Puerta pasa la prueba de los ‘adolfos’

Puerta durante su faena.
Puerta durante su faena. / EDU BOTELLA/ AGM

Toreo caro de David Mora y dos ‘albaserradas’ de nota en la feria de Cieza

FRANCISCO OJADOS

Debutaba la ganadería de Adolfo Martín en el coso de La Deseada. Hierro torista que, junto al cartel de toreros anunciados, debería de haber congregado más público. Fue el primero un toro cárdeno, abierto de cuerna, sin exageraciones, que tomó por abajo el capotillo de David Mora, que se estiró a la verónica. Brindó al cielo Mora que inició con conocimiento su faena, esencialmente diestra, por abajo, a un ejemplar de albaserrada que se desplazó y humilló con calidad, y en la que David se entendió con él, en series templadas y ligadas, todo ello bajando la mano, y componiendo la figura por momentos. Notable labor rematada con un espadazo en buen sitio. Justas fueron las dos orejas.

La tarde

Plaza de toros de Cieza.

Ganadería. Seis toros de Adolfo Martín, desiguales, con trapío los tres últimos, excelentes primero y cuarto, noble el tercero y sosos los demás.

David Mora. De corinto y oro, dos orejas y ovación con saludos tras aviso.

Daniel Luque. De grana y oro, ovación con saludos y oreja.

Antonio Puerta. De rosa pálido y oro, una oreja y una oreja.

Incidencias. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Dámaso González. Fue cogido en banderillas por el primero el banderillero Jonatan Tuchando, atendido en la enfermería de contusión en tobillo izquierdo. Segunda corrida de abono de la feria de San Bartolomé. Unos mil espectadores.

Trapío tuvo el astifino cuarto. Astado serio también en su comportamiento, por bravo. Gran toro que recibió dos fuertes puyazos después de un entonado saludo a la verónica de David. Brindó al público el matador y se dobló por bajo en un exigente inicio de faena que fue a más cuando el de Borox afianzó las plantas y llevó por abajo las embestidas, y cuando con la zurda desmayó la figura. Toro de vuelta y faena de orejas que se enturbió por el mal manejo de los aceros. Once descabellos, después de un pinchazo no fue el final ideal.

Toro suelto de salida fue el segundo, que recibió dos puyazos y esperó a los banderilleros. Por encima de la condición del burel estuvo Daniel Luque, quien con el toro agarrado al piso y ofreciendo medias embestidas, le arrancó dos meritorias tandas a un ejemplar desagradecido. Mató de un gran volapié. Luque sorteó el lote más deslucido del encierro de Adolfo. El quinto embistió con sosería, acabó por pararse, e incluso en alguna ocasión soltó la cara. Solvente, Daniel, no pudo más que colocarse bien, intentar tirar del animal y matar de nuevo con eficacia. Le valió para pasear una generosa oreja.

Galanura

Era la primera vez que Antonio Puerta se enfrentaba a una corrida de Adolfo Martín. No lo pareció. La parsimonia y la galanura con la que saludó de capote a su primero fue de torero maduro. Sin probaturas lanceó con empaque y remató con una buena media. Cayó el picador del equino al partirse la vara y destacaron El Charra y Fernando Sánchez en el segundo tercio. El toro derrochó tanta calidad como fuerza le faltó para que Puerta pudiera encender la llama de la emoción. Lo que duró sirvió para ver a un torero joven, comprometido, que templó y llevó muy despacio la embestida del toro asaltillado, todo ello con elegancia. La estocada, defectuosa, necesitó de dos descabellos. Paseó una oreja. Pitones tuvo el veleto sexto. Muy serio. Con torería lo recibió Puerta en lances con la pierna arqueada, llevando muy largo al burel. En el tercio de banderillas se vivió uno de los pasajes más emocionantes de la tarde, con el paisano Antonio Cama y Fernando Sánchez, arrancada la banda con el pasodoble, colocaron soberbios pares de rehiletes. Ovación de gala para ambos. Brindó Puerta al empresario, Antonio Soler. Lo intentó el torero ante un toro tardo, de embestidas cortas, y que acabó petrificado. Después de un pinchazo enterró todo el acero, lo que elevó la petición de oreja, atendida por el palco. Por luto, Mora y Puerta renunciaron a salir en hombros.

Una oreja para Rafaelillo

En Tarazona de la Mancha (Albacete), Rafaelillo cosechó una oreja en su segundo toro de la tarde, haciendo una buena faena pese a la acusada falta de fuerza del animal. El primero le puso en más de un aprieto, y no tuvo recompensa en forma de trofeo. En la segunda corrida de la feria, con ganado de Dolores Aguirre y Cebada Gago, al diestro murciano le acompañaron en el paseíllo Morenito de Aranda y Rubén Pinar.

Fotos

Vídeos