Pastora Soler: «Se me iba la vida en todo»

La cantante sevillana Pastora Soler./M. Vaquero / Tesa
La cantante sevillana Pastora Soler. / M. Vaquero / Tesa

La intérprete sevillana actúa el próximo jueves en Murcia para presentar 'La calma', disco con el que ha vuelto a los escenarios

Rosa Martínez
ROSA MARTÍNEZ

La luz del escenario comenzó a atravesar la piel de Pastora Soler (Coria del Río, Sevilla, 1978) de un modo diferente un día de marzo de hace casi cuatro años. En ella viajaba el miedo, la angustia, las dudas, el querer y no poder; los efectos de una vida sin pausa hilvanada con éxitos y a base de autoexigencia. Dijo basta. «Por primera vez -confiesa la artista, con la sonrisa recuperada y de vuelta a las tablas-, he podido vivir en calma». El próximo jueves, día 12, actúa en el Auditorio Víctor Villegas de Murcia con todas las entradas agotadas.

Qué
Concierto de Pastora Soler.
Dónde y cuándo
El próximo jueves 11 a las 21.30 horas en el Auditorio Víctor Villegas de Murcia.
Entradas
agotadas.

-¿Qué es 'La calma'?

-Mi lema. Comencé en esta profesión siendo muy jovencita, metida siempre en esa vorágine. Hasta que no paré no pude disfrutar de esa paz y esa calma desde las que he diseñado este disco [su título es, precisamente, 'La calma']. Después de estos años de descanso había muchos títulos sugerentes, como 'Vuelves a la vida' [una de las canciones que componen el disco], que es quizá el tema más autobiográfico del disco, pero yo no quería crear una expectativa con mi vuelta. Los discos reflejan mucho tu momento personal, y yo, en estos años, lo que he aprendido han sido muchas lecciones de vida, y todas desde la calma.

«Hasta que no paré no pude disfrutar de esa paz y esa calma desde las que he diseñado este disco»

«Mi trabajo es muy bonito porque es música, pero no deja de ser un trabajo»

-¿De qué ha tomado conciencia?

-De lo importante. Le he dedicado muchas horas a mi familia, y he disfrutado de ellos en este tiempo. Los amigos, las pequeñas cosas... Mi trabajo es muy bonito porque es música, pero no deja de ser un trabajo.

-¿A qué ya no le presta atención?

-Antes estaba muy pendiente de que todo saliera bien, se me iba la vida que cada cosa que hacía; analizaba cada actuación para mejorar. Es cierto que uno tiene que ser autoexigente consigo mismo, pero con un cierto equilibrio. Para mí eso ha cambiado, ahora disfruto mucho con cada cosa que hago, pero con más tranquilidad. Mi prioridad ya no es mi trabajo.

-¿Y qué es?, ¿dónde encuentra refugio?

-Mi hija y mi familia; en ellos encuentro refugio. Todos tenemos días difíciles, pero cuando llego a casa y veo a mi niña, con esa pureza, con su verdad y con su sonrisa, tomo mucha energía. Volver a Coria, a mi casa, después de tres meses intensos, por ejemplo, también me equilibra. Allí me llaman Pili y me tratan como una más.

-¿Esta vuelta, con qué le ha hecho reencontrarse?

-Con esa gente que es por la que se sigue moviendo todo esto. En estos casi cuatro años fuera de escena no me he sentido sola en ningún momento. El público me ha seguido arropando y me ha dado la fuerza para seguir. Es esa legión de fans los que me han impulsado, y el reencuentro con ellos está siendo muy especial. También ha sido un reencuentro conmigo misma, porque han cambiado muchas cosas. Cuando me veía en las grabaciones no sabía si volvería a encontrarme con la artista. Ha sido un reencuentro con Pastora Soler y, además, de una manera mejorada.

-¿Siente que ha crecido?

-Sí, por supuesto. Para que la artista crezca, tiene que haber un bagaje personal muy importante, y si como persona no puedes dar más de ti, como artista tampoco, y eso es lo que me pasó a mí. En este tiempo he crecido mucho y eso se refleja en el escenario.

-¿A qué ha dejado de tenerle miedo?

-A que las cosas no salgan como pensaba. Siempre se tiene miedo al fracaso, a no cumplir las expectativas que uno se marca..., pero a mí eso ya no me preocupa tanto.

-¿Luchadora?

-Sí, por supuesto. Desde que empecé he sido muy valiente, muy trabajadora y muy luchadora. Incluso haber tirado la toalla en un momento dado creo que es un acto de valentía. Ahora he vuelto sin ningún tipo de presión. Es cierto que, a veces, las compañías aprietan, pero en este caso no.

Con Diego Cantero

-¿Por qué más es especial este disco?

-Al final, los trabajos son importantes por las canciones que contienen. Y aquí hay mucho equilibrio: canciones llenas de sentimientos, pero también otras muy alegres.

-Una de ellas, 'Será mejor', lleva la firma del cantautor murciano Diego Cantero.

-Los discos no los haces para ti, sino para la gente, y yo no quería hablar solo de mis cosas, de mi vida, de lo que me ha pasado, quería escuchar un poco de todo. La canción de Diego es la única del álbum que habla de volver al escenario, pero lo hace con la genialidad que tiene Diego para componer. Desde que lo conocí como artista quería tener una canción suya. Y lo cierto es que es un regalo. Es una canción que habla de la vuelta, pero con esa alegría con la que lo he estado haciendo todo.

-¿El mundo necesita parar?

-Cuando las cosas emprenden un círculo vicioso y no funcionan o no fluyen, creo que es la mejor decisión que podemos tomar. Vamos muy rápido y, a veces, hay que apartarse un poquito y mirar lo que tenemos delante con perspectiva; nos empeñamos en cosas que, con el tiempo y la distancia, se ven mucho más claras y pasan a ser anécdotas.

-¿Murcia, qué le sugiere?

-Con Murcia tengo una relación especial porque parte de mi familia está allí, pero, además, desde que me nombraron Doña Sardina [la artista participó en las fiestas de la capital en 2015] me he unido todavía más a vuestra tierra. Al final, los murcianos y los andaluces tenemos mucho en común, somos gente de sangre caliente.

-¿Con qué le gustaría reencontrarse en la ciudad?

-Va a ser mi primer concierto de 2018 y el tercero de la gira. Quería que las primeras actuaciones fuesen en lugares en los que sé que el público me recibe como en casa, y creo que va a ser especial. Tengo muchas ganas, además, de encontrarme con ese público al que hace años que no veo y que no me ve en directo, y de disfrutar de ese escenario, que tiene una acústica impresionante, para mí sola [ríe].

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos