Lina Tur: «Vivaldi es mucho más que 'Las cuatro estaciones'»

La violinista cartagenera Lina Tur./Pablo F. Juárez
La violinista cartagenera Lina Tur. / Pablo F. Juárez

La violinista cartagenera interpreta hoy junto a su grupo, Música Alchemica, varios conciertos inéditos del compositor italiano

Rosa Martínez
ROSA MARTÍNEZ

Con 'Vivaldi Premieres', Música Alchemica, grupo del que forma parte la violinista cartagenera Lina Tur Bonet, rescató parte de las obras 'olvidadas' del compositor italiano. Llevaban más de 300 años sin ser escuchadas. Prácticamente desde que fueron creadas sobre el papel. Vivaldi, explica la intérprete, fue un prolífico compositor y gran parte de su trabajo todavía es desconocido. La grabación, reunida en un CD publicado por el sello Pan Classics en 2014, incluía seis conciertos y sonatas inéditos, pero dejaba fuera una serie de obras, también compuestas por Vivaldi, que el grupo quería recuperar. Lo harán ahora en un segundo disco, aún pendiente de grabación, que continúa el trabajo iniciado en 'Premieres', pero que sonará ya hoy en el Auditorio Víctor Villegas de Murcia, donde Tur Bonet ofrecerá un concierto en el que interpretará estas composiciones.

Qué
Lina Tur y Música Alchemica. Concierto.
Dónde y cuándo
Esta tarde, a las 20.00 horas, en el Auditorio Víctor Villegas de Murcia. Entrada libre hasta completar aforo.

-¿Qué ofrece esta segunda parte?

-Hace unos años tuve la suerte de grabar unos inéditos de Vivaldi, tanto sonatas como conciertos. En aquella ocasión, recogimos todas las sonatas de Graz y algunos conciertos, pero nos quedaron tres. Decidimos hacer un segundo álbum e incluir más conciertos que todavía son inéditos. Algunos de ellos son los que vamos a interpretar en Murcia. El primero es un concierto en Re Mayor completamente inédito y muy bonito. Ya lo he tocado en alguna ocasión, pero muy poco, así que los murcianos van a ser de los primeros en escucharlo en más de 300 años. El segundo es un concierto muy peculiar porque se interpreta con un violín en tromba marina. Se trata de un instrumento medieval que sonaba como un poco chirriante. Vivaldi, como en el Barroco a los compositores les gustaba hacer cosas muy locas y fantasiosas, inventó una especie de artilugio, un puente distinto, con el que el violín suena como una tromba marina. Este concierto se había grabado antes pero con un violín normal, y no de tromba. En su día, para la gente era muy curioso escuchar un violín que imita a otros instrumentos y suena de una manera tan característica. Es un concierto muy bonito. Cuando lo toco, siempre me imagino que es como un Cyrano, como alguien que es feo pero a la vez dice cosas preciosas.

Las claves

Trabajo
«Cuando se toca música inédita hay una emoción especial. Es como una carta que alguien escribió hace mucho tiempo y que un músico tiene que interpretar»
En Murcia
«Fue una alegría poder colaborar con la Orquesta de Jóvenes de la Región. Yo empecé en ella, y para todos los que nos dedicamos a esto fue un aliciente»

-También interpretará 'Il Grosso Mogul'. De él han dicho que es el concierto más espectacular de Vivaldi. ¿Por qué?

-Es uno de sus conciertos más difíciles y virtuosos. Se ha tocado en muchas ocasiones, pero lo que vamos a interpretar nosotros es su versión original con algunos pequeños cambios. Es un concierto con mucha fuerza. En él el violín tiene un papel primordial y unas cadencias que duran a veces más de cinco minutos. Es muy muy bueno y su versión original es todavía inédita.

-¿Es complicada su interpretación?

-Sí, totalmente. Es un concierto para el que hay que estar preparado. Toda la música de Vivaldi es muy bella, parece increíble que todavía queden obras inéditas. Durante muchos años parecía que solo había compuesto 'Las cuatro estaciones' y ahora vemos que hay mucha más música.

-¿A dónde le transporta la música del compositor italiano?

-Cuando se toca música inédita hay una emoción especial. Siempre digo que es como una carta que alguien escribió hace mucho tiempo y que un músico recibe en sus manos y tiene que interpretar. Lo bonito de un concierto inédito es que tú no vienes con la referencia de otra grabación, simplemente ves la partitura, y de ahí extraes. Innegablemente, recuerda a Venecia, a la pompa veneciana, a la exageración y exuberancia que debía haber en esa época.

-La música de Vivaldi, ha dicho también, es la más humana. ¿Qué emociones?

-Sí. Con este concierto de tromba marina tan especial, por ejemplo, hay un color distinto. No se busca solo la belleza, porque en esta ocasión el violín no suena necesariamente bonito, pero sí muy característico. Por eso me refería antes a Cyrano. Hay muchos aspectos y colores del Barroco que los compositores trataban de expresar en sus creaciones. Vivaldi es uno de los más célebres, a pesar de que murió de una forma muy triste, puesto que no se sabe dónde está su tumba exactamente. Llegó a crear una orquesta formada completamente por chicas que fue conocida en todo el mundo, y obtuvo un gran éxito, pero se había pasado de moda, estaba un poco dejado de lado, y se fue a Viena a intentar lograr el reconocimiento que había tenido en Venecia, pero no lo consiguió.

Variedad

-Con estas obras, ¿el público descubre a un compositor diferente?

-Como todos los grandes compositores, Vivaldi tiene su impronta y siempre se reconoce, pero es verdad que hay mucho más que 'Las cuatro estaciones', y justamente, en este concierto, presentamos esa variedad. En Murcia vamos a interpretar también una obra inédita del violinista alemán Pisendel, uno de los favoritos de Vivaldi y a quien le dedicó mucha música, que fue revisada y corregida por el propio Vivaldi; y un concierto de violonchelo a cargo del solista Mauro Valli, que es uno de los mejores chelistas del Barroco.

-¿Con esta nueva grabación cierran el proyecto dedicado a Vivaldi?

-De momento vamos a dejarlo ahí, porque tenemos varios proyectos discográficos. Esta es la parte que sí o sí sabíamos que íbamos a hacer, y en el futuro ya veremos.

-Su última visita a Murcia fue en enero, con motivo del estreno de la Orquesta de Jóvenes de la Región.

-Fue una alegría poder colaborar con ellos. Yo empecé en la Orquesta de Jóvenes y para todos los que nos dedicamos a esto fue un aliciente. Acabamos de volver de Bolivia, donde hemos hecho tres conciertos en dos festivales de música barroca y hemos colaborado en un proyecto pedagógico con chavales de las misiones con pocos medios, y la experiencia fue maravillosa. Me recordó a la Murcia en la que yo viví, en la que todavía teníamos pocas cosas pero las aprovechábamos mucho, fuimos de hecho la primera orquesta de jóvenes de España.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos