Un recital flamenco cierra hoy el curso en la Academia de Bellas Artes

El cantaor Julián Pérez Páez./Goio Villanueva
El cantaor Julián Pérez Páez. / Goio Villanueva

El cantaor Julián Pérez Páez interpretará canciones con letras de Miguel Hernández, Luis Cernuda y Pedro Cobos

P. S.MURCIA

Un recital de cante flamenco por Julián Pérez Páez pondrá hoy broche al curso en la Academia de Bellas Artes Santa María de la Arrixaca. Acompañado por José Ferrándiz Espartal, y Curro Merino, en percusión, interpretará una serie de piezas, en la que predominan las letras de Miguel Hernández, aunque no faltan las de Luis Cernuda, ni las del poeta murciano Pedro Cobos. Es un original repertorio, que Julián Pérez Páez (Murcia, 1972) ha bautizado como 'Poetas, flamencos y otros pretextos', en el que se entrelaza lo popular y lo culto, la poesía y el flamenco, junto a otras influencias, que se convierten en pretextos para la realización de una búsqueda personal, en diversos estilos del flamenco (toná, fandangos, alegrías, soleares, bulerías...), junto a otras canciones de creación personal. Para el intérprete, se trata de «letras muy flamencas. En las de Pedro Cobos se nota que era un poeta que conocía muy bien el flamenco y que escribe con un tono muy popular. Otros poetas intentan hacerse populares escribiendo, pero, al final quedan como muy pedantes». Y, al citar a Miguel Hernández, recuerda que «era un poeta al que le gustaba mucho la música, y también cantar flamenco. Hizo letras para cantarlas con los amigos en tabernas y lugares parecidos». Tampoco hay que olvidar que otra de las canciones programadas es la famosa 'Los ejes de mi carreta', de Atahualpa Yupanqui, «y que también interpretaba Imperio Argentina».

Hombre que compagina diversas formas de expresión, la música es una constante en su trayectoria; pero, pese a los muchos recitales ofrecidos, Julián aún no sabe cómo le dio por el flamenco. «No tengo -afirma- problema alguno, ni responsabilidad con el flamenco. Es un lenguaje que me gusta y lo utilizo. Ya está. No me gusta lo que suelen hacer determinados artistas, que se confiesan adalides de las artes; o esos cantaores, que van hablando siempre de esa falsa pureza del flamenco. Son tonterías. Creo que todo se ha ido creando a base de hibridaciones y mescolanzas. Nada ha surgido de cero en un momento dado, porque todo ha sido un proceso evolutivo. Tenemos influencias de todos lados, literarias o visuales, sin necesidad de adscribirnos a género alguno. Lo importante es la expresión personal, más allá de la fidelidad o la idolatración a la supuesta pureza de las cosas».

Qué
Recital flamenco de Julián Pérez Páez.
Dónde y cuándo:
Jueves a las 20 horas, en el Aula de Cultura de la Fundación Cajamurcia. Murcia.

Implicación

Aunque el recital se celebrará hoy, jueves -por cuestiones de calendario-, responde a la programación orquestada por la Academia de Bellas Artes a lo largo del curso con la actividad llamada 'Los miércoles de la Academia'. Su director, Cristóbal Belda, afirma que «así se denominó, con la idea de que cada académico se responsabilizase de un miércoles de cada semana, dando una conferencia u ofreciendo un concierto, siempre en función de la labor profesional que desempeñen. Y quien no pueda o no le apetezca hablar de lo propio, que hable de lo que sea o invite a alguien para que nos hable». Para Belda, «esta es una forma de implicar a todos los académicos en la vida cultural de la institución y, sobre todo, un medio de dar a conocer a toda la sociedad el inmenso caudal cultural, creativo y artístico que atesora. Han sido ocho meses -desde el pasado octubre-, en los que se han mantenido 'Los miércoles de la Academia', con los que se ha pretendido conectar con la sociedad, haciendo de la Academia un organismo vivo, que se proyecte sobre su entorno, abriendo las puertas a todos para que nos conozcan y vean la forma de dinamizar unas instituciones centenarias, que han sabido adaptarse al paso del tiempo».

Arquitectos, escultores, pintores, profesores universitarios, escritores, periodistas, músicos... ocupan los asientos de la entidad. «Son -afirma el director- profesionales que han destacado y han logrado un prestigio singular en medios culturales y artísticos españoles, pero también extranjeros. Creo que estamos mostrando a la sociedad el rico patrimonio personal de los miembros de la Academia, comprometidos con la cultura, porque hemos ido dando a conocer sus conocimientos y experiencias, para contribuir a aumentar la riqueza intelectual necesaria de una sociedad desarrollada». Cristóbal Belda opina que «el tiempo nos ha dado la razón, porque, por el salón de actos de nuestra sede, primero, y en las salas de la Fundación Cajamurcia, después, han pasado nuestros miembros. Los artistas han comunicado sus experiencias y los motivos que les llevaron a expresarse en una determinada manera. Hemos ido dando a conocer las investigaciones en el campo de las Bellas Artes, la reflexión estética y la interpretación en el campo de la música, la creación literaria, la restauración monumental o las experiencias en la arquitectura».

Belda ya anuncia que, «gracias a la positiva recepción de nuestras actividades para el curso próximo hemos decidido programar actos en torno a la celebración, en 2019, del segundo centenario del Museo del Prado, con el que estuvieron comprometidos algunos ilustrados murcianos desde el momento mismo de su creación». Y concluye afirmando que la Academia es de todos, incluida toda la sociedad a la que sirve. Nació a finales del siglo XVIII para la educación artística de la sociedad, en la formación de aprendices y artistas que transmitieran el buen gusto en las Bellas Artes y ofreciera una imagen de los creadores como intelectuales comprometidos con la política de la corona, para la que el arte era un componente esencial de esa política. Hoy no formamos a artistas (de eso se encargan las universidades), pero somos los herederos de aquella Escuela Patriótica de Dibujo nacida al amparo de la Sociedad Económica murciana, que pronto quiso ser una academia. Las generaciones de creadores que pasaron por sus aulas han llenado períodos completos de las Bellas Artes en Murcia. Ahora, nosotros, herederos de aquella venerable institución, con nuestras actividades hemos querido devolver a la sociedad lo que nos dio».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos