Buddy Whittington: «Ojalá hubiera tocado con B. B. King»

Buddy Whittington, en una imagen reciente. / domingo j. casas
Buddy Whittington, en una imagen reciente. / domingo j. casas

«Siempre veía programas de música con mi padre; ahí empezó todo», recuerda el guitarrista texano, que inicia en Murcia una gira con Santiago Campillo

Juan Ruiz Palacios
JUAN RUIZ PALACIOS

Tiene unas manos grandes, enormes. Gigantescas. Pero eso no le impide acariciar la guitarra con las yemas de sus dedos, llegar a todas las partes del mástil y tocar como los ángeles. Así lo definen quienes lo conocen. Porque Buddy Whittington (Texas, 1956) lleva el blues en sus venas desde que era bien pequeño. «Todos los sábados por la tarde veía programas de música country con mi padre. Ahí empezó todo», recuerda el aclamado guitarrista, quien ha compartido escenarios con John Mayall, Eric Clapton y Jeff Beck. Fuera de los escenarios saca su lado más familiar: «Mi mujer viaja conmigo a los conciertos casi siempre», cuenta Whittington, quien ahora se embarca de nuevo, junto al guitarrista murciano Santiago Campillo, en una gira de varios espectáculos por escenarios de toda la geografía española. Esta noche actuarán en la Sala REM, en Murcia, a partir de las 22.30 horas.

Tome nota

Qué
Concierto de Buddy Whittington y Santiago Campillo.
Cuándo y dónde
Hoy, en la Sala REM de Murcia, a partir de las 22.30 horas.
Entrada
Anticipada, 10 euros. En taquilla, 12 euros.

-Ahora regresa de nuevo a España para tocar blues con Santiago Campillo. ¿Qué tal se encuentra? ¿Cómo surgió este nuevo proyecto?

-Sí (sonríe). Mi familia y yo estamos encantados y felices de volver a España. Santiago y yo teníamos la intención de programar una gira por varias ciudades el pasado mes de febrero. Pero nos pusimos a cuadrar fechas y nos dimos cuenta de que era mucho mejor hacerla en julio. El año pasado lo pasamos genial tocando blues. Fue una gran experiencia. Por eso aquí estoy ahora. Además, me gusta mucho España porque aquí se está bastante bien. Disfruto en los bares de tapas y me encanta la comida murciana. Lo mejor es que el café está muy rico, me gusta mucho el belmonte. Así que vamos a divertirnos.

«Disfruto en los bares de tapas y me encanta la comida murciana»

-¿Cómo y cuando empezó a tocar la guitarra?

-Recuerdo que tenía catorce años cuando me empezaron a interesar los sonidos de guitarra viendo actuaciones de Don Rich, Back Owens, Roy Nichols y Merle Haggard los sábado por la tarde. Aparecían con sus Fender Telecaster en los programas de música country que mi padre y yo veíamos cada semana en la televisión. Aquella época fue increíble. Además, mi hermana tenía todos los discos de grupos de la invasión británica, como The Rolling Stones, The Beatles, The Who y The Kinks. Tampoco faltaban en casa los álbumes de grandes del soul, como The Temptations, The Four Tops, Joe Tex y Gary US Bonds. Todos ellos me influyeron mucho a la hora de empezar a entender la música.

-Continúe, por favor...

-Jimmy Reed era un artista con el que todo el mundo se volvía loco por su maravilloso estilo a la hora de tocar blues. Cualquiera podía escucharlo: en la radio, en los bares... Entrabas a un sitio a tomarte una hamburguesa y una Coca Cola y estaba sonando. Ray Sharpe era otro de mis favoritos; tuvo un gran éxito con el tema 'Linda Lou'. Luego, en los ochenta, llegué a grabar un álbum con él. También estuve muy influenciado por Freedy King. Y John Nitzinger. Y es que todos los caminos en Texas conducen a Freddy King. Tuve la suerte de conocerlo y de hablar con él muchas noches en conciertos y en clubes. Freddy y su banda fueron muy grandes e influyentes a la hora de desarrollarme como músico y de interpretar el blues tal y como yo lo siento.

-Es usted conocido por su manera de interpretar y porque ha tocado y acompañado a artistas muy influyentes, como Eric Clapton, Jeff Beck, Gary Moore, Robben Ford... ¿Qué le falta por hacer?

-Muchas cosas. Formaba parte de los Bluesbreakers, con John Mayall como líder de la banda, y tuvimos el gran placer de hacer una gira teloneando al gran B. B. King. Estar cada día abriendo los conciertos del gran B. B. fue una experiencia de aprendizaje muy importante. Ojalá hubiera tenido la oportunidad de tocar un poco con él, pero no pudo ser. Nunca sucedió, y ojalá lo hubiera hecho. Siempre me quedará esa espinita. Pero todavía tengo muchas cosas que hacer. La música es una carrera impredecible y tienes que trabajar duro para llegar a fin de mes.

-¿Cuál es la situación en el mundo actual de la música blues?

-Pienso que la música blues está en muy buenas manos en estos tiempos que corren. Ahora tenemos a Gary Clark Jr, y hay un joven en Dallas, que tan solo tiene quince años, y lleva la antorcha del blues allá por donde va. Hay muy buenos músicos. Yo creo que el blues no ha muerto. Al revés, sigue muy vivo y está en las mejores manos.

-Aparte de hacer la gira con Santiago Campillo, ¿qué otros proyectos profesionales ha desarrollado últimamente?

-He estado encerrado en el estudio grabando arreglos musicales y canciones para mis grandes amigos Jim Ashwordth y Bryan Freeze, conocidos en todo el mundo por su banda, llamada The Dr Wu. Teníamos cuatro discos grabados y acabamos de terminar el quinto de esa serie. Es un proyecto en el que disfruto mucho. Soy feliz tocando blues.

-¿Qué verá la gente en los conciertos que ofrezca en España con Santiago Campillo?

-Regresar a España y hacer esta gira de conciertos con Santiago, Dani Mora (bajista) y Minidrums (baterista) va a ser algo muy especial para mí. Es un gran reencuentro. Como ya le he dicho, el año pasado lo pasamos muy bien tocando durante la gira; disfrutamos mucho y llegamos a coger un gran 'feeling'. Y ahora estoy deseando volver a subirme al escenario con ellos y hacer que la gente se lo pase en grande con nuestros blueses. El año pasado fue muy bien, y este año no va a ser menos. El objetivo es divertir a todo el mundo con buenos blueses.

Temas

Murcia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos