Luis Fonsi para todas las edades

Luis Fonsi durante el conciertol en la Plaza de Toros de Murcia / Edu Botella

«Venimos porque el 'Despacito' es la segunda canción más conocida ahora mismo, después de la 'Macarena'», comentan un par de fans de 70 años

Marta Semitiel
MARTA SEMITIELMurcia

"Llevo desde las 12 parada en la puerta, aquí he pasado todo el día, a 40 grados, en la siesta y todo", presume la primera fan en llegar a la cola del concierto de Luis Fonsi en la Plaza de Toros de Murcia este jueves 13 de julio. Diez horas de espera que merecen la pena, no solo por el espectáculo, sino porque "gracias a haber llegado tan temprano, he conocido a las chicas del club de fans y voy a estar con Fonsi y con ellas después del concierto", dice con orgullo.

Más

Anda por los treinta y tantos o cuarenta y pocos. Es rubia, pelo rizado, bajita, vivaracha, delgada, con desparpajo. Las puertas de la plaza se abren con cinco minutos de retraso, a las 20:05, pero no importa. La entrada de esta mujer, a quien no le da tiempo a decirme su nombre, es la primera en besar los PDA de los guardias de seguridad. En la cafetería Arques, los platos y vasos también hacen cola para entrar a un lavavajillas industrial con demasiado trabajo por delante. Niñas, chicas adolescentes, mujeres de todas las edades quieren llevarse un pastel de carne para mantener el ritmo durante el concierto.

Fotos

Todavía queda media hora para que empiece el espectáculo y la zona vip destila perfume femenino por los cuatro costados. Dos de los pocos hombres que pisan la arena son Paco, de 69 años, y Eugenio, de 70, "yo venía por el camino pensando que seguramente seríamos los más mayores de la plaza, pero no esperaba que vinieran a sacarme en el periódico —ríen—. Venimos porque nos gusta, y porque el 'Despacito' es la segunda canción más conocida ahora mismo, después de la 'Macarena'". Ríen de nuevo. Les gusta la música, de todo tipo y de todas las épocas, dicen.

Sin intentar hacer sombra a sus seguidores jóvenes y probablemente contra todo pronóstico, Luis Fonsi puede presumir de un público senior y fiel. Junto a las puertas de la pista, la alicantina Manoli hace alarde de paciencia, descansa sus ochenta y tantos años sentada en su andador y espera la salida del artista. ¿Cómo se ha atrevido a venir a un concierto de este tipo? "¡Y por qué no!", responde haciendo jaque mate a todo argumento contrario.

Alarde de humildad

Se apagan las luces. Vítores. La pantalla del escenario enciende las ganas de ver a Luis Fonsi y prepara su aparición con una 'intro' de serie al más puro estilo HBO. La expectación corta como el hielo. Y entonces aparece, como de la nada, con su voz ecléctica y volátil, una chaqueta negra con brillantina, con la guitarra bajo el brazo y 'El corazón en la maleta'. Trae en el cuerpo aires de un Bisbal y un Bustamente que existen en el imaginario colectivo más que en la vida real. Mismo pose de piernas, misma forma de coger el micro. "Pero sin comparaciones, porque las comparaciones son odiosas", dicen otras dos fans.

La zona vip se derrite y, 'Por si no hay mañana', sus fans lo graban de forma compulsiva, para inmortalizar el momento y amortizar los 60 euros que les ha costado la pulsera naranja. Acaba el primer tema: "Buenas noches Murcia. Yo me llamo Luis Fonsi", dice como si los asistentes que le alaban no lo supieran. "Gracias por invitarme a su casa, este es mi primer concierto en Murcia. Costó trabajo, pero aquí estamos. Quiero que canten, que se desconecten. Para esta noche hemos elegido un repertorio mixto, canciones desde el primer disco hasta lo más reciente. Además voy a probar algunas nuevas que saldrán en el próximo disco, a ver si voy por buen camino. Si les gusta me lo dicen; si no, me mienten", explica Fonsi entre las risas de un público variopinto, de todos los colores, estilos, sexos y edades.

Y entonces prueba con uno de esos temas nuevos, de base disco y aire reggetonero. "Ella dijo ven, apaga la luz, que esta noche es pa' bailar, que esta noche es pa' gozar", dice la letra de ese tema del que nadie sabe el nombre. Tacones, chanclas, sandalias, deportivas. No hay pies que no se muevan en esta plaza de toros. La pista no está a reventar, pero ni el más pesimista de todos los agoreros se atrevería a decir que el concierto está medio vacío. Antes de abrir taquilla, unos 4.700 murcianos ya tenían entrada para ver al puertorriqueño, según apuntan fuentes de la organización.

Pasito a pasito

Sube la fiebre. Una grada abarrotada le lanza piropos al más puro estilo murciano. "Ahora voy a cantar una canción que escribí para una personita chiquita que llegó a mi vida y la cambió para siempre", dice Fonsi. Un tema lento, que quiere llegar a ser bachata sin serlo por completo: 'Desde que llegaste tú'. Un par de chicas se cogen de las manos, se abrazan, probablemente tía y sobrina. La pequeña tiene 12 años. Les encanta el artista "por las versiones que hace de otros cantantes y obviamente por el 'Despacito'", reconocen.

El momento más esperado del concierto llega sobre las 11 de la noche, sin prisa pero sin calma. El público hunde la ciudad con unos gritos que suenan a alegato de libertad, a himno veraniego, infantil, desenfadado, calenturiento. Todo a la vez. 'Despacito' es el tema de moda, el que va camino de ser uno de los más versionados de la historia, y los fans de Luis Fonsi lo cantan como el que recita un credo para salvarse del infierno.

Acaba y entonces el cantante da una tregua a sus seguidores con una retahíla de temas lentos, románticos, que hablan de ese amor dañino e inconsciente que todos han experimentado alguna vez. Las familias con niños que han venido a verle aprovechan para ir saliendo de la plaza, "están cansados y ya hemos escuchado el 'Despacito'", dice una madre de gemelos. Fonsi prueba con otro tema nuevo en cuyo estribillo proclama "No eres tú soy yo": amor y más amor; y por cómo responde la gente, se vaticina uno de los temas fuertes del verano que viene. Pero eso está lejos todavía.

Sobre las doce de la noche, el cantante pone punto final a su concierto de nuevo con su tema estrella. Los murcianos se despiden con desenfreno y en vivo del tema del verano 2017, que es el que ha conseguido llenar la plaza, el que importa de verdad porque sucede ahora. El carrito de 'hot-dogs' y hamburguesas no ha vendido mucho esta noche. Pero da igual. A su lado desfilan y desalojan la plaza, pasito a pasito, los fans de Luis Fonsi. A lo lejos, la imagen parece sacada de un cómic americano, con los niños a hombros de sus padres asomando.

Temas

Murcia

Fotos

Vídeos