Salen a la luz unas partituras antiguas con más de 300 años

Juan Antonio Lorca, Ignacio López y Miguel Martínez, junto a las partituras halladas, ayer./EDU BOTELLA / AGM
Juan Antonio Lorca, Ignacio López y Miguel Martínez, junto a las partituras halladas, ayer. / EDU BOTELLA / AGM

Los investigadores Ignacio López y Miguel Martínez hallaron las obras en el Archivo General de la Región

LA VERDADMURCIA

Pertenecientes a los siglos XVI y XVII, y perdidas durante años, sus notas volvieron a sonar en la Iglesia Nuestra Señora del Carmen de Caravaca de la Cruz. El grupo vocal Cantoría interpretó ayer en el templo murciano las partituras históricas que el Archivo General de la Región recuperó de entre sus fondos hace unos meses. El hallazgo, realizado por los jóvenes investigadores de la plataforma Early Music Project -a la que también pertenece Cantoría- Ignacio López y Miguel Martínez, fue presentado en la mañana de ayer por el director general de Bienes Culturales, Juan Antonio Lorca, quien, acompañado por Cantoría, explicó que algunas de las obras halladas llevaban «más de 300 años sin ser cantadas».

López y Martínez localizaron las partituras siguiendo la pista de unas obras de Navidad que, según los documentos de la época, se cantaban en la Catedral de Murcia en el siglo XVIII; estas se encontraban encuadernadas junto a unos registros notariales de Caravaca de la Cruz de los años 1583 a 1604.

Como consecuencia de una encuadernación posterior, los protocolos se montaron utilizando las partituras como hojas de cortesía, una protección que se añadía entre las tapas y las páginas de los libros notariales. Esta práctica, común en la época, ha permitido que grandes obras musicales de la Edad Media y el Renacimiento hayan perdurado en el tiempo.

El descubrimiento motivó en la noche de ayer un concierto a cargo de Cantoría

Lorca agradeció a los jóvenes investigadores y a Cantoría «su pasión por la cultura y su interés por la recuperación de una parte tan importante de nuestro patrimonio como es el musical», y destacó, asimismo, «su trabajo para la conservación y puesta en valor de la música antigua, acercándola a todo tipo de públicos y desprendiéndola de la etiqueta de música culta o elitista que en ocasiones le acompaña».

Tras el hallazgo, los técnicos del Archivo desencuadernaron el libro con el fin de extraer las páginas y, gracias a la colaboración de la Universidad de Murcia, el Conservatorio Superior de Música de Murcia y la Escola Superior de Música de Cataluña, el equipo de Early Music Project pudo constatar el descubrimiento de los guiones de tres obras parcialmente completas.

Se trata de un 'Dies Irae', secuencia usada en la Misa de Réquiem, un 'Asperges Me' y un 'Vidi Aquam', antífonas procesionales que se cantaban al comienzo de las misas solemnes. Se ha descubierto la autoría de una de las piezas, el 'Vidi Aquam', publicado por Tomás Luis de Victoria en su segundo libro de misas de 1592 y dedicado a Felipe II. También se encontraron 'particellas' (las partes del tenor y el bajo) de un Salve Regina a cinco voces, atribuido a Fray Antonio de San Pedro; así como diferentes partes musicales de una doxología incompleta y hojas con pruebas de escritura musical.

En el concierto de ayer también se escuchó una selección de música de Navidad en tiempos de San Juan de la Cruz.

Temas

Umu

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos