Serrat, en toda su plenitud

Joan Manuel Serrat, en plena actuación, anoche, en el Auditorio regional. / Edu Botella / AGM
Joan Manuel Serrat, en plena actuación, anoche, en el Auditorio regional. / Edu Botella / AGM

El cantante hace las delicias de un abarrotado Auditorio regional

J. M. A. MURCIA.

Joan Manuel Serrat es y será eterno. Anoche lo demostró en un abarrotado Auditorio Víctor Villegas, al que llegó con su gira 'Mediterráneo da capo', con la que conmemora el 47 aniversario de su gran éxito, «porque a los cincuenta no sé si llegaremos», dijo el cantautor al respetable.

El público se rindió sin condiciones desde la primera estrofa de esa misma canción: «Quizás porque mi niñez sigue jugando en tu playa...», que fue con la que inició la actuación y que se ha convertido ya en un himno imperecedero de la cultura musical hispana. Una canción, según él mismo relató en otro momento del concierto, que bien podría servir como antídoto contra la irresponsable contaminación del mar y el olvido de las cientos de pateras con inmigrantes que surcan sus olas en busca de un mundo mejor.

Uno de los momentos más electrizantes se produjo cuando el auditorio al completo cantó a coro «golpe a golpe, verso a verso...», de la inolvidable 'Cantares'. 'Penélope', 'Aquellas pequeñas cosas' y 'Hoy puede ser un gran día' fueron otros de los temas que pusieron la carne de gallina a más de uno.

Campechano y espontáneo, a Serrat no le costó lo más mínimo conectar con un público que le adora desde hace décadas y que es capaz de perdonárselo todo.

Otro momento entrañable de las más de dos horas de concierto que Serrat regaló a sus seguidores, fue cuando tuvo unas palabras de recuerdo para el cantautor murciano José María Galiana y su esposa, a los que dedicó 'Mis abarcas desiertas'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos