La obra de Santiago Sierra retirada de ARCO, vendida por 80.000 euros

Obra 'Presos Políticos', del español Santiago Sierra, pertenecienta a la galería Helga Alvear, en la edición 2018 de ARCO. / Fernando Villar (Efe) | Alberto Ferreras

La controvertida pieza consta de 24 retratos de «presos políticos» entre los que figuran Oriol Junqueras o los tres jóvenes de Rentería | La galería Helga de Alvear la retiró a petición de Ifema

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

Santiago Sierra y polémica van siempre de la mano. Fiel a su credenciales, el controvertido artista madrileño (1966) vuelve a acaparar el protagonismo de ARCO antes de su apertura con su pieza 'Presos políticos en la España contemporánea'. Es una serie de 24 retratos que conforman una colección de «reconocidos encarcelados» que aparecen con sus rostros pixelados, pero no es difícil identificarlos gracias a los textos explicativos que acompañan a cada una de las imágenes. Figuran entre ellos los 'Jordis' y Oriol Junqueras.

Sin embargo, ahora la galería Helga de Alvear ha retirado de ARCO la obra de Santiago Sierra sobre los presos políticos a petición de Ifema "La institución ferial, desde el máximo respeto a la libertad de expresión, entiende que la polémica que ha provocado en los medios de comunicación la exhibición de estas piezas, está perjudicando la visibilidad del conjunto de los contenidos que reúne ARCOmadrid 2018, y por tanto, es su responsabilidad, como organizadora, tratar de alejar de su desarrollo los discursos que desvíen la atención del conjunto de la feria", explica ARCO en un comunicado.

Tras su retirada, la obra, con sus 24 retratos, ya se ha vendido por 80.000 euros, el precio que tenía de salida. La galería, dentro de su política habitual, no ha facilitado quién es el comprador.

Rechazo del Ayuntamiento de Madrid

El Ayuntamiento de Madrid ha asegurado este miércoles que «no comparte la decisión». No obstante, tras la convocatoria urgente de la Junta de IFEMA para pedir la rectificación se ha ratificado la decisión.

Desde el Ayuntamiento de Madrid se considera que la libertad artística y de expresión deben ser dos valores fundamentales en una Feria de Arte Contemporáneo que se ha convertido, a lo largo de sus 37 ediciones, en un referente a nivel internacional, y en un escaparate de la actividad, han recordado desde el consistorio.

Por su parte, Santiago Sierra habla de "censura" en un comentario en su página de Facebook. "Más allá de la relativa sorpresa y decepción con que hemos recibido la noticia, consideramos que esta decisión daña seriamente la imagen de esta feria internacional y del propio estado español", ha añadido el artista.

Era fácil reconocer entre estos «presos de conciencia», como Sierra los llama, a Oriol Junqueras, a los tres jóvenes de Rentería acusados de desórdenes públicos en marzo del 2017 o a los anarquistas encarcelados por poner bombas en la Basílica del Pilar de Zaragoza. La serie se expone en la galería de Helga de Alvear y se venderá por 80.000 euros.

Todos aparecen con el rostro pixelado con grandes cuadrados en tonos grises. Muchos de los retratos figuran en un vídeo sobre el mismo asunto, accesible en la web sobre la serie editada por Ediciones El Garaje.

«Seguramente en este proyecto no están incluidos todos los presos políticos que hay, pero a través de esta selección de muy claros ejemplos queremos registrar su existencia y denunciar las leyes y su aplicación distorsionada, pero sobre todo, la alienación social que permite y justifica esta realidad y mira para otro lado», dice el texto que acompaña las fotos.

La pared donde se exponía la obra, vacía tras su retirada.
La pared donde se exponía la obra, vacía tras su retirada. / Alberto Ferreras

«El recurso universal a la institución penitenciaria es en sí mismo un indicador del fracaso y la impotencia de las sociedades para construir un ambiente saludable de convivencia que respete la soberanía personal», asegura el texto de Sierra. «La presencia de políticos presos dentro de las cárceles es también la piedra de toque que desacredita a cualquier gobierno que trata de definirse a sí mismo como democrático», agrega.

«En consecuencia, ningún gobierno reconoce su existencia, disfrazándola con descripciones criminales como ataques al orden público, terrorismo, rebelión, etc. El Estado español no es una excepción», agrega.

A través de esta serie se pretende «hacer visible la existencia de presos políticos en el Estado español, a pesar de lo que se mantiene institucionalmente». «Sin enfocar sobre cualquier ideología particular, porque se trata de demostrar que la política española contemporánea los presos abrazan una amplia gama de posiciones políticas, especialmente de izquierda, pero con una selección muy clara criterios: personas encarceladas por tratar de hacer públicas y efectivas sus ideas sin ningún tipo de violencia», asegura Sierra.

Cultura se desmarca

El secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo, ha subrayado este miércoles 21 de febrero que ni Gobierno ni Administración General del Estado tienen un papel en IFEMA o en ARCOmadrid y, por tanto, la decisión de retirar la obra De Santiago Sierra 'Presos Políticos' no les corresponde, ni les afecta en términos de competencias, ni han intervenido en ella. No obstante, Benzo no ha descartado que se trate de un problema "conceptual" y ha recalcado que "en España no hay presos políticos".

No es la primera vez que este artista se ve envuelto en la controversia. En 2010 fue galardonado con el Nacional de Artes Plásticas, al que renunció argumentando que «el premio instrumentaliza en beneficio del Estado el prestigio del premiado» y asegurando que «el Estado no somos todos: El Estado son ustedes y sus amigos. Por lo tanto, no me cuenten entre ellos, pues yo soy un artista serio. ¡Salud y Libertad!».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos