido, cachondo, con su media lengua se metió al público en el bolsillo. «Cuando llegamos a Valencia no me atrevía a hacer arroz, incluso quité un risotto, porque a los valencianos no les iba eso del queso en el arroz». Pero unos años después se atrevió, y lo demostró en Murcia Gastronómica. Presentó varios 'snacks' para contar algo de sus cocinas del RiFF (1 estrella Michelin). Pero las estrellas fueron los arroces. Sentido del humor a raudales, Knöller provocó las carcajadas del público en varias ocasiones. La cocina es también humor, al fin y al cabo. Arroces creativos en los que utiliza, por ejemplo, una ligazón con los corales de las cabezas de las gambas y un toque de mantequilla para mantecar el arroz; salsas de cacahuetes y de almendras, levadura de cerveza; arroz con sangacho de atún (una especie de mojama de la sangre coagulada del atún); o el arroz de judías y nabos; un arroz seco al horno con setas negras y láminas de castaña...

De vuelta a la sala de ponencias, Sebastián López (El8), colombiano viajero y multicultural, propuso un recorrido por la cocina de su país. Cocina ancestral evolutiva. Pablo se va a la selva colombiana durante un año para empaparse más si cabe de las milenarias tradiciones culinarias de su país. Aquí, en Murcia, busca reemplazar productos murcianos con colombianos, pero adaptar algunos sabores al gusto de aquí. En su sorprendente ponencia estuvo acompañado por el coctelero Cristhian Meyer.

Y en un rincón tranquilo, en penumbra y silencio (el único, probablemente en esta locura que es el congreso) una joven madre da el pecho a su bebé. Pura y primaria gastronomía, al fin y al cabo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos