'El Origen' de la felicidad

Antonio Chacón, Juan Francisco Carmona, Jorge Martínez, Pedro Martínez y David Láinez, en la sala Miguel Ángel Clares del Auditorio, poco antes de la proyección. / Martínez Bueso

El creativo publicitario Jorge Martínez presenta en el Auditorio Víctor Villegas su emocionante documental sobre los vinos de Jumilla y la figura del sumiller

Daniel Vidal
DANIEL VIDALMurcia

La reacción automática que uno tiene tras ver el documental 'El Origen' es salir de la sala y pedirse un buen vino de Jumilla en el primer bar que se encuentre. Observar la botella elegida, menear el caldo en la copa, aspirar una buena bocanada del olor que rezuma el líquido elemento con la nariz bien metida en el cristal, y seguidamente paladear intensamente el vino en boca con un buen trago -nada de medias tintas- para deleitarnos con un manjar autóctono y delicioso. Es reconocerse seducido por completo por todo aquello que inspiran los vinos de la tierra, un carrusel de sensaciones y sentimientos que ha sabido plasmar perfectamente el creativo publicitario Jorge Martínez en esta película de 45 minutos, y que ayer se estrenó en la Región.

Martínez reconocía ayer antes de la proyección del documental, en la sala Miguel Ángel Clares del Auditorio Víctor Villegas, su «relación bastante intensa» (y extensa) con el mundo de la gastronomía tras haber participado en diferentes proyectos con gurús de la cosa como Ferran Adrià, Andoni Luis Aduriz y Joan Roca, entre muchos otros. Y de aquellos barros, estos lodos. «Me he ido dando cuenta, en la experiencia que supone visitar estos templos, de la importancia que tiene cada vez más la sala, la sumillería y el vino. Igual que la figura del chef se ha puesto en valor por activa y por pasiva en películas y en libros durante los últimos años, y hemos logrado colocar al chef en el lugar que le corresponde como creativo, el sumiller sigue siendo una figura olvidada para el peso y la importancia que tiene el vino en el universo gastronómico actual», ilustraba Martínez a 'La Verdad' sobre las motivaciones que le lanzaron a embarcarse en esta aventura emocional, y que se pueden resumir en dos: «Yo quería hacer un homenaje al mundo de la sumillería y concretamente a través de un sumiller como José Antonio Navarrete (Quique Dacosta, Denia, Alicante, tres Estrellas Michelin) que me ha hecho muy feliz a través del vino. Él siempre lo dice: 'ser feliz para hacer feliz'». Como asegura el sumiller de Mugaritz, Guillermo Cruz: «Somos responsables de crear felicidad desde el prisma líquido y contar las historias detrás de cada botella». A Martínez le parecía «muy interesante hacer este homenaje a estos profesionales. Y, por otro lado, poner en valor la situación actual de los vinos de Jumilla, una denominación en auge pero poco conocida y, sobre todo, poco explicada. La gente, en general, sigue teniendo una idea de los vinos de Jumilla que no se corresponde con la realidad».

«El mercado mundial empieza a demandar caldos que sean el fiel reflejo de una zona»

Pequeña (gran) revolución

Efectivamente, los reconocidos sumilleres murcianos José Antonio Navarrete y Juan Luis García (Casa Marcial, Arriondas, Asturias, dos Estrellas Michelin) regresan unos días a su tierra, a su 'origen', para convertirse en los conductores principales de una auténtica 'road movie' vinícola que también se apoya en prescriptores de opinión como Luis Gutiérrez ('The Wine Advocate') y en otros sumilleres 'top' del panorama nacional para tratar de contar aquello que puede relatar un simple trago de vino de Jumilla, la tierra, la uva... Esa historia que relatan los propios sumilleres antes incluso de haberse echado el trago al gaznate: «Lo que más me gusta de mi trabajo es la felicidad. La que siento yo, que es la que luego traslado al cliente», asegura Navarrete en 'El Origen', producido por Luna de Ítaca y Maskeline.

Martínez también intenta explica en el documental «la pequeña (gran) revolución que vive ahora mismo la denominación de origen» a través de viticultores «que están haciendo las cosas de forma distinta», que embotellan «vinos de mucha calidad que ya tienen un reconocimiento en listas de todo el mundo». Para Martínez, y así lo confirman todos y cada uno de los participantes en el documental a lo largo de la cinta (Josep Roca, Txomin Rekondo, Raimundo González, Joan Belda, etcétera), «Jumilla tiene una serie de características que lo convierten en un lugar único en el mundo» para la producción de vino de calidad. «Tiene una extensión extraordinaria de viñedos viejos, y solo esto es algo por lo que cualquier denominación de origen mataría; la climatología, el tipo de suelo calizo... convierten a los vinos de Jumilla y de la variedad monastrell en un producto con unas características propias que le diferencian del resto. Y ahora el mercado mundial empieza a demandar vinos que sean el fiel reflejo de una zona concreta, de la labor de un viticultor concreto». Un vino que sea «80% líquido y el resto alma»; un vino «del que se pueda decir de dónde procede» con solo catarlo, que es algo fundamental, como se deja claro en la película.

Estas y otras cuestiones se trataron en el coloquio posterior a la proyección, en el que participaron el propio Martínez; el presidente de la Asociación de Maitres y Profesionales de Sala de la Región, Antonio Chacón; el presidente de la Asociación de Sumilleres de la Región, Juan Francisco Carmona; David Láinez (La Bien Pagá); y el único murciano galardonado con el premio Nariz de Oro, el hostelero Pedro Martínez. Por supuesto, un debate acompañado con varias botellas de vino de Jumilla sobre la mesa. El origen de todo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos